Poema de un padre a su hija
Minuto a Minuto

RADIO Sabersinfin.com

 

 

 

11 de abril de 2017

 

Desde que fuiste concebida

en el vientre de mi adorada esposa

y por la gracia del creador naciste fuerte y sana

te reflejaste como un capullo de una bella rosa

que nace en un inmenso jardín de un castillo…

 

A tu madre y a mí, causó alegría,

sentimos un gran alivio en el corazón, 

al nacer iluminaste con ferviente pasión,

 nuestro hogar humilde…

 

La familia creció, llenando de alegría 

y de ilusión nuestras vidas

que en común compartíamos, 

tu hermano y mi esposa amada…

 

Recuerdo tus primeros pasos 

apenas podías sostenerte, eras inquieta

cuando te llevamos al médico por primera vez

el llanto explotó y no dejabas de llorar

eras apenas un bebé, un rubí brillante…

 

Aún recuerdo que mi esposa

me preguntó: ¿por qué lloras?…

con voz quebrada le contesté

a mi adorable esposa:

 

Lloro porque si mi hija siente dolor,

yo  quisiera tenerlo,

porque no soporto verla sufrir y llorar…

 

Mi esposa sabiamente y con sutileza,

me contestó:

-No te preocupes amor, se le pasará

es un llanto de inocencia y de pureza,

así son los niños en esa edad…

 

¡Hija mía!, hoy que te veo crecer

me siento orgulloso de ti,

porque tú viniste a ser el eslabón

que llenó de dicha y felicidad nuestro hogar…

 

¡Hija mía!, hoy te pido que me recuerdes por siempre,

no soy un padre perfecto y perdóname,

el daño que te haya hecho, 

quizás lo hice por corregirte

 y verte siempre feliz…

 

Siempre te amaré, como lo he hecho, 

desde el día en que naciste y llegaste a mi vida,

eres como rayo de luz que ilumina el sendero

que recorre una familia…

 

El tiempo transcurre y la vida se me va,

tengo temor que algún día me alcance

 el destino fatal…

 

y no pueda seguir contemplando, tu cabello rizo,

tus ojos de color de miel, que son como dos luceros

que alumbran mi camino…

 

Te pido que quieras y ames a los tuyos,

como la luna al mar en el lejano horizonte,

como las estrellas, lo hacen en el firmamento…

 

Quiero decirte mi pequeñita que llegado el día

en que cierre por última vez mis ojos

quiero escuchar tu canto angelical…

 

Dedicándome esa bella  canción

“La de gloria de Dios”,

por estar agradecido con la vida

de haber sido tu papá.

 

leobardo cruz magarino 2   Lic. Leobardo Cruz Magariño.

*La gloria de Dios, es una canción   cantada por Ricardo Arjona.                                       

31 de marzo del año 2017, Arriaga, Chiapas.

IMAGEN: reflexionesdiarias.files.wordpress.com

 

  1. Facebook
  2. Twitter
next
prev
next
prev

Hay 2321 invitados y ningún miembro en línea