Utópica
Minuto a Minuto

RADIO Sabersinfin.com

 

 

 

cristina perezPensar a veces en cosas sin sentido, cosas que no significan nada, cosas como ¿por qué no me echas de menos? ¿Por qué soy la única persona que cree que siempre te tiene en la cabeza? ¿Por qué no sales de ahí?

Pensar que debes desaparecer, no ser nadie, ser sólo una brisa fresca en medio de un calor infernal.

Pensar que eres ese cálido gesto con el cual decides acurrucarte en tus noches más frías.

Pensar que eres esa imagen que debe aparecer en cada comienzo y final de todas las películas, el reflejo donde todo el mundo debería mirarse, el aroma que nadie conseguiría crear, el tacto que ningún vestido podría llevar.

Pensar que tu mirada, aunque fría, puede prender fuego a casi cualquier cosa que se te ponga por delante. Que tu orgullo derriba muros. Que tu sombra tapa a medio mundo.

Pensar que no eres nada y todo a la vez, que eres todo y tan insignificante que podría aplastarte entre mi puño. Creer por un instante que te tengo  y soñar que tengo que alcanzarte.

Pensar que te quiero aquí y ahora. Pensar que no quiero que aparezcas.

Que mi bipolaridad sólo sea un deseo de algo que no he conseguido. Que tú seas eso que no puedo conseguir. Que el llegar no sea la meta. Que el llegar no importe. Porque si ya he llegado, ya no lo quiero.

Quererte sólo porque me quiero. Verme en el reflejo de tus ojos y saber que soy yo a quien ves. Pensar que no hay nada detrás que quieras ver. Que te mueres por mis gestos, por mis andares, por mi tacto y por mi risa.

Pensar que me echas en falta cuando no te miro, cuando no aparezco, cuando no te dirijo la palabra, cuando no te sigo el juego.

Pensar que estarás ahí cuando lo necesito, cuando me abrazas o me sonríes, cuando me dices algo que no viene a cuento, cuando me demuestras mucho sin pedirlo, cuando te pido que demuestres y te marchas.

Pensar que después de todo volverás, después de pasar cada día junto a esa puerta, mirando a cada minuto la cerradura, pendiente del sonido de una llave que gire todo ese mecanismo que abre esa maldita puerta, esperando que entres en mi mundo. Pensar que me lees el pensamiento y creer que puedo hacer lo mismo.

Pensar que no te tengo ni me tienes, que me gusta el juego, que quiero perderte, que te quiero cerca, que quiero que me sonrías, que quiero que me dejes volar y que me pidas que vuelva de nuevo, aunque sepas que volveré.

Pensar que pensarás todo esto y me pedirás todo lo que te pido y que querrás que te quiera lo que te quiero sólo con una mirada.

*Cristina Pérez Sánchez es española y cursa estudios de traducción e interpretación, es amante de la lectura y la escritura.

Más de la obra de Cristina Pérez Sánchez:

  1. Facebook
  2. Twitter
next
prev
next
prev

Hay 380 invitados y ningún miembro en línea