Logos
Minuto a Minuto

 

 

27 de enero de 2021


La necesidad de comunicarse, es un imperativo básico, intrínseco a todos los seres humanos. Prácticamente desde su nacimiento, un bebé expresa mediante gestos y llanto, lo que necesita comunicar. Conforme pasa el tiempo, y va desarrollándose, inicia su aprendizaje y conocimiento del código de sonidos que forman palabras, y que más adelante utilizará para transmitir sus sentires e ideas, por su medio. Más esto, que le llevará un par de años inicialmente, para ser capaz de manejar el vocabulario básico, ¿cuánto tiempo, cambios, ajustes y evolución necesitó para conformarse y llegar a ser lo que hoy conocemos y empleamos, llamado alfabeto? Es indudable, que, desde la prehistoria, el hombre sintió la necesidad de comunicarse con sus congéneres. Haciéndolo por medio de gestos y sonidos guturales que le permitieron expresar sus necesidades básicas. Pero esto no permaneció solamente así. Porque al evolucionar, buscó implementar un más amplio código de comunicación, y poco a poco fue estableciéndose entonces un sistema de sonidos que representan palabras y que forman ideas completas. Pasarían siglos, hasta que un sistema coherente y común, pudiese surgir. En medio del candente ambiente de Egipto, alrededor de 3000, a. C. surge un código por medio de pictogramas, que quedaron plasmados en los muros de tumbas reales y soberbios monumentos, que aún hasta hoy, nos causan admiración. Después allí, dentro de este mismo escenario se desarrolló y entre gente semítica en esclavitud, inició un alfabeto denominado sinaítico. Llegando más adelante hasta Fenicia donde sufrió algunos cambios. Dado que los fenicios eran comerciantes que viajaban por el Mediterráneo, fue extendiéndose por diferentes culturas para adquirir en Grecia, una forma muy similar al que ahora conocemos. Al final, en un periodo del imperio romano, es en donde toma la forma llamada alfabeto latino, que se emplea hasta la actualidad en un gran número de naciones. Se define como alfabeto, a un sistema ordenado de signos gráficos, que se emplea para la escritura de algunas lenguas. De correspondencia aproximada entre estos signos y sus fonemas, o sonidos que representan dicha lengua. El LOGOS, o Verbum, (palabra o verbo), es la cual nos permite expresarnos y comunicarnos. Pero no tan solo esto, sino realizarlo con exactitud, corrección y también con belleza. Si no existiera, no existiría la literatura, con todas sus variantes que enriquecen de muchas formas la existencia humana. No existirían los registros históricos, ni de cualquier otro tipo, y el ser humano viviría en perenne ignorancia y oscuridad. Aislado en un mundo sin referentes, y así mismo sin habla. Lo que damos por hecho, como algo cotidiano, siempre ahí, a la mano, resulta si reflexionamos en ello, analizando su trascendencia, en algo de tan gran relevancia y maravilloso, que nos proporciona la capacidad de transmitir pensamientos, conceptos e ideas. La riqueza y multiplicidad de cada lengua, con su extenso vocabulario, su ritmo propio, entonación, modulación y características propias, son en sí, un acervo de riqueza expresiva que proporciona una paleta de colores tonales y vibraciones de sonidos, los cuales resultan melodías diversas para el oído y el ojo sensible. La interesante historia que encierra la lingüística, junto con sus disciplinas afines, conlleva tantos “cómos” y “porqués” que nos transportan en un increíble viaje hacía el pasado, para descubrir conceptos como: ¿cuándo empezó a hablar el hombre? ¿de qué forma? ¿cómo surgieron y evolucionaron las distintas lenguas? Y tantas otras preguntas similares, al transitar por el camino del Logos. Cómo nos afectaría la ausencia de la obra de un Homero, Esquilo, Horacio, Séneca, Cicerón. De Dante, Petrarca, Cervantes, García Lorca, Shakespeare, Byron, Lowry, Durrell. Víctor Hugo, Élouard, Mallarmé. De Borges, Cortázar, Fuentes, Paz. Mencionando tan solo a unos cuantos. ¡Qué vacío, falto de motivación, en muchos aspectos, sería nuestro vivir, sin los libros, la lectura y las maravillosas bibliotecas. Sin la presencia del Logos; del cual se derivan todas estas grandiosas expresiones! Felicitémonos por la creatividad e inventiva que le fue impartida al ser humano, por ese único y grandioso LOGOS, que llegó a este mundo, hace 2020 años, y que este diciembre, será nuevamente celebrado. “En el principio era el Verbo (Logos), y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios.” (Juan. 1:1)

Lilia Rivera, integrante del Círculo de Escritores Sabersinfin
next
prev

Hay 884 invitados y un miembro en línea

  • Mino DBlanc