Ortorexia: Obsesión por una alimentación sana
Minuto a Minuto

RADIO Sabersinfin.com

 

 

 

“Que tu alimento sea tu medicina y tu medicina tu alimento”
Hipócrates

En la actualidad a la comida se le ha perdido el respeto, hay tanta, y es tan barata de conseguir, y tan fácil de preparar, basta con abrir un envase, meterlo al microondas y la comida está lista. Tenemos acceso a más alimento del que necesitamos y es por eso que mueren más personas por el exceso y la calidad de la comida, además, sólo en los últimos cien años, con la aparición de la tecnología, hemos alcanzado unos niveles de sedentarismo y comodidad sin precedentes en la historia del reino animal.

Por consiguiente, la actitud de la persona hacía el alimento ha cambiado, generando una serie de trastornos alimenticios, llamados Trastornos Psicogénicos de la Alimentación, como la anorexia o la bulimia. Distinguiendo la anorexia nerviosa como el rechazo de la comida por parte del enfermo y el miedo obsesivo a engordar; la bulimia nerviosa está caracterizada por la adopción de conductas en las cuales el individuo consume comida en abundancia en tiempos muy cortos, para después eliminar el alimento a través de vómitos o laxantes.

En los últimos años, ha surgido un nuevo trastorno alimentario conocido con el nombre de ortorexia nerviosa (del Griego ortos, correcto y orexis, apetito, literalmente “apetito correcto”), el cual es un término acuñado en 2001, por el Dr. Steven Bratman, para calificar a la obsesión patológica por ingerir alimento considerado saludable por la persona, lo que le puede llevar a la desnutrición e incluso a la muerte. La obsesión patológica por ingerir sólo comida sana y pura, es un desorden tan reciente que aún no figura en los manuales de psicología, enfermedad que va en aumento y se relaciona con otros trastornos de la alimentación, en los que subyace un deseo de verse bien.

Estudios recientes indican que “la ortorexia no sólo empobrece la salud sino también la vida social, porque la persona afectada se vuelve reacia a comer fuera, se distancia de sus familiares y amigos, adquiere un carácter irritable y amargo debido a su aislamiento social, y entra en un círculo vicioso debido a la insatisfacción afectiva y emocional, lo cual le lleva a preocuparse cada vez más por su alimentación, y que para la solución del problema, el paciente, debe pasa por una terapia psicológica y la reeducación nutricional, para reequilibrar a la persona y prevenir las recaídas en esa conducta”.

Es difícil determinar cuándo un individuo llega a ese nivel de obsesividad ya que las personas definidas como ortoréxicas no se caracterizan por volver rutina el evitar la comida, sino por considerarla tan importante y central que les impide desarrollarse personalmente en otros aspectos de su vida. Dentro de las características de los ortoréxicos se puede observar: 1. Dedican más de tres horas al día en pensar qué van a comer; 2. Se sienten mejores que los otros por el tipo de dieta que llevan; 3. Se aíslan del grupos de personas que no comparten su forma de comer; 4. Prefieren evitar comidas, antes que ingerir algo que no cumpla sus estándares y 5. Sentir culpa cuando realizan decisiones que no consideran lo suficientemente buenas. El problema de los ortoréxicos no está en el tipo de comida que consumen, sino en cómo crean una obsesión alrededor de esa forma de comer.

Bratman afirma que: "La desnutrición es común entre los seguidores de las dietas de comida saludable, ya que el sujeto puede evitar ciertos alimentos, como los que contienen grasas, conservantes, o productos animales, y tener una mala alimentación. Para seguir el régimen, estas personas hacen prueba de una gran fuerza de voluntad, pero si rompen los votos y caen a la tentación de los alimentos prohibidos, se sienten culpables y corrompidos”.

La posible explicación sobre el origen de esta enfermedad se refiere a que son los mensajes existentes en la televisión, revistas, internet y anuncios publicitarios, que representan un bombardeo social acerca de lo que es “bueno” y “malo” a la hora de alimentarse, y que crea la base para el desarrollo de este tipo de trastornos cuando se malinterpretan estos mensajes.

Estudios demuestran que la mayoría de quienes padecen ortorexia son mujeres que tienen un nivel socioeconómico medio-alto y se identifican por ser personas rígidas, estrictas, muy exigentes consigo, y con rasgos obsesivo-compulsivos, representando el uno por ciento de la población. Características muy claras de identificar para saber si el alimento ha influido en nuestra forma de comer.

¿Cómo ve usted, estimado lector?

Jorge Rodriguez y Morgado 2Jorge Rodríguez y Morgado (Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.) es catedrático universitario, conduce: ConoSERbien en Sabersinfin.com

 

  1. Facebook
  2. Twitter
next
prev
next
prev

Hay 317 invitados y ningún miembro en línea