¿Qué esperan nuestros hijos de nosotros? (Artículo)
Minuto a Minuto

 

 

 

30 de enero de 2021

 

Amigas, amigos, sugerente pregunta para contestar: “no sé, les doy todo”. Podemos decir “No soy psicólogo” tiene razón, pero sabemos que todos los seres humanos pasamos por diferentes etapas de desarrollo tanto físico como mental y conforme esos cambios; nuestras necesidades son diferentes.

El niño de 0 hasta los 11 años es un niño.

Primera infancia de 0 a 5 años. Segunda infancia de 6 a 11 años.

Pubertad y adolescencia de 12 a 18 años. Aun considerando, que a los 18 años nos sorprendemos cuando nuestro hijo (a) llega ufano con una credencial que para él representa mayoría de edad; y usted ya sabe lo demás.

Juventud, se define desde los 15 años hasta los 25. Categóricamente la juventud se inicia terminando la adolescencia.

La edad adulta se determina como desarrollo pleno.

Vejez de los 60 años en adelante.

A lo anterior los cambios biológicos del ser humano, se dan sin posibilidad de excepción y se cumplen en su totalidad. Aunque sus características pueden ser variables, influyendo factores que van desde la herencia que sustenta el material básico de cada persona y el medio ambiente donde se desarrolla.

Dos etapas son cruciales en el desarrollo de nuestros hijos.

Niñez desde la primera infancia hasta los 12 años, implica cuidados a su vulnerabilidad, sacar provecho de sus facultades mentales, físicas y sociales. Es una etapa clave de formación y aprendizajes en el sentido del deber, sentido moral, el amor propio, y actitudes positivas. Etapa de formación donde la familia debe responder. En casa se debe seguir la línea de una educación positiva con límites, afecto y seguridad. Fomentar la autoestima, la expresión de sentimientos y hacerlos entender que normas y fracasos forman parte de la vida y nos impulsan a la dignidad de la libertad.

Pubertad y adolescencia. La pubertad es la etapa de cambios sensibles en la anatomía humana. Cambios hormonales preparan al cuerpo para el desarrollo normal de sus funciones, transición de cambios físicos, sexuales, cognitivos, emocionales y sociales que nos causan ansiedad. Etapa, donde nuestros hijos luchan por su independencia, cuestionan normas sociales y retan sus límites. Sus reacciones son intensas o cohibidas, buscan modelos de personalidad, les preocupa su apariencia e identidad sexual y se interesan en relaciones sexuales y románticas.

Cómo ayudar a nuestros hijos.

Conociendo las fases de su desarrollo, prever cambios que sufrirán sus cuerpos, y lo que les espera.

Buscar espacios para hablar de sexualidad sin temor.

Iniciar conversaciones sobre embarazo, enfermedades sexuales, consumo de alcohol, tabaco y drogas.

En tono amable resaltar logros y minimizar fracasos, motivar, no amenazar.

Brindar apoyo en sus expectativas y apoyarlo en su aprendizaje.

Prevenir conductas peligrosas y malas compañías.

Respetar su individualidad e independencia.

Aplicar su autoridad. Usted es el padre, la madre, “no su cuate”. Lo ama, y quiere lo mejor para él o ella.

Los años de adolescencia son turbulentos, un reto. Busque ayuda. Los maestros tienen hijos y trabajan todos los días con 50 adolescentes.

Vamos a prepararnos.

Todos los padres, enfrentamos ese reto.

¡ÁNIMO!, les deseamos éxito.

 

Merced Sarahí Jarquín Ortega es originaria de la Sierra Sur del estado de Oaxaca. Autora de múltiples cuentos, ensayos, poemas y novelas. Ha participado en diversas antologías literarias. Es integrante del Círculo de Escritores Sabersinfin.
next
prev

Hay 501 invitados y un miembro en línea

  • Mino DBlanc