¿Y el juramento hipocrático?
Minuto a Minuto

RADIO Sabersinfin.com

 

 

25 de marzo de 2014
   Una de las etapas más satisfactorias que un médico recién egresado puede tener, es la llegada del servicio social, periodo donde se aplican los conocimientos acumulados en las aulas con la autonomía y responsabilidad que terminan formando al verdadero profesional de la salud.
 
Este periodo, se encuentra inmerso en una carga de altruismo y espíritu social y que al culminarlo, antes de recibir nuestro título profesional, tenemos la satisfacción de hacer un compromiso bajo juramento de llevar al cabo los preceptos heredados por Hipócrates.
 
Como todo en la vida, el tiempo pasa y comenzamos a laborar, seguir preparándonos, hacer estudios de posgrado o alguna especialidad con la finalidad de tener más armas para poder realizar dicho compromiso de la mejor forma posible.
 
Es  en  realidad  muy  triste  poder  apreciar  como  la  situación económica global, la búsqueda de la comodidad para nosotros y nuestras familias nos hacen concentrarnos en las  grandes  metrópolis  dejando  de  voltear  nuestras  miradas  hacia las comunidades  rurales, que día a día son víctimas del rezago y la injusticia social, siendo justo ahí, donde nuestras acciones pueden y deben marcar la diferencia.
 
Cuando nos damos la oportunidad de acercarnos con nuestra gente que se encuentra prácticamente en el olvido y que aún contando con apoyos como los realizados por el gobierno como lo  son  el programa oportunidades o el seguro popular, de poco sirve ser una estadística más en las grandes bases de datos que hacen  parecer que son sólo un semillero  de  futuros  votos  para  determinado  partido  político  pues  aunque  se  proporcionen consultas gratuitas, existen comunidades que tienen que desplazarse dos , tres y hasta más horas para recibir la atención y si corre con suerte, se le proporcionarán los medicamentos si los hay en existencia.
 
Resulta comprensible que este traslado genera costos pudiendo ser de acuerdo a una reciente experiencia de entré 300 y 500 pesos.
 
Cuando  apreciamos  que  el  hambre,  la  pobreza,  la  desnutrición,  la  falta  de información de los pobladores concerniente a sus enfermedades y sus derechos, ver como  los  encargados  de  los programas  tienen  sueldos  bastante envidiables uno se explica  por que  el  médico  en  muchas  ocasiones  termina  siendo  un  líder social que sabiendo  lo  complicado  de  los  trámites  burocráticos  y  la  falta  de  interés de las autoridades,  puede  llegar  a contemplar  la  búsqueda  de  soluciones  a  esta injusticia valiéndose de estrategias que para muchos no son bien vistas.
 
Hagamos  conciencia, reflexionemos  y  recordemos le  a  todo  aquel  médico  que conozcamos que la palabra vale, no se diga un juramento, que haga pues dentro de sus posibilidades aquello a lo que se comprometió, ya que de sólo buscar dinero, existen otras opciones  como  el  auge de  las  medicinas  alternativas  que:  están de moda, son muy lucrativas y no conllevan ningún tipo de promesa social.
 
Amilcar Chan 3Amilcar Chan es médico cirujano egresado de la Universidad Autónoma de Tlaxcala.
  1. Facebook
  2. Twitter
next
prev
next
prev

Hay 831 invitados y ningún miembro en línea