Mi lujuria, ¡qué pase la desgraciada! parte I
Minuto a Minuto

RADIO Sabersinfin.com

 

 

 

- Masca La Iguana -

Mi lujuria, ¡qué pase la desgraciada!

Parte I

 Luis Fernando Paredes Porras*

La codicia arraiga hondo y crece con raíces más perversas
que la lujuria, flor de verano.
William Shakespeare (1564-1616) Escritor británico.

      Más cercana la semana santa me veo en la premura de seguir confesándome públicamente sobre el gozo de mis pecados, ya expuse  dos de mis vicios concupiscibles: gula y avaricia y uno irascible: la pereza.

     Es el turno de uno muy sabroso y tal cual lo dijera una mujer nada apetecible,  en ningún sentido, ni carnal ni mucho menos intelectual,   pues… ¡que pase la desssgraaciaadaaaa!

      Mi lujuria se alimenta de la misma manera que la lujuria suya, es decir, sin pretenderlo nosotros consumimos estímulos de una cultura plus erotizada; lo que cada quien haga con eso es ya otra cuestión, para eso el cielo es ancho, para que quepan todos los que deseen hacerlo un papalote y echarlo a volar.

     Pero pienso, por pensar en algo y darle un fluir al asunto, en “el perreo” de los infantes de hoy, en  todo lo que se deriva de ello y me siento anticuado, casi un santo; no pasarán muchos años para que la idea de sentirme sexualmente obsoleto me invada, la idea eh, solo la idea. Mientras no llega ese pensamiento recuerdo mi primer acoso sexual practicado a una compañerita del jardín de niños, a quien hice llorar durante el trayecto de la escuela a su casa, en el transporte escolar, porque no le regresaba su lonchera ya que no me quería dar un beso. Esa acción fue, según recuerdo y ahora así lo interpreto, mi primer gustito por mi sexualidad. El gusto por la genitalidad y sus placeres llegaron después, en medio de un oscurantismo cuasimedieval que me hizo presa de la escuela de la calle, a donde por fortuna, no me fue nada mal, ya que no sufrí agresiones sexuales severas como millones de niñas y niños las viven al tiempo que esto escribo.

     De los pecados, disfrutar de la  lujuria, es muy sabroso, porque está en nuestros pensamientos, en nuestro lenguaje escrito, verbal y corporal, en nuestros silencios, en nuestros sueños, en nuestra química y en nuestro instinto. La lujuria nos impulsa para actuar y en ello nos encontramos en ocasiones al  amor, pero otras veces, muchas otras veces,  nos espera el infierno mismo.  Es decir, es cuestión de grados ser la personificación misma de Satanás impulsado por la lujuria personal y la de los demás.

     Por eso, como los AA, sólo por hoy mantendré al límite autoimpuesto como moralmente conveniente, a mi lujuria, y para ello recordaré esos pequeños paraísos que los grados menores de la lujuria me han brindado, esa que es sana mantener, pues gracias a ella y a otros pecados, me he encontrado con piezas que deleitan mis sentidos en cuasi orgasmos mentales, es decir, simbólicos mensajeros de Onán.

     Por ejemplo esta pieza poética de Gioconda Belli a quien leí en mi temprana juventud y depuró mis pensamientos lúbricos:

 

Dios te hizo hombre para mí.

Te admiro desde lo más profundo
de mi subconsciente,
con una admiración extraña y desbordada
que tiene un dobladillo de ternura.

Tus problemas, tus cosas
me intrigan, me interesan
y te observo
mientras discurres y discutes

hablando del mundo
y dándole una nueva geografía  de palabras.


Mi mente está covada para recibirte,
para pensar tus ideas
y darte a pensar las mías;
te siento, mi compañero, hermoso
juntos somos completos
y nos miramos con orgullo
conociendo nuestras diferencias,
sabiéndonos mujer y hombre,
y apreciando la disimilitud
de nuestros cuerpos.

 

      Nacida en Nicaragua en 1948, Gioconda me enseñó, sin pretenderlo ella, que la lujuria se puede sublimar, lo cual, por supuesto no me hizo ni siquiera aprendiz de aspirante a santo, pero si me dejó su semilla hace ya muchos años, me dejó un faro para guiar mi masculinidad en medio de mi lujuriosa tormenta cotidiana.

    Dice la iguana que ella no es lujuriosa, sino verde y escamosa, y que es un verso sin ningún esfuerzo que me envía Onán. La miro y pienso que no debe ser muy divertido ser garrobo.

 

luis fernando paredesPedagogo, comunicador mexicano. Director del Centro para el Desarrollo de las Inteligencias Múltiples, CDEIM y Sabersinfin.com Región Sureste

  1. Facebook
  2. Twitter
next
prev
next
prev

Hay 2429 invitados y ningún miembro en línea