¿En qué consiste la filosofía Hygge para una vida feliz? (Artículo)
Minuto a Minuto

 

 

 

16 de enero de 2022 

 

Lograr felicidad y plenitud es el propósito de nuestras vidas.
Michael Berg

El filósofo, polímata y científico griego Aristóteles (384-322 a. C) es el autor de una de las frases más conocidas de todos los tiempos y que ha durado por casi 25 siglos: “El fin supremo del hombre es la felicidad”. Afirma que cualquier actividad humana tiende hacia un fin: nada se hace sin un objetivo que pretenda alcanzarse.

Este filósofo divide los bienes que nos aportan felicidad en tres tipos: a) Bienes externos: la riqueza, la fama, el poder o los honores; b) Bienes del cuerpo: la salud o el placer y c) Bienes del alma: la contemplación o la sabiduría. De todos ellos, el mayor bien será el que favorezca el pleno desarrollo de la esencia humana. Aristóteles considera que los bienes del alma son por excelencia los bienes en los cuales radica, de manera privilegiada, la felicidad.

Aristóteles llega a la conclusión que la felicidad la escogemos siempre, por encima de todo, a diferencia del honor, la riqueza o el placer. Esos bienes externos son atractivos y los elegimos pensando encontrar en ellos la felicidad, por tanto, son medios y no fines.

El informe sobre la felicidad es una encuesta realizada por Naciones Unidas que mide cómo ha evolucionado la felicidad de los ciudadanos en los últimos años en 156 países. Para elaborar el informe se utilizan los datos de la Encuesta Mundial de Gallup en la que se pide a los encuestados que puntúen su vida del cero al 10, siendo cero la peor vida posible y el 10 la mejor vida posible.

Para esta encuesta se tienen en cuenta seis factores: 1. Niveles de PIB; 2. Esperanza de vida; 2. Generosidad; 3. Apoyo social; 5. Libertad y 6. Corrupción, que se comparan con los de un país imaginario, llamado Dystopia.

En Dystopia vivirían las personas menos felices del mundo, de forma que los ciudadanos de cualquier otro país con el que se compare serán más felices que los de éste. En la encuesta realizada en 2021 los tres primeros lugares fueron ocupados por: Finlandia, Dinamarca y Suiza respectivamente (México ocupó el lugar número 36).

Los daneses (2º lugar en felicidad mundial) son los prescriptores de la Filosofía Hygge o la llamada Receta de la Felicidad, la cual está dirigida a las personas que están dispuestas a adoptar una actitud más positiva ante la vida, para afrontar los imprevistos cotidianos.

No existe una traducción exacta del término Hygge en castellano, pero viene de una palabra danesa cuyo significado literal podría compararse al concepto de "lo acogedor" y tiene que ver con toda una filosofía de vida.

Esta filosofía consiste en disfrutar de las pequeñas cosas que nos hacen felices, se centra en añadir a nuestro día a día momentos y ambientes que nos hagan sentir reconfortado, sin presiones y en un entorno agradable. Se trata de prestar más atención a lo cotidiano localizando sensaciones que normalmente pasan desapercibidas.

Aquí, cada uno tiene que encontrar qué es lo que le hace sentir bien, qué sensaciones producen placer o sosiego y en el caso afirmativo, se sabe que una sensación Hygge es ideal para quien lo disfruta, ya que difiere de una a otra persona, por ejemplo, para unos: un baño de tina con espuma; las sobremesas largas con buena compañía; mojarse los pies en el mar; desayunar y regresar a la cama con un buen libro o un atardecer en el campo son sensaciones que disfrutan, pero para otros esto no produce sensaciones agradables o placenteras.

En la gastronomía también se aplica la filosofía Hygge. El gusto por la buena mesa se basa en la estimulación de los sentidos a través de los alimentos ya que en la elaboración de una receta entra en juego el sabor, el color, el olor y la textura de los ingredientes.

El dar el toque personal y disfrutar con la preparación de los alimentos, nos hace entrar a esta filosofía ya que se entiende la comida como placer, pero también como toma de conciencia y responsabilidad. La clave es preparar platos que hagan bien, con alimentos frescos y equilibrados y preparados de la manera que más gusten.

Cada vez más personas que viven a miles de kilómetros de Dinamarca se apuntan al “hyggelig” y poco a poco esta filosofía va ganando adeptos en el mundo ya que la felicidad es una elección y pocas cosas pueden ser más saludables que la simple decisión de serlo.

La felicidad es un estado mental, o si se prefiere en palabras más esotéricas, es un estado de conciencia. No se es feliz por tener esto o aquello, se es feliz cuando nos damos cuenta de que podemos ser felices en la realidad en que vivimos.

La filosofía Hygge puede ser practicada por cualquiera que quiera generar en su casa y su entorno un ambiente hogareño, de refugio y al margen de las prisas y las presiones que puedas arrastrar en el día a día.

En definitiva, amable lector, y sobre todo en esta época de pandemia, esta filosofía puede ser un refugio en el que es posible sentirnos seguros y felices.

Twitter @jarymorgado
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
conoSERbien; www.sabersinfin.com
next
prev

Hay 264 invitados y ningún miembro en línea