Ojo de águila (Poema)
Minuto a Minuto

 

 

 

9 de octubre de 2020

 

Pestañea al mirarme,
Su ojo es espejo
Y conciencia a la vez:
Café profundo es su mirar;
Desde las alturas
Sabe de mi existencia
Y cuando cerca
De mi faz
Mira mi ojo
Rasga el viento
Y asocia la nube
Al sol y luna
En torbellino.

Pestañea sin miedo
Me amenaza con su pico
De cera y alabastro
Es un águila
De fuego y hielo,
Una muestra de pavor
Que viene del cielo;
Toca la luz de su ojo
El apagado color del mío
Y en instantes
De hipnosis
Me hunde en fango
De cosas muertas;
Un tiempo de pantano
Escurre por su ojo
De ciénega olorosa
Y mis venas dejan
De colorear
Mi piel de marfil
Gastado por el viento.

Me espanta con
“¿el qué haces?”
Y sólo puedo responder
Con palabras ahogadas
En terror al escuchar
Su pestañear
De ave de rapiña
O enhiesta marquesina
De rascacielos.

Despliega sus alas
Cuando ha tomado
De mi ojo lo que buscaba:
Recuerdos
De infancia,
Ilusiones de
Adolescencia enamorada,
Memoria de mis padres,
Que hoy navegan
Por universo
De recuerdos inacabables.

Pía dolorosamente
Esta ave de gran calado
Y en su ojo
De vidrio y porcelana
Se esconde el destino
De lo humano, el solsticio
De un verano
Y el invierno que llega
Apenas sin hacer ruido:
Sólo con rumor
De hojas muertas,
Que ya no invocan
“luz más luz”
Pues sus ojos
Han sido comidos,
Igual que el mío,
Por esta águila
De esperpento y atrocidad.

Ojo de águila
Es mi vida, profunda
Y compleja existencia
De un sol que se apaga
Al pronunciar
El nombre de la amada.

 

Francisco Javier Estrada nace en Toluca, México. Es Presidente de Casas del Poeta AC. Fue director y fundador de revistas en tierra mexiquense; creador del Encuentro Nacional de Poetas del Estado de México, fundador de la editorial Casas del Poeta. Ha escrito más de 4 mil artículos para revistas y periódicos en la entidad. Tiene más de 120 títulos publicados en ensayo, cuento, poesía y antologías.

 

next
prev

Hay 2479 invitados y ningún miembro en línea