Angas o mangas : El cuarto rey mago
Minuto a Minuto

 

 

Angas o mangas

 

El cuarto Rey Mago

El sastre

He regresado, como las aves que cruzan el pantano  y de pronto, sienten un plomazo en un ala y se caen y salen todas de la chingada, si es que pueden salir.  No recuerdo cuantos meses de ausencia la mía, pero puede más esta jiribilla a mis 75 años que el que ya tenga un marcapaso.

A mi amada esposa no le ha ido nada bien tampoco, pues ese asunto del Sindicato de Ficheras Pirujas anexas y Similares que de hace unos años le ha hecho hacer locuras ya le pasó la primera factura. Tiene diabetes e hipertensión y por si fuera poco, trae enyesada la pata izquierda  y va  a necesitar, dicen los doctores de Veracruz, como dos operaciones para que quedé ahí más o menos.

Mi amada mujer no cambia, se ha vuelto más mal hablada que de costumbre, pero eso sí, se siente orgullosa que no cabe en el cuarto en las noches cuando antes de quedarnos dormidos hace un repaso de todas las posiciones que el SIFICHPAS logró obtener en varios municipios de la cuenca  del Papaloapan, porque muchas mujeres que antes se dedicaban al talón ya de manera abierta o disfrazada, ahora son regidoras o directoras de alguna madre – mi mujer tiene bien la lista -, lo mismo que los chotos ya salidos de closet o los chotitos ocultos que son también algunos regidores, directores o subdirectores de áreas que no saben ni la O por lo redondo, pero pues dice mi mujer que tienen tres años pá aprender.

Mi mujer tan orgullosa está por los triunfos políticos del SIFICHPAS que hasta  mandó a hacer una oración a la santa de la putas “Santa Librada” o también conocida como “ Santa  Nefija” y todas las noches, desde que se hicieron las elecciones el año pasado, la dice con tanto fervor, que ya las muchachas del sindicato le pidieron que les deje hacer un altar en la cochera de la casa.

Son muchas las cosas que tengo que contarles, porque eso es parte de lo que me animó cuando me deprimí al saber que tenía mal mi matraca y que necesitaba de un marcapaso. Debo agradecer al SIFICHPAS que después de haber estado en el plantón de los maestros en el DF, conocimos pirujas de toda la república y de todos los niveles, así fue como llegamos con un médico muy chingón en asuntos del corazón que vive en Cancún y atiende a políticos, jugadores, artistas y bueno, algunos de ellos son clientes de nuestras amigas y así es que nos dieron un buen precio y ando con mi aparato desde entonces, no se crean, me cuido mucho, son apenas unos meses, los mismos que dejé de escribir.

Pero para no irme atrasando más, les cuento cómo me conmovió el que Margarita, una chica que talonea en una cantina de Soyaltepec le dijera  a mi mujer hace una horas.

-          Fíjese madrina  – porque ahora le dicen madrina a mi amada esposa – que quiero darle sus reyes magos a mis niños, présteme de la caja de ahorro y le voy pagando semanalmente, ándele no le robe la ilusión a mis niños.

-          Ah que pinche Maguito  - dijo mi esposa ladrona de fantasías  - pues que no ves que acabé de repartir la caja ahora el 23 de diciembre, no hay ni madres de dinero…no, no me llores que eso si no lo soporto…está bien, te voy a prestar de mi dinero, el cual cobraré de la caja ahora que tengamos fondos y así ya le debes al SIFICHPAS y no a mí, ¿te parece?

-          Dios se lo pague madrina, no sabe que ilusionado esta mi niño con su bicicleta, porque dice que le va a poner un carrito para subir a sus 4 hermanitos y pasearlos.

-          Pues a ver cuánto le dura  el gusto de andar jalando a tanto chamaco al pobre de Saulito, sólo por eso te lo presto pero te vas en chinga a comprarla para que le digas que fueron los reyes magos.

-          Hay madrina, mi niño es muy listo aunque tiene 7 años, fíjese que me dijo que en la iglesia el padrecito preguntó a los niños que cuántos eran  y cómo se llamaban los reyes magos y mi niño le grito que cuatro y se llamaban “el pelos”, “el frenos”, “el matahambres” y “el licenciado”.

-          Pos ‘ora chamaco pendejo, ¿de dónde saco eso? – dijo mi amada defensora de las tradiciones-

-          Es que un vecinito le dijo que le diría la verdad de los reyes magos y pues así les dicen a los papas de mis chamacos. Pero ya luego le dije que no era cierto eso que decían de los reyes magos y que se lo iba a demostrar porque le traerían a todos regalos y fue cuando él me pidió la bicicleta.

Yo escuché todo porque la plática fue en la sala de mi casa y yo me hice pendejo disque estaba dormido nada más para ver de dónde sacaba el dinero mi mujer – que ni pude ver al final de cuentas, pero lo que quería era que no me chingara la cartera -. Se lo dio a Mago quien se puso tan contenta que me grito “nos vemos padrino” y ahí fue cuando me desperté. Mi mujer entonces me dijo, “pinche viejito raboverde corazón de eneryeiser, vístete que vamos a compra juguetes a los hijos, a los nietos y a ver a quien más”.

Por angas o mangas esto del seis de enero tiene su magia chingona. Mi esposa me dijo, ahí te dejaron estos les 4 reyes magos, ¿cuatro? – le pregunté asombrado haciéndome que no sabía nada – luego te explico viejo. Los reyes magos me dejaron un paquete de pilas chinas y un recado que dice “no te me apendejes, que aún te necesito a mi lado”, y todo, porque me porto bien.

next
prev

Hay 789 invitados y ningún miembro en línea