AUTOCONOCIMIENTO
Minuto a Minuto

RADIO Sabersinfin.com

 

 

 

Jesus Tamariz Saldana.jpg

AUTOCONOCIMIENTO

Por: Jesús Tamariz Saldaña*

Bienvenidos, como ya saben, esta columna está diseñada para hablar de temas propios de la psicología de un modo digerible y comprensible para la mayoría de las personas.

En esta ocasión vamos a abordar preguntas que nuestros lectores nos han hecho favor de compartir,  a las cuales pretendo dar una respuesta desde el punto de vista terapéutico. Eso sí, de una manera amena y digerible.

Espero lo disfruten y me hagan llegar pronto sus sugerencias acerca de los temas que deseen conocer y las dudas que quieran resolver

Entremos en materia

Hace poco, alguien me decía que quien mejor que él para saber quién era él mismo, suena lógico…  pero lo tuve que contradecir…  porque no nos conocemos realmente.

Si, lo sé, la misma cara puso la persona con la que hablaba de este tema; y es que muchas veces creemos que nos conocemos perfectamente porque sabemos de nuestros gustos y disgustos, de nuestras preferencias y afinidades y suponemos que con eso es suficiente para tener el autoconocimiento  adecuado de nuestra propia vida.

Para irnos entendiendo te voy a pedir recuerdes las expresiones que, seguramente, has utilizado en más de una ocasión; me refiero a aquellas en las que dices: “me sorprendí a mi mismo”, “no sabía que me gustara tanto”, “no me había dado cuenta de que hacía eso” y otras más por el estilo que reflejan esa falta de autoconocimiento.

No te sorprendas, todos lo hacemos y con demasiada frecuencia; porque la verdad es que el autoconocimiento  es un fenómeno en el que podremos avanzar, pero jamás llegar al final.

En psicoterapia es común que utilicemos la expresión “darse cuenta” o “vivir conscientemente”, cuando queremos que el otro desarrolle cierto nivel de autoconocimiento, pero es indispensable ser consciente de que ese autoconocimiento sólo va a llegar a cierto nivel y que, idealmente, nunca ha de terminar.

Expliquemos… cada uno de nosotros tiene tres diferentes “formas de ser”, tres diferentes aspectos de nuestra personalidad,  que no chocan entre sí, que se complementan y enriquecen y que llegar a abarcarlas es imposible, ya que son dinámicas, se están transformando e influyendo mutuamente, enriqueciéndose una a la otra. Así, yo:

  • Soy quien realmente soy.
  • Soy quien creo ser.
  • Soy quien los demás creen que soy.

La primera es el compendio de todas mis características físicas, emocionales, intelectuales, morales, sociales, históricas, psicológicas. Es incognoscible, inaccesible aún para mí mismo ya que abarca mis motivaciones conscientes y, sobre todo, las inconscientes.

La segunda es el conjunto de mis creencias, elaboradas por mí mismo y para justificar mis acciones, es lo que yo creo tener como habilidad, valor, virtud, conocimiento, razón, atracción, gustos y disgustos; es la parte consciente de mi personalidad, que puedo modificar a placer y que más o menos puedo controlar, o aprender a controlar. Es un reflejo de la primera, como verse ante un espejo cuya imagen mantiene las características de quien se refleja pero sin llegar a ser exactamente él.

La tercera es la que los demás ven, que sin lugar a dudas tiene que ver con la primera y sobretodo con la segunda, incluye aquellas características que nosotros no vemos, pero que para los demás pueden ser obvias, como rasgos de carácter, tics, manías, obsesiones y actitudes. Que sólo cuando ellos nos los hacen evidentes es cuando los percibimos y podemos trabajar o disfrutar.

Insisto, no se trata de un problema, ni es un desdoblamiento de la personalidad, ni es algo que deba atenderse para ser remediado; es una característica del ser humano que se está construyendo permanentemente, que se está reinventando cada día. Conocerlo nos ayuda a ser conscientes de la dinámica en que vivimos.

Ahora bien, tampoco se trata de que una tenga más peso que la otra, las tres están tan estrechamente interrelacionadas que resulta prácticamente imposible encontrar la línea que divide una de la otra. La verdad es que somos las tres al mismo tiempo y ninguna en particular en determinado momento, somos uno todo el tiempo.

Es muy común que alguien pretenda saber más de ti que tú mismo, allá tú si se lo crees, lo más probable es que esa persona  observe detalles o características que tú no adviertes y por eso da esa impresión. Ni el grafólogo más experimentado, ni el criminólogo más afamado puede ser terminante en pretender definirte o encasillarte en una tipología de personalidades; lo más que pueden hacer es encontrar detalles, rasgos de personalidad que en algún momento podrían indicar alguna característica de personalidad a observar y una posibilidad de actitud a la que valdría la pena prestar atención, pero nada más.

Si tú no puedes conocerte a carta cabal, como ya lo dijimos antes, no  le creas demasiado a quien diga conocerte más que tú, porque esa persona no está tomando en cuenta un elemento que cambia cualquier conocimiento que de nosotros exista, la voluntad, el libre albedrío.

Estamos todos en un proceso de autoconocimiento, pero nada sobre nosotros está escrito. La invitación es para conocerse a sí mismo, lo mejor posible, pero conscientes de que ningún conocimiento es determinante y siempre podremos cambiar y mejorar.

Lo mejor es que sí se puede.

En la próxima entrega abordaremos el tema de: “Tomar el control de la propia vida”; no te lo pierdas y recuerda escuchar mi programa “Sexo Sentido” todos los jueves a las 8 de la noche en el 105.9 de F.M.,  va a estar  bueno… no te lo pierdas.

*Jesús Tamariz Saldaña ( Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. Esta dirección de e-mail está protegida contra spam bots, necesita Javascript activado para verla ) es Licenciado en Psicología por la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, realizó estudios de Filosofía y Teología en el Seminario Mayor Palafoxiano.

Bibliografía:

 

Satir, Virginia. Nuevas relaciones humanas en el núcleo familiar. Edt. Pax. México 1995

Calle, Ramiro. Guía práctica de la salud emocional. Edt. Improve. España. 2002

González Ramírez José  Francisco. Inteligencia emocional. Edt. Promolibros S.A. de C.V. España. 2003

L. Taylor Cathryn. Supere sus traumas y triunfen la vida, Edt. Roca. México. 1992

 

  1. Facebook
  2. Twitter
next
prev
next
prev

Hay 791 invitados y ningún miembro en línea