El PAN a consulta
Minuto a Minuto

RADIO Sabersinfin.com

 

 

 

16 de agosto de 2012

Después del resultado electoral el pasado 1º de julio, se ha puesto en la mesa de la discusión un conjunto de temas como respuesta obligada para que el Partido Acción Nacional, analice y explique los resultados electorales obtenidos. Tema nada nuevo que se ha vivido nacional, estatal y municipalmente cuando en la era reciente de ascenso al poder político por la vía electoral, el PAN ha tenido una derrota.

Allá en el año 2000, después de la derrota del PRI, igualmente múltiples voces y opiniones que hacía opinión pública, impulsaron el mismo debate y al igual que hoy día se habló hasta de la extinción de ese partido político nacional, como sucede ahora con el PAN. El PAN ganó y perdió el Estado de Chihuahua que no ha vuelto a ganar y no  ha pasado nada, el PAN sigue su camino, en otras entidades ha sucedido lo mismo y los comentarios críticos se han ahogan do con el paso del tiempo, el cambio de dirigencias y la llegada de otras elecciones. En Puebla, como olvidar que después de haber ganado el PAN en elecciones locales: veintidós municipios importantes entre ellos la ciudad de Puebla, Tehuacan, Atlixco y Texmelucan, más diez distritos uninominales de un total de veintiséis, y cuatro diputados por el principio de representación proporcional en 1995; para las elecciones federales de 1997 ante un carro completo del PRI en los quince distritos federales, las críticas en contra de la dirigencia estatal panista no se hicieron esperar y no pasó nada, llegaron las elecciones locales de 1998 con más derrotas y la presidencial del 2000 que con el triunfo en la presidencia de la república se olvidaron las viejas rencillas entre grupos panistas.

La derrota al PAN en las elecciones intermedias de 2003, provocaron reformas estatutarias y la apertura al priísmo disidente para las elecciones de 2004, se probaron los beneficios del pragmatismo  al incorporar candidatos formados en el PRI: los resultados en Oaxaca, Veracruz y Tlaxcala así lo demostraron. Se ganó la gubernatura en la última entidad federativa. El pragmatismo y aliancismo  construyeron las elecciones federales panistas del año 2006, con el consabido pisoteo a las normas internas albiazules. Decisiones de las bases panistas fueron mandadas a la basura en aras de la construcción de candidaturas ganadoras y lo más importante: la retención de la presidencia de la república, pero el  daño interno fue enorme que obligó a reformar más del 50% de las normas estatutarias en 2008. El desvío del camino lo  percibía la dirigencia nacional en las elecciones federales de 2006, que inclusive Manuel Espino escribió una profética obra: Volver a empezar.

Hoy día, se pide a los ciudadanos México, que opinemos sobre el PAN como un partido de los mexicanos, que bueno que se hace esa apertura, porque esto de hacer realidad provocará que el PAN se ponga en el debate nacional, como debe ser, por ser una institución de interés público, financiada con recursos preferentemente de origen público, lo que llevará en primer lugar a que los panistas hagan públicas sus filias y fobias, sus criticas y comentarios, sus visiones particulares de su concepción de lo que creen que hoy es Acción Nacional, sin el temor fundado en estatutos de ser sancionados; porque una vez otorgada esta garantía de libre ejercicio público de los derechos de opinar cada militantes, estoy seguro que se encontrarán las principales causas que dieron  los resultados obtenidos.

Seguramente saldrán a relucir los daños que han provocado el excesivo ejercicio del pragmatismo político, que no se mira, pero que ha traducido en la descomposición de la vida estructural y en la descomposición de la vida normativa. El pragmatismo desapareció la competencia interna, canceló elecciones internas para nominar candidaturas, detuvo la renovación estatutaria de estructuras territoriales, como algunas de los hechos más sobresalientes; en fin, más que reformar estatutos, lo que el PAN reclama es la reivindicación de su vida institucional sustentada en la libertad de la persona humana, y en el respecto irrestricto de sus normas internas; esto es, se debe finiquitar cualquier uso del pragmatismo. 

raymundo_garcia_garcia_3

*Raymundo García García es mexicano, catedrático, investigador y doctor en Ciencia Política.

  1. Facebook
  2. Twitter
next
prev
next
prev

Hay 702 invitados y ningún miembro en línea