Policía municipal, seguridad, compromiso y cultura o abuso gubernamental
Minuto a Minuto

RADIO Sabersinfin.com

 

 

 

17 de febrero de 2013

- Código 3… Policía en camino -


    A grito abierto en el Municipio de Puebla Capital y frente a su Eminencia Gris, Eduardo II, Amadeo Lara Terrón Secretario de Seguridad, hacía eco y segunda voz de su jefe y protector en su mini informe público con en el tema de la seguridad, dando, como uno de sus principales logros, el hecho de que según, éste también gris personaje, en la pasada administración sólo se habían recaudado veinte millones de pesos en multas e infracciones y ellos habían logrado la fabulosa cantidad de cincuenta millones de pesos, fruto, lo anterior, de una campaña perversa y alevosa en contra de la ciudadanía por hacerse notar y poner una cortina de humo a sus sonados fracasos en el ramo.
Sin embargo, al ser ambos grandes desconocedores natos de los fines de la Seguridad Pública, simple y sencillamente, les importó un comino, que esto se lograra en perjuicio de la comunidad poblana y además, no se puede decir que olvidando la razón, por que esto implicaría que ya lo sabían, y no es así, sino que en su gran ignorancia no tomaron en cuenta los principios básicos del significado y esencia de lo que “Policía” quiere decir.

Además, por si lo anterior fuera poco, se ufanan de los daños económicos que hacen a la comunidad y de lo que ni se dieron cuenta, o tal vez sí, que hayan logrado imponer, una nueva modalidad de corrupción, que es el que se busquen con o sin razón formas de infraccionar o detener a los ciudadanos, con el fin de ser los ganadores de una perversa carrera para producir ingresos al municipio, so pena de perder, los mandos, su titularidad del sector o unidad bajo su responsabilidad.

Este punto o amenaza, se cierne sobre todas las personas con responsabilidades dentro de la corporación a excepto de la de Seguridad Pública, de cuya área aún con sus sonados fracasos,  se encuentra el amigo-socio de Amadeo, Gilberto Loya, no importando que su único acercamiento a la Policía, siempre fue detrás de los escritorios y en los teléfonos de emergencia de su natal Chihuahua y por los negocios que representa con Lázaro Gaytán Aguirre, ex asesor o asesor del Presidente Rivera, y su antiguo jefe, y en los negocios en que aparentemente también se encuentran involucrados familiares en cuanto a contratos, no importando que Loya no haya sido jamás policía, que haya quedado en la obscuridad si pasó o no (porque en un inicio no dio el perfil) el control y confianza y si lo pasó, ¿cómo le hizo? pues inició su gestión con mentiras a la comuna y supuestamente también a su Presidente Municipal ostentándose y firmando documentación oficial como ingeniero titulado, siendo que en su momento, no demostró en ese inicio que como decía, fuera ingeniero y ni siquiera si tenía o no cartilla del Servicio Militar Nacional, si no lo cree sólo cheque la prensa de ese momento, condición primordial para que pudiera integrársele en la licencia colectiva de portación de armas que corresponde, a fin de poder andar armado, lo que si trató desde un principio fue disfrazarse de Policía pero bien a bien nunca lo logró.

Explico a nuestros amables lectores lo anterior.

El señor Rivera y el señor Amadeo por lo que se ve y se oye en sus respectivos informes, han estado usando a la Policía como una simple fuente de ingresos para el municipio, en lugar de privilegiar la verdadera vocación de lo que intrínsecamente llevó a cabo la creación de la policía en cuanto a seguridad, orden y buen gobierno y me explico:

    Ya en su libro de “Función Policial y Seguridad Pública”, Serafín Ortiz Ortiz, señalaba como origen real de lo que la policía era, a la palabra de POLITEIA, vocablo griego que de una u otra forma, daba a entender la buena relación entre los integrantes de una polis (ciudad) y su gobierno, y según el mismo autor, dando como inicio realmente a la policía como hoy se le conoce, a la gendarmería francesa o la marachundesse de la misma nación con más o menos  200 años de antigüedad, otros como Garnelo hacen una profunda Investigación más a fondo y encuentran estos inicios en las culturas griega, romana y más atrás aún mencionando también, el inicio de esta actividad en lo que denomina el propio Dr. JesúsMartínez Garnelo, la Etapa Precuauhtémica.

También como ejemplo de lo anterior, podemos citar las diferentes definiciones que encontramos independientemente de autores como los mencionados, tenemos a Arnau y Yáñez Romero entre otros.

Según Arnau, la palabra Policía, procede del concepto Politeia, nombre griego dado a la colectividad de los ciudadanos, de sus derechos, de su forma de vivir, su Estado, su ciudad, de la Polis, esto en cuanto a la buena convivencia que se debía tener entre todos, lo que nos lleva como adelante veremos que siempre se ha privilegiado a el Sistema Policial como una forma de protección, y capacitadora de la buena relación general y no como personajes nefastos y perversos hacen ver a la Seguridad Pública y sus integrantes en nuestra actualidad desmoronando la relación entre gobierno y gobernados.

Benavides Flores, nos dice, que el concepto nos llega del latín Politía y del griego Politeia y ya definía esto: como el buen orden que se observa y guarda en las ciudades  y repúblicas, cumpliéndose las leyes u ordenanzas para su mejor gobierno, definición que posteriormente Serafín Ortiz Ortiz (entre otros autores) utilizara en las presentaciones de su texto antes mencionado de “Función Policial y Seguridad Pública”

La primera vez que se usó el término policía fue en Alemania alrededor del mil cuatrocientos, de allí se extendió a Francia que es más aproximado a la escuela que se sigue en nuestro país como modelo, apareciendo por primera vez en las Ordenanzas Reales de 1403, en donde existen referencias a la “police et bon gouvernement” de París. En otras Ordenanzas de 1465 referentes a la Cámara de Cuentas se dice “la conduite et police de la chose publique de notreroyaume. ” (MESTRE, Jean Louis. Un DroitAdministratifa la fin de l`Ancien Régime: Le Contentieux des Communautés de Provence. París: Librairie Générale de droit et de jurisprudence. 1976. y también Introduction Historique au Droit Administratif Français. París. PUF)

Como se puede observar por la mayoría de los autores y escuelas y ya lo mencionamos, el término “Policía” es creado como un “sistema” y no como una “persona” y en el siglo XVIII, se habla de la ciencia de la policía que es politeia, es la ciencia de “educar a la gente para que viva en paz”, cosa que ni Eduardo Rivera, ni Lara Terrón respetan, pero sí se atreven a criticar a otras administraciones que ni en sus más malvadas pesadillas se imaginaron hacer, cuando además de todo demuestran su ignorancia en el tema y caso.

En España la primera vez que se utilizó este vocablo fue en 1440 en las Cortes de Valladolid, donde “los procuradores reclaman que < la cosa pública sea regida en toda buena  policía e governada e sostenida en verdat e justiçia>

    Su primera definición se identificaba con la conservación del buen orden de la comunidad, con el gobierno, la administración y el orden interiores.

En la obra política para Corregidores de Castillo de Bobadilla, escrita en 1597, se asimiló policía, con el vocablo griego politeia, y se señaló que esta significaba “buena gobernación de ciudad que abraza todos los buenos gobiernos, que trata y ordena las cosas corporales que tocan a la Policía, conservación y buen encaminamiento de los hombres”. Y no la competencia como lo he dicho anteriormente “perversa” para esquilmar a la ciudadanía.

En Francia se usaron indistintamente los dos términos, un escrito de Boutillier de finales del siglo XIV lo confirma, sin tener en cuenta que política se empleaba a veces como el adjetivo de policía. Vemos entonces, una influencia aristotélica sobre la policía designándola como el buen gobierno público de la ciudad y el Estado, conforme a las coordenadas de la época (en las que entran no sólo el orden y la salubridad públicos, sino también el orden moral y religioso).” Así de importante era y debe de volver a ser la Policía a beneficio de los ciudadanos y de la tranquilidad de la entidad.

La policía, como institución o sistema, era tan importante que se podía entender “La Policía”, como la administración interior del Estado, se excluyó los asuntos eclesiásticos que en Alemania estaban en cabeza del Príncipe después de la reforma protestante, y que lo habían convertido en soberano espiritual de los súbditos.”

No obstante lo anterior, Rivera, Terrón y compañía, lo que han hecho, es acrecentar rencores y heridas entre la ciudadanía civil y los miembros de la Seguridad Pública, sin importar el daño que hacen y sin darse cuenta que ellos mismos van en contra de las reformas del 2008 en donde claramente se empieza a formar una policía conciliadora, mediadora y aportante de herramientas suficientes para la creación de la paz pública.

Ellos prefieren sus infantiles competencias, y un traidor comportamiento con el Gobierno del Estado, del que mucho han recibido, y del que han dependido en gran parte, si no es que en todos sus logros tan anunciados, y por último, sus oropelados logros con mentiras mediáticas que en nada ayudan a la realidad de la seguridad ciudadana.

Estas siniestras personas, privilegian el hecho, de que con sus ignorantes acciones y sus inservibles importaciones como mandos, caminen, en contra incluso del modelo policial que a nivel nacional se está llevando a cabo, en contra de las políticas del Presidente de la República Enrique Peña Nieto por crear una policía eficaz, eficiente y disciplinada, pero cercana a la ciudadanía de nuestro País, de nuestro Estado y que debería serlo también para nuestro Municipio…

¿O no?
Juzgue Usted

alberto hidalgo vGuillermo Alberto Hidalgo Vigueras (Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.) es especialista en seguridad pública, exfuncionario en los tres niveles de gobierno y candidato a doctor en Derecho.

  1. Facebook
  2. Twitter
next
prev
next
prev

Hay 1035 invitados y ningún miembro en línea