¿HASTA CUÁNDO?
Minuto a Minuto

RADIO Sabersinfin.com

 

 

 

specia2.jpg-INTELIBELLEZA-

¿HASTA CUÁNDO? 

Por: Isabel Specia Cabrera*

Una vez más México se colocó en las principales notas informativas a nivel internacional, y como la mayoría de las veces, por un aspecto negativo, la salud. La sensación del momento “México con epidemia de influenza”, todo un ir y venir de información que sólo logró la desinformación tanto a nivel nacional como internacional.

 

Normal 0 21 false false false ES-MX X-NONE X-NONE MicrosoftInternetExplorer4

La ciudad de México se convirtió en el escenario del miedo y risa. Mientras unos atendían estrictamente las indicaciones de las autoridades relacionadas con el sector salud, otros hacían burla y tomaban a la ligera las recomendaciones.

 

“El gobierno capitalizó abiertamente el brote epidémico, no primero de mayo, no manifestaciones ni reclamos, no exponerse a la crítica”, decían algunos, los más quedaron en casa a la espera de indicaciones sin cuestionamientos ni desconfianzas.

 

Pero ahí no quedó todo, los habitantes del Distrito Federal se dieron a la fuga a lugares de esparcimiento como Acapulco o Cuernavaca, las carreteras se vieron colmadas de autos como en semana santa o vacaciones de verano. Lo mejor era aprovechar los días que las autoridades habían otorgado para estar en casa y evitar el contagio.

 

La noticia llegó a todo el mundo, de inmediato las reacciones, vejaciones, discriminación y maltrato a los mexicanos fueron la respuesta por parte de países a los cuales México les ha abierto las puertas en reiteradas ocasiones. Estados Unidos, país cuya economía y producción depende en mucho de los mexicanos, se dio a la tarea de exhibir el problema como si de México dependiera la vida de sus ciudadanos. Y así, vimos por televisión aquel anuncio que promovía no contratar a mexicanos en granjas estadunidenses pues eran portadores de un mal mortal.

 

China, país que paulatinamente nos ha invadido con mercancía chatarra, copias baratas de productos de prestigio y hasta imágenes de la virgen de Guadalupe y Juan Diego, maltrata y discrimina a un grupo de mexicanos por el hecho de proceder del país en que se detecta el brote de una epidemia.

 

Por otro lado, Argentina, Perú, Cuba, Colombia y Chile, imitando el actuar chino y estadunidense se dan a la tarea de prohibir la entrada a nuestros connacionales cayendo abiertamente en la discriminación. Que pronto olvidaron aquellos días en que México abrió sus puertas a sus ciudadanos otorgándoles un trato amable y humano cuando lo requirieron.

 

Pero finalmente, dice un dicho muy mexicano “no tiene la culpa el indio, sino quien lo hace compadre”. Me pregunto, hasta cuándo México dejará sólo de emitir una protesta verbal ante tales situaciones, ¿por qué no se cierra el aeropuerto a los vecinos latinoamericanos o a los productos chinos, o a los jugadores y artistas de otros países, por qué no se prohíbe a los chinos establecer negocios en nuestro país y se les trata de la misma forma que trataron a nuestros compatriotas, por qué no hacemos anuncios que denigren a los estadunidenses como ellos lo hacen, por qué sólo emitimos declaraciones que ahí se quedan y que la humillación, vejación y discriminación no fue eliminada.

 

Digamos a uno de nuestros mexicanos que su gobierno ya protestó por el trato de que fue objeto, si lo padecido no se borrará de la mente. Las acciones son las que nos llevarán a lograr el respeto a nivel internacional, las protestas de papel se quedan en escritorios o provocan sólo la risa de quienes las reciben, ¿de qué nos sirven las disculpas después del golpe? ¿Acaso no es mejor evitarlo?

 

Pero hay algo que me parce mucho más importante y que vale la pena resaltar, nosotros mismos, entre mexicanos, practicamos la discriminación abiertamente, ¿qué tendríamos que hacer a los guerrerenses que lanzaron piedras a los automóviles procedentes del Distrito Federal, dejar las playas, hoteles y restaurantes vacíos en épocas de vacaciones?

 

La verdad es que en esto de las relaciones humanas hay un valor que no ha podido arraigarse en nuestra conducta, el respeto a todos y cada uno de quienes habitamos este mundo.

 

* Isabel Specia Cabrera es periodista, académica y escritora mexicana radicada en el Distrito Federal. 

 

Más de la obra de Isabel Specia Cabrera:

  1. Facebook
  2. Twitter
next
prev
next
prev

Hay 1064 invitados y ningún miembro en línea