Salud perfecta
Minuto a Minuto

RADIO Sabersinfin.com

 

 

 

09 de mayo de 2017

Para tener una salud perfecta, hay muchos factores que podemos considerar, pero tomaremos como base tres conceptos diferentes: El control y cuidado de los pensamientos, sentimientos y actitudes, el ejercicio físico y la alimentación considerando lo que comemos y bebemos.

El estado natural del ser humano es la salud perfecta, ya que el organismo en su inmensa sabiduría, es capaz de sanarse y regenerar sus tejidos y células de manera autónoma, pero debemos dejar de pensar continuamente en la enfermedad y hacer a un lado las emociones de tipo negativo para que nuestro cuerpo pueda activar su homeostasis o equilibrio interno de manera automática. Desde luego que existen una infinidad de microorganismos como virus, bacterias, hongos o parásitos que pueden alterar nuestro equilibrio interno y desde luego factores y cambios ambientales que también tienen influencia en nuestro estado de salud, sin embargo, debemos saber que en el interior de nuestro cuerpo se alojan una gran cantidad de estos microorganismos de manera permanente, viviendo en un equilibrio total con nuestras células, tejidos y órganos, pero cuando se genera un desequilibrio en nuestro organismo, es cuando esta flora interna ocupa espacios que no son propios de su estatus y se genera la enfermedad.

Es tal la sabiduría de nuestro cuerpo, que se regenera completamente cada 7 o 10 años dependiendo las circunstancias en que nos desarrollemos, y así las células de la piel se regeneran cada 4 semanas, el hígado cada 6 semanas, el revestimiento del estómago cada 3 días, los eritrocitos cada 120 días y así cerca de 600,000 millones de células son renovadas cada día.

Prevenir la enfermedad o conservar la salud no es tan complicado, solo hay que tener un poco de disciplina, una actitud positiva, alimentarse correctamente y realizar un poco de ejercicio de tres a 5 veces por semana, evitando el estrés y las emociones negativas como el odio, envidia, rencor, depresión, tristeza, el miedo, etc. a fin de permitir que nuestro cuerpo se autor regenere y sane de manera natural, conservando su equilibrio contante a través de una vida llena de armonía, alegría, amor y tranquilidad; perdonando todo y a todos para evitar alteración del equilibrio interno.

Desde luego que hay que evitar las circunstancias externas negativas como son el sedentarismo, el estrés, el alcohol, tabaco y las drogas, así como consumir alimentos industrializados o procesados, sobre todo la llamada comida chatarra, vivir en un estado de higiene permanente tanto física como mental y sonreír; siempre sonreír.

El ejercicio practicado de tres a cinco veces a la semana de manera moderada durante 30 minutos mínimo en cada sesión, estimula el sistema inmunológico, aumentando nuestras defensas, mejora la salud mental, previene estados depresivos, aumenta la autoestima y desde luego, mejora la imagen que tenemos de nosotros mismos, evitando el sobrepeso, mismo que es generado como una defensa ante la baja autoestima o agresiones externas. Mientras no recuperemos nuestra autoestima y el amor por nosotros mismos, será muy difícil separarse del sobrepeso y la obesidad; además el ejercicio físico genera endorfinas, que son las hormonas de la felicidad y nos sentimos alegres y motivados, quitando la ansiedad y la tensión.

Dormir 8 horas diarias también es importante para conservar nuestra homeostasis y permitir la regeneración celular y reparación de órganos y tejidos a través de ese descanso.

En relación al alimentación, ya lo decía el gran maestro Hipócrates: Que tu alimento sea tu medicina y tu medicina tu alimento, pues de lo que comemos y bebemos depende mucho nuestra salud, debiendo ingerir frutas, verduras y granos básicos totalmente naturales sin conservadores químicos ni procesos industrializados, evitando refrescos y jugos envasados ya que contienen un alto contenido de azucares, sobre todo los de cola por su alto contenido de ácido fosfórico además de la azúcar; los aceites refinados (se sustituyen por manteca natural de cerdo), sal refinada, (debiendo consumir sal de mar totalmente natural) y azúcar (se sustituye con miel natural, piloncillo o stevia en hoja natural, no en sobre industrializado; evitando carnes rojas y embutidos, harinas refinadas ya que el trigo que se está empleando es transgénico y dañino, leche de origen animal y sus derivados (utilizar leche de origen vegetal excepto la soya transgénica).

El organismo no requiere suplementos alimenticios, polivitamínico, ni sustancias extras si nuestra alimentación es equilibrada, salvo que haya alguna deficiencia comprobada o se realicen actividades extremas.

Lo recomendable es mantener siempre nuestro cuerpo alcalino con un PH superior a 7 para evitar el cáncer, enfermedades crónico degenerativas u otras enfermedades, desintoxicándolo constantemente y tomando un poco de bicarbonato en agua tibia con el jugo de un limón en ayunas.

La salud perfecta es parte de la felicidad

 Dr. Hugo Enrique Meneses Cervantes, Médico de la nueva era.

IMAGEN: saludableshabitosdevida.files.wordpress.com

 

  1. Facebook
  2. Twitter
next
prev
next
prev

Hay 472 invitados y ningún miembro en línea