Los buenos y los malos recuerdos son programas mentales (Artículo)
Minuto a Minuto

 

 

 

 

22 de julio de 2020

Los recuerdos son programas mentales que tienen la función de estructurar, regular y verificar las actividades cerebrales para que transite en ese andamio el aparato mental.

Los recuerdos tienen la función de rescatar y organizar las actividades conscientes e inconscientes de los seres vivos, especialmente en los seres humanos.

Dado que los recuerdos son emociones, nuestro aparato mental los decodifica y clasifica como buenos o positivos y malos o negativos, teniendo cada uno de ellos una función específica.

Los buenos recuerdos

Los buenos recuerdos o positivos reverberan actividades de centros nerviosos que participan en la obtención procesamiento y almacenamiento de la información que da alegría y felicidad, tienen la función de:
1.-Aumentar la atención
2.-Incrementan la capacidad de retención de información
3.-Permite construir conocimientos y conceptos mediante mecanismos deductivos e inductivos
4.-construyen todo tipo de conciencias y felicidad
5.-inducen memoria tanto de corto como de largo plazo
6.-propician la creatividad y el desempeño eficiente

En resumen los buenos recuerdos o positivos, son particularmente inductores de emociones que llevan al individuo a ser creativo meticuloso y desempeñarse mejor tanto física como intelectualmente, este tipo de recuerdos induce una serie de sustancias que participan en el circuito de las emociones y que son los responsables del hedonismo y la felicidad.

Los malos recuerdos

Por otra parte los malos recuerdos o negativos, son emociones que se quedaron codificadas en los centros nerviosos de la aversión, por eso nos duele recordarlos, son el producto de las malas acciones sociales, políticas, económicas y familiares etc. del individuo, tienen una gran carga de tristeza, ansiedad, depresión y enojo, sin embargo, tienen algunas funciones positivas:
1.-Aumentar la conciencia para reflexionar
2.- Ayudan a focalizar la atención sobre el actuar en nuestra vida y sobre la interacción inadecuada que nos ha llenado de miedo, rencor o tristeza,
3.-Son movilizadores, hacen que el individuo reflexione y actué
4.- Inducen aprendizajes de lo que se debe o no debe hacer.
5.- Ayudan a crear conciencia y cambios de conducta

En resumen, es importante mencionar que los malos recuerdos o negativos también son emociones movilizadoras que permiten a la mente construir andamiajes que permitan al individuo reflexionar para implementar un cambio y alcanzar la felicidad.


Enrique Canchola Martínez
Universidad Autónoma Metropolitana-Iztapalapa.
Ciudad de México. Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
14042020
next
prev

Hay 1895 invitados y ningún miembro en línea