El pecado visto desde diferentes perspectivas (Artículo)
Minuto a Minuto

 

 

 

2 de marzo de 2021



"Disfrutar de una lectura filosófica es interesante, pero comprender y actualizar el contenido y aplicarlo a la vida cotidiana para su sentido práctico; es un esfuerzo” Con estas palabras el reconocido filósofo mexicano Alejandro Tomasini Bassols escribe de los pecados capitales y su filosofía.   

Gustavo Ortiz Millán en una reseña de este tema, desde el Instituto de Investigaciones Filosóficas de la UNAM analiza y expresa:

“Pensamos que pecado es un término esencialmente religioso el cual solo tiene sentido dentro de una concepción teísta del mundo y si esta se abandona, el termino pecado no tiene significado”.

 A lo anterior Alejandro Tomasini Bassols no comparte este punto de vista. Él escribe que es posible apropiarse del concepto de pecado fuera de la perspectiva religiosa y reivindicar el lenguaje religioso sin comprometernos con la perspectiva teísta.

El significado de pecado como concepto es pensamiento, palabra o acción que aparta de lo correcto y justo. Considerado en una determinada religión es transgresión voluntaria y consciente de la ley divina. En la teología moral se le considera un acto malo, o la omisión culpable de un acto bueno.

La iglesia Católica dividió los pecados en dos categorías: pecados veniales y pecados mortales. Santo Tomás de Aquino afirmó que los pecados capitales conocidos como avaricia, ira, envidia, soberbia, lujuria, gula y pereza, corresponden a la clasificación de vicios o deseos del hombre y la palabra capital no hace referencia a que el pecado sea de mayor importancia, éstos son el origen del resto de los pecados.

Vistos desde el pensamiento filosófico de Tomasini, invita al análisis semántico del concepto, y a un análisis sicológico que permita encontrar la causa y conducta que generan esos pecados como vicios morales.

 Gustavo Ortiz Millán expresa que pueden usarse con sentido terminológico, pero también religioso a pesar de no adoptar una perspectiva religiosa. Tomasini expresa que se daría significado a experiencias de vida de los no creyentes.
   
Desde el punto de vista de la filosofía budista no se reconoce la idea de pecado, pero sí existe el concepto de acción-reacción es decir que todo acto trae consecuencias. El principio del karma considera que el sufrimiento es la consecuencia inevitable de una acción malsana. Si bien no hay equivalente de pecado, el de la maldad sí es reconocido y lo plantea como principio: “el principio del respeto a la vida”, “el principio de honestidad” principios de lo correcto y justo. Los principios y conceptos de la ética budista sostienen que los resultados de una acción compensan cualquier otra consideración en la deliberación moral. Toda religión tiene un código de moral que busca moderar la conducta de los seres humanos para que vivan en armonía, la diferencia con los principios de la Iglesia Católica es que ésta plantea mandamientos en órdenes negativas “No robarás” “No…” entendido en la mente ordinaria la eliminación No.

A lo anterior las enseñanzas de Buda describen un sendero de liberación de numerosos obstáculos mentales y emocionales, asumiendo responsabilidad de pensamientos, actitudes y acciones.

 El sendero de Buda para la liberación se conoce como el “Noble Óctuple Sendero.” Lo correcto, adecuado, completo y en armonía. Visión correcta, Intención correcta, Habla correcta, Acción correcta, Medio de vida correcto, Esfuerzo correcto, Atención y Concentración correcta.

Intenciones éticas, palabras y acciones éticas en los estados mentales que causan y motivan sufrimiento.

 Usted tiene la palabra. ¡Salud señores!

Merced Sarahí Jarquín Ortega es originaria de la Sierra Sur del estado de Oaxaca. Autora de múltiples cuentos, ensayos, poemas y novelas. Ha participado en diversas antologías literarias. Es integrante del Círculo de Escritores Sabersinfin.
next
prev

Hay 1268 invitados y ningún miembro en línea