Tuxtepec... ¿inteligente?
Minuto a Minuto

RADIO Sabersinfin.com

 

 

 

luis fernado paredes porras tuxtepec.jpg

- MASCA LA IGUANA -
 
Tuxtepec…¿inteligente?
 
Luis Fernando Paredes Porras*

 

Inicia el último mes del primer semestre del 2010. Las calles de Tuxtepec y los medios de comunicación están invadidos por propaganda política. Es el latir de una sociedad que busca legitimar mediante el sufragio a sus representantes. En junio, el día del padre estará cobijado por el transcurrir del  mundial de futbol. De la política al mundial nos las pasaremos los siguientes 40 días. 
Después de esa efervescencia, la ciudad y la región regresarán a su ritmo habitual.  Tendremos tal vez para ese entonces, una avenida Libertad con nueva tubería y carpeta asfáltica terminada; los inicios de la remodelación del jardín de San Bartolo y los avances en la construcción de la nueva catedral “La Barca” y en el museo regional “Casa Verde”, entre otros. Hay motivos pues para estar contentos – ya se que en este instante muchos encontraran diez mil para no estarlo, es una cuestión de enfoque- en lo particular me entusiasma el contexto actual de la ciudad.
 
La semana pasada compartí el texto “¿Padecer o no padecer a Tuxtepec?, he ahí el dilema” en donde hicimos un recorrido acompañando a un turista imaginario y la probable impresión que se llevaría de nuestra ciudad con las actuales condiciones, resultado entre otros factores, de la falta de una política cultural y turística que venimos padeciendo desde hace ya varios gobiernos municipales.

En la parte final del texto comento: Quienes hemos tenido la fortuna de llegar a vivir a esta región hermosa de la cuenca del Papaloapan, vemos con  asombro las maravillas que aquí abundan y las enormes necesidades  y no podemos, ni debemos dejar de  contribuir a la construcción,  a la conversión de la actual ciudad -   que en estas condiciones deseduca-   a una que sea amorosa, que invite a conocerle, que transforme al propio y al visitante. Este es el reto y por fortuna tenemos todos los elementos para hacerlo, ya que la ciudad que tenemos es la suma de las inteligencias de sus habitantes. De esta tesis le contaré en la siguiente entrega.

Esta es la siguiente entrega, por lo que es prioritario, dado el contexto político de estos días,  aclarar que de ninguna manera la suma de las inteligencias de los habitantes de una ciudad, es la que se pueda encontrar representada por sus funcionarios públicos. No, jamás, todos sabemos que ese no es el indicador fundamental que ha llevado a la conformación de los actuales cuadros en funciones y de los integrantes de las planillas contendientes por la presidencia municipal y sus regidores. Triste panorama quien sienta que lo que un grupo de hombres y mujeres con muy particulares intereses, perspectivas de ciudad y competencias personales puedan hacer, es lo mejor que le pueda suceder a una ciudad, en este caso, a Tuxtepec.

Sucede entonces que si hablamos de inteligencia colectiva tendremos  que iniciar aclarando los conceptos, en la intención de desarrollar un diálogo.

El concepto de inteligencia al cual me suscribo tiene como principales indicadores los siguientes: la formación de ideas, el juicio y razonamiento. La inteligencia es una capacidad para resolver problemas cotidianos, generar nuevos problemas creando productos y servicios que respondan a las necesidades  de una cultura.

La  cultura, dicho de una forma por demás sucinta,  es la forma en como se plantean y resuelven los problemas en una sociedad determinada. Por ello, cultura e inteligencia van de la mano. Una determina la forma de percibir la realidad y la manera de enfrentarlas y la otra garantiza los resultados. La cultura nos indica qué vemos como un problema, cómo describimos ese problema y nuestra inteligencia se encarga del resto. Suena sencillo pero ahí es donde la marrana tuerce el rabo.

La inteligencia tiene una estrecha relación con el autoconcepto, por ende con la autoestima positiva. A mayor autoconcepto favorable, mayor autoestima positiva. 

Para formarme ideas, hacer juicios y ser una persona razonable, debo primero, antes que nada, creer que puedo hacerlo. Ahí podemos aplicar el viejo y  conocido refrán de “para ser torero primero hay que parecerlo”, aunque no olvidemos aquel que reza “el hábito no hace al monje”, ni ese otro que dice “aunque la mona se vista de seda, mona se queda”. Entonces ¿de qué lado masca la iguana?

Por partes.

Hay quienes creen que todo lo que existe en el mundo, en el infinito y más allá, esta dividido en dos partes, una favorable, deseable, conveniente y la otra totalmente lo opuesto. A esta visión algunos le llaman “maniquea” o es bueno o es malo, pero nada de medias tintas. Esta postura da lugar  a verdaderas atrocidades que no es motivo en este instante de comentario. Pongo un ejemplo más cercano con la intención de esta columna: usted – que es el único que me lee  - contéstese por favor, ¿Tuxtepec es una ciudad o es un pueblo?
¿Es una ciudad pequeña o es pueblo grandote? Cualquiera que haya sido su respuesta nos permite volverle a preguntar, en qué se basa para decirlo. Cuáles son los indicadores que  tiene de pueblo y de ciudad. ¿Pensará lo mismo su vecino, su pariente, su hijo, el nacido en estas tierras o el que ha llegado a vivir a ellas?

Permítame proponerle para su uso cotidiano, una palabrita que parece inofensiva, o una palabrota si nos damos cuenta de sus implicaciones, o de una palabreja si es que nos da flojera razonar –porque hay de todo el viña del Señor-. Esta palabra es DEPENDE   (y no proviene de la propuesta festiva de los “huevos bongó”  http://www.youtube.com/watch?v=nT2WdzUwsNk&feature=fvsr ).
  1. Facebook
  2. Twitter
next
prev
next
prev

Hay 1484 invitados y ningún miembro en línea