Una mujer fuerte
Minuto a Minuto

RADIO Sabersinfin.com

 

 

 

19 de abril de 2017

--Las mujeres como yo no lloran porque son fuertes-- Se decía así misma y repetía una y mil veces para intentar consolar al corazón.  Una lágrima ya se asomaba. Sentía que la frialdad de la que presumía estaba en juego.

Entonces recordó cuando, en cierta ocasión, le hicieron dudar de esa frialdad, "una mujer que gusta de las artes es sensible" y eso le hizo alimentar más el sentimiento.

De pronto, la cortina de la ventana fue aventada por un aire con olor delicioso a tierra mojada, la briza de la lluvia que había afuera también entró acariciándole el pecho y rostro y soltó en llanto. Lloraba en silencioso, para que nadie se enterará, para no dañar el orgullo, sólo permanecer rendida a la sensibilidad del corazón.

Después, se preguntó el motivo de su llanto. ¡Pero que pena!  Se decía y las lágrimas aumentaron ¡Que vergüenza! Nadie llora por sentir que no merece estar escribiendo, nadie que ha ingerido alcohol llora por amor a la literatura, por no sentir que este amor es reciproco y hacer buenos escritos. Todos lloran por el amor a una mujer u hombre, una derrota, la muerte de un ser querido, un dolor físico, que sé yo, pero nunca por querer escribir cómo los grandes y no poder.

El cuarto estaba abarrotado de papel con unas cuantas líneas, algunos párrafos inservibles a sus requisitos, a su costado un rollo de hojas que contenía unos discursos, los que le habían reprobado por ser "feministas".

Esos discursos no merecían ser publicados, y menos alabados pues eran ofensivos para los que lo leyeron. La actitud con la que le habían rechazado sus escritos era lo que afloraban sus lágrimas. Y su salud era aún más delicada para soportar una emoción así.

Entonces, empezó a sentir un gran peso en el pecho, desde pequeña le llegaba un dolor parecido por experimentar emociones fuertes, solo que esta vez el dolor era mayor ,cada vez tenía mayor dificultad para respirar y ahora las lágrimas caían con mayor fluidez ,pero seguía luchando contra la muerte, intentaba respirar hondo, muy hondo buscando engañar a la muerte.

Pero el dolor y las lágrimas dicen que esta vez es en serio y conforme una a una se desparraman de sus ojos se viene con ellas un pedazo de vida.

Poco a poco va muriendo ya no le duele, al contrario, va encontrando el alivio gracias al sueño de la muerte que vino a acompañarle a partir de ésta noche.

Su mano, ya sin vida todavía sostenía un bolígrafo y sobre la cama,una libreta con unas líneas que decían, tal vez para su defensa.

"El llanto solo confirma la sensibilidad única de los escritores y la pena de haber vivido en una sociedad injusta carente de libertad de expresión".

 

PAOLA FUENTES

IMAGEN: soyunachicamala.files.wordpress.com

  1. Facebook
  2. Twitter
next
prev
next
prev

Hay 1989 invitados y ningún miembro en línea