Representación simbólica de la máscara. I-Su uso en la terapia psiconeurológica (Artículo)
Minuto a Minuto

 

20 de julio 2023

 

Representación simbólica de la máscara
I.-Su uso en la terapia psiconeurológica

Mariela Peruffo
Facultad de Psicología
Universidad de Buenos Aires. Argentina.
Enrique Canchola
Universidad Autónoma Metropolitana-Iztapalapa. Ciudad de México. México

La máscara en su representación simbólica puede manifestar diversos aspectos de la personalidad, como la forma en que una persona se presenta ante los demás o incluso en la forma en que se percibe a sí misma.

A través de la máscara se pueden representar diferentes motivos, como el miedo al rechazo, la necesidad de agradar a los demás o la búsqueda de aceptación social. La idea subyacente es que la persona oculta su verdadero yo para evitar el dolor emocional o la vulnerabilidad.

Desde el punto de vista psicoanalítico, el uso de la máscara virtual es considerado como una forma de defensa psicológica que se desarrolla a lo largo de la infancia y la adolescencia como resultado de experiencias traumáticas, falta de apoyo emocional o inseguridades. Esta defensa generalmente se construye como una forma de protegerse de posibles daños o heridas emocionales.

Sin embargo, es importante mencionar que el uso de la máscara física o conductual puede tener efectos negativos a largo plazo. Puede provocar una desconexión de los sentimientos y emociones genuinos, una sensación de inautenticidad en las relaciones y dificultades para establecer conexiones emocionales profundas.

En el contexto del psicoanálisis, el objetivo es ayudar a la persona a tomar conciencia de la existencia de la máscara y explorar las razones subyacentes detrás de su uso. Por lo que el proceso terapéutico implica desenmascarar gradualmente estas defensas y permitir el acceso a los verdaderos sentimientos y deseos, lo que puede conducir a un mayor bienestar emocional y una mayor autenticidad en la vida diaria.

Cuando hablamos de la máscara, como un antifaz, de acuerdo a la experiencia teatral, se ha visto que puede ser usada como una herramienta psicológica de expresión e incluso de terapia. Ya que permite explorar la personalidad encubierta y las emociones de manera segura, dando una distancia entre el yo real y el personaje representado. Esto puede facilitar la expresión de emociones y estados de ánimo que de otra manera podrían ser difíciles de abordar.

En la terapia neuronal y psicológica, la construcción y el uso de la máscara, de acuerdo a lo anterior, puede ayudar a los individuos a explorar partes de sí mismos que pueden estar ocultas o desconectadas, ya que la elaboración de la máscara implica un acto creativo. En apoyo a lo anterior, se ha observado que los actores al ponerse una máscara, experimentan una sensación de anonimato y seguridad, lo que les permite explorar aspectos de su personalidad, emociones o experiencias que podrían resultar incómodas o intimidantes de manifestar.

Con base en lo anterior, la elaboración y uso de una máscara podría permitir a los pacientes con alteración del estado del ánimo, liberarse de las restricciones sociales o de las expectativas externas, permitiéndoles explorar una mayor libertad de expresión y autenticidad. Al interactuar con los demás a través de las máscaras, los individuos pueden experimentar diferentes identidades o formas de relacionarse, lo que les ayuda a examinar y cuestionar su propia personalidad o formas habituales de actuar.

Es importante mencionar que el acto creativo en el arte se ha utilizado exitosamente con fines terapéuticos, por ello, consideramos que el uso de la máscara desde su elaboración como herramienta psicológica podría proporciona una vía creativa para explorar y comprender aspectos profundos de la propia identidad y emociones, lo que puede favorecer el crecimiento personal y la expresión auténtica que ayuden a la sanación mental.

I-Uso de la máscara en terapia psiconeurológica.

El autismo es un trastorno del neurodesarrollo que afecta principalmente las habilidades sociales, la comunicación y el comportamiento. Las bases psicológicas del autismo son complejas y aún no se comprenden completamente, pero existen varias propuestas que intentan explicar su origen.

1. Propuesta mental: esta teoría sostiene que las personas con autismo tienen dificultades para comprender las creencias, intenciones y emociones de los demás. Tienen dificultades para ponerse en el lugar de los demás y comprender su perspectiva, lo que afecta su capacidad para interactuar socialmente y comprender los comportamientos de los demás.

2. Propuesta del trastorno emocional: se ha encontrado que las personas con autismo tienen dificultades para identificar y comprender las emociones de los demás. Pueden tener dificultades para reconocer expresiones faciales, tono de voz y lenguaje corporal, lo que dificulta la empatía emocional y la conexión interpersonal.

3. Propuesta de la falta de integración sensorial: muchas personas con autismo presentan dificultades en la forma en que procesan y responden a los estímulos sensoriales, como la luz, el sonido, el tacto y el olor. Pueden ser hiper o hipo-sensibles a ciertos estímulos, lo que puede afectar su comportamiento, su capacidad de atención y su capacidad para regular sus emociones.

4. Propuesta del pensamiento selectivo: esta teoría sugiere que las personas con autismo tienen un pensamiento más orientado a los detalles y al procesamiento de información de manera muy concreta y literal. Pueden tener dificultades para comprender conceptos abstractos, como la ironía o el sentido figurado del lenguaje.

Es importante tener en cuenta que cada persona con autismo es única y puede presentar una combinación diferente de estas características y otras particularidades individuales. Además, las bases psicológicas del autismo también pueden estar influenciadas por factores genéticos, neurobiológicos y ambientales.

Considerando todo lo anterior  se propone que la utilización de la máscara en la terapia conductual podría ser de gran ayuda. Sin embargo, es importante que el paciente participe desde la elaboración, decoración y su uso e interpretación del personaje, todo ello podría mejorar y estimular la plasticidad neuronal ya que, como se ha mencionado anteriormente ayuda a comprender conceptos abstractos y llevarlos a la realidad, además de ayudar a comprender e interpretar las distintas expresiones faciales.

Finalmente desde la perspectiva psicológica y con bases empíricas, consideramos  que la utilización de la máscara en la terapia psico-neural de algunas enfermedades, podría ayudar especialmente al paciente a comprender y diferenciar los conceptos de persona y personaje y su relación con el otro fuera de la ficción y con ello activar tanto la mente selectiva como la mente encubierta.


Lecturas
1.-Galán Fajardo, Elena
International Journal of Developmental and Educational Psychology, vol. 3, núm. 1, 2005, pp. 263-273
2.- Polaino-Lorente, A., Cabanyes Truffino, J., & Pozo Armentia, A. D. (2009). Fundamentos de psicología de la personalidad. Madrid: Rialp, 2003 Madrid: Rialp, 2003.

Enrique Canchola