Tragedia y Encuentro (Poema y video)
Minuto a Minuto

RADIO Sabersinfin.com

 

 

 

17 de junio 2019

Iba el pueblo acongojado

en procesión de velas y rosarios,

sus campesinas manos la escurrida cara

no sentían,

en desaliño transportaban

muchas flores en sus brazos,

sus pasos eran tristes y calmados,

sordos, resignados

y la pena

suavemente hundía en la arena,

los rebozos negros

con el viento se agitaban,

el sol ardiente,

las amplias frentes, en sudor las derretía.

 

Paso a paso, lentamente,

al panteón el pueblo iba,

fervientes rezos y sentido llanto

se elevaban y caía,

mientras anudada mi garganta,

enmudecía,

jamás pude llorar, hablar tampoco,

las miradas todas, sin importarme, me compadecían,

pero nadie se atrevió a decirme algo,

a mis hermanas, todas las mujeres consolaban,

a mi padre, algún amigo confortaba,

pero a mí ninguno se acercaba,

ninguno se acercaba.

 

Sin darme cuenta llegamos al panteón,

el viento aromas mortuorios nos traía,

murmullos y suspiros llevaba por doquier

y ya junto a la fosa, y ya junto a la fosa

los llantos aumentaron

y sobre la caja, y sobre la caja

los ayes desgarraban 

y abrazándole con ramos

a mi madre despedían.

 

Mientras solitario,

Solitario y sin saber porqué

sobre una tumba negra me quedé

y desde allí, a mi madre le juré

le juré en callada despedida...

buscar a Dios hasta encontrarlo

para inquirir de mi tragedia

y saber de su existencia.

 

Y ahora que lo encuentro, después de muchos años,

cercano ya  a mi fosa;

ella está con él y todo el mundo.

¡Madre Mía, Madre mía,

estemos en lo mismo y somos uno 

y con Dios...sumamos uno.!

 

 
De: Jacinto Hernández Hernández 
Mayo 8 de 1966
Amaxac Tlax.
Voz: Adriana Hernández Navarro
  1. Facebook
  2. Twitter
next
prev
next
prev

Hay 1101 invitados y ningún miembro en línea