2013 año de elecciones en Puebla: el reto del PRI
Minuto a Minuto

 

 

3 de enero de 2012

- Apuntes y Aportes -

El próximo 7 de julio, 1 año y 6 días después de la elección federal en la que Enrique Peña Nieto ganó la Presidencia de la República, en Puebla habrá un nuevo proceso electoral mediante el que se renovarán los 217 ayuntamientos y el Congreso Local, conformado por 41 Diputados -26 electos por el principio de mayoría relativa o uninominales y 15 de representación proporcional o plurinominales-.

Será un proceso electoral muy importante –más que en otras ocasiones- porque su periodo en lugar de ser de tres años será de casi 5, para así empatar en el año 2018 las elecciones de Gobernador, Ayuntamientos y Diputados Locales. En este contexto es lógico observar y entender que todos y cada uno de los partidos que participen en este proceso, aspirarán a ganar la mayoría de cargos de elección popular en julio próximo, pues será la antesala para la elección de un Gobernador del Estado cuyo periodo no sea sexenal sino de un año y ocho meses.

Recientemente ha habido muchas menciones del interés de varios actores políticos destacados porque nuevamente se haga una alianza partidista opositora al PRI, pues la ven como la mejor opción y que les dé más probabilidades de ganarle al PRI los cargos a elegir, como ocurrió con la gubernatura del estado en 2010. No obstante, la dirigencia del Partido Movimiento Ciudadano –antes Convergencia- ha anunciado que no participarían en esa eventual alianza. El PT también ha anunciado en distintas ocasiones que nuevamente competirá solo, que no hará alianza con ningún partido.

De los que se prevé que participen y revivan aquella alianza de 2012, tenemos: el PAN que ha tenido momentos de mucha fricción y tensión interna, que hacen pensar que quizá sea la primera elección en Puebla en la que no consoliden una unificación real de grupos y fuerzas; el PRD que con la designación de su nuevo dirigente estatal el Diputado Local Eric Cotoñeto ha revivido pugnas históricas –o al menos constantes- entre diversas corrientes o grupos y, en cuanto a la alianza, algunos están a favor y otros en contra; el PANAL que al participar solo, sin alianza con otro partido en la pasada elección federal, mostró que su fuerza o capital político-electoral se encuentra muy lejos de lo que pensaban.

Mención especial merece el partido estatal de reciente creación: Compromiso por Puebla, que ostenta el nombre, eslogan y logotipo de la Alianza multipartidista que ganó la elección de gobernador en 2012. Surgen varias interrogantes que se irán despejando en los próximos días y meses: ¿A qué partidos y en qué medida les quitará votos? ¿De qué extracción o formación política serán sus candidatos? ¿Jugará a ganar algunos cargos o su alianza será de facto para favorecer a otras opciones o planes políticos?

Así, aunque se reviviera la alianza que en 2010 logró ganarle la gubernatura de Puebla al PRI, sería difícil que en una competencia real y sin ayudas externas a los partidos políticos, volvieran a obtener triunfos en la mayoría de municipios y distritos como en aquella elección.

El reto del PRI, entonces, es construir una propuesta político-electoral que sea atractiva a los ciudadanos y especialmente a los votantes, sobre todo en el segmento de los que definen su voto con base en las propuestas más que por los candidatos postulados por cada partido, alianza o coalición electoral; en esto ya hay avances, la Fundación Colosio, el Comité Estatal y el Municipal han anunciado la realización de una serie de Foros encaminados justamente a la construcción de una oferta política que responda a las expectativas y necesidades de los ciudadanos.

También será importante en todos y cada uno de los municipios y distritos del Estado, que se realicen de manera adecuada los procesos internos para la selección de los candidatos a Presidentes Municipales, Regidores, Síndicos y Diputados Locales, para que el PRI sea representado en las boletas electorales por quienes realmente tienen posibilidades de triunfo con base en la cercanía e identificación con los ciudadanos -no sólo al interior del partido-; será importante que la designación de candidatos no sea resultado de “cuotas” entre grupos políticos, sectores y organizaciones, sino del reconocimiento del potencial de triunfo en cada uno de los cargos de elección popular.

Desde luego que también habrá de realizar una labor importante en cuanto a la construcción de alianza o alianzas con otros institutos políticos, desde hace ya varias elecciones ha hecho alianza con el Partido Verde y algunos ven ya una simbiosis entre ambos partidos, aunque hay quienes dicen que posiblemente este sea el primer proceso en que no se concrete esta alianza.

Por otra parte, no debemos perder de vista que el PRI ganó la elección de Presidente de la República en el año que recién concluyó, ello genera una expectativa ciudadana importante que también puede favorecer electoralmente al partido.

Las condiciones para enfrentar el próximo proceso electoral no son las óptimas, no obstante, se puede triunfar en este proceso si cada priísta realiza la encomienda que nos asignen con mucho compromiso, trabajo, madurez y decisión. Se trata de una elección muy importante y habrá que estar a la altura de lo que esperan los ciudadanos.

Por el bien de Puebla, sigamos trabajando bajo los ideales de Democracia y Justicia Social.

Gracias a los lectores por su compañía en este espacio y gracias a quienes me permiten llegar a ustedes a través de los medios de comunicación.

Hasta pronto

JUAN CARLOS TREJOJuan Carlos Trejo Arenas es Secretario Técnico del Grupo Legislativo del PRI en el Congreso del Estado y Secretario de Planeación Estratégica y Coordinación Política del Comité Municipal del PRI en Puebla

next
prev

Hay 402 invitados y ningún miembro en línea