Cuando la mierda nos alcance
Minuto a Minuto

RADIO Sabersinfin.com

 

 

 

-  MASCA LA IGUANA -


 Por harto que esté el cochino, no cesará su gruñido
Refrán popular


Hemos decidido creer que los buenos negocios lo son porque dejan abundantes y abusivas ganancias. Siendo las mejores las inmediatas, sin complicaciones, sin responsabilidades. Creemos que eso nos hace buenos negociantes y a quienes vivimos en  Tuxtepec nos pasa eso.

¿Para qué nos alcanzan 4 pesos? Con suerte y casi medio kilo de tortilla podremos comprar. Nada sustancial, nada que “hagan lucir” esos 4 pesos. Pero si es dueño de un permiso para explotar un baño público la cosa cambia y más si tiene la urgencia de usarlo. ¿Qué son 4 pesos si va a descansar el cuerpo? Nada, no son nada en comparación al descanso obtenido por satisfacer las “necesidades del cuerpo”. Los insumos para un baño público son mínimos en comparación de sus ganancias, quizá por ello tratamos a Tuxtepec como si fuera un gran sanitario colectivo, viviendo rodeados de nuestro propio cinturón de estiércol.

En Tuxtepec habitamos, de acuerdo al censo 2010 del INEGI  3, 801,962 personas. Si cada uno pagáramos diariamente 4 pesos para podernos  bañar, orinar y defecar, la suma de todos lograría reunir  la cantidad de quince millones 207, 848 pesos. Quince millones diarios es mucho dinero. Así que es un excelente negocio el que las autoridades del ayuntamiento de Tuxtepec paguen, por concepto de multa por contaminar al río, sin restricción alguna ni pena mayor, desde el 2008 a la fecha, la cantidad de 4 pesos por minuto, no por habitante, sino por todos. 4 pesos por minuto por lo que contaminamos el rio todos juntos.

El que contaminemos con nuestros desechos nos va a costar una multa impuesta por CONAGUA  de  5,912 diarios, que resultan de dividir los 7 millones  450 mil pesos impuestos por el periodo 2008 a segundo trimestre del 2011.  Es decir 177,381 pesos aproximadamente por mes. 5,912 pesos diarios. 246 pesos por hora. 4 pesos el minuto y .06 centavos por segundo.

Estar rodeados de excremento, aceite y demás contaminantes nos saldrá muy caro viéndolo por cualquier lado. Nuestra desidia ha ido cobrando la cuenta y apenas comienza. La indolencia de las autoridades y la tibieza de CONAGUA para minimizar el impacto ecológico al Papaloapan a cambio de unos centavos es indignante (tan sólo en carnaval y feria de la ciudad se han gastado más de tres millones, ¿qué son 7 millones y medio por tres años de contaminar sin problema alguno?)

Mientras creamos que el padre de la región, el río, es un gran caño, seguiremos pagando las consecuencias en crecida imparable. Las autoridades  rebasadas por donde se les vea, complacientes e irresponsables, creen  haber hecho el negocio perfecto al autorizar el pago por acuerdo de cabildo. Es altamente probable que en esta administración tampoco se termine la planta tratadora, ni que decir de construir todas las que se requieren.

Cada vez que usemos los servicios de agua y alcantarillado de la ciudad debemos recordar que nuestros desechos se  suman a todos de la comunidad. Una ciudad que mea, defeca y contamina a su río, es, en cualquier parte del mundo una ciudad que tiene mucho que aprender.

Mientras tanto, en las instalaciones inconclusas de la planta de tratamiento de aguas residuales, una iguana mutante, sobrevive y  masca, orina, vuelve a mascar y  defeca, dejando sus 4 pesos, pa’ cuando la mierda nos alcance.


luis fernando paredes y nino*Luis Fernando Paredes Porras. Pedagogo, Director del Centro para el Desarrollo de las Inteligencias Múltiples, CDEIM

  1. Facebook
  2. Twitter
next
prev
next
prev

Hay 644 invitados y ningún miembro en línea