DEBATE DE IMPUESTOS Y DEL APARATO GUBERNATIVO
Minuto a Minuto

RADIO Sabersinfin.com

 

 

 

raymundo garcia.jpgDEBATE DE IMPUESTOS Y DEL APARATO GUBERNATIVO
    Raymundo García García*
17/sept/09
 
Desde la asunción del estado mexicano hacia un modelo neoliberal, del desmontamiento  de una larga herencia del Estado nacionalista, no ha sido una tarea fácil; por el contrario, ha sido un proceso muy lento a lo largo de poco más  de un cuarto de siglo, en el que de forma paulatina se han venido haciendo las adecuaciones transformadoras del Estado impactando en todos los frentes posibles. La modernización de la educación con sus fuertes oposiciones apenas se empieza a tomar forma.
 El adelgazamiento del sector paraestatal –macro obesidad burocrática-  tuvo un fuerte golpe en la década de los ochenta y noventa del siglo pasado,  pero la administración central, no fue tocada, por el contrario se incrementaron las secretarías hasta llegar a un total de 18, por la atención que exigía la seguridad pública. Así el aparato burocrático del gobierno –poder ejecutivo- no sólo crece en el ámbito federal, sino que se reproduce en los niveles estatales y municipales.

Basta observar al Estado de Puebla en la presente administración y al gobierno del municipio capital también de la presente gestión. El primero con el anuncio de una reingeniería administrativa, suprime varias paraestatales y fideicomisos, pero crea dos secretarías y por poco son tres, por que impulsó la creación de la secretaría del deporte; crea organismos como el IPPC y organismos inútiles como la Fiscalía anticorrupción. En el caso del gobierno municipal, es alarmante el crecimiento de las contrataciones por servicios y el aparato de asesores, imaginemos el resto de municipios importantes, con la autorización priísta de subir los ingresos para los alcaldes y para los regidores, más la natural ampliación progresiva de la estructura burocrática.
 
Hoy que estamos inmersos dentro de una crisis económica, y que de momento nos damos cuenta del costo de la justicia social reclamada por el PRI, impulsada por el PRD, y aceptada por el PAN, que se ha convertido en la atención y entrega de recursos económicos en lugar de cinco millones de familias cifra del final del sexenio de Fox, que se ha duplicado a diez millones de familias que reciben dinero de la federación: por un sin número de ejercicio de programas sociales; aparece una propuesta de 2% de impuesto generalizado al consumo, más otras medidas impositivas; y todos nos encabronamos, y ¿cómo no?; más allá de los discursos, de las ideologías, de los debates en las campañas lectorales: esta operando oportunidades, Procampo, pronabes, guarderías infantiles ligadas a SEDESO, setenta y más para personas que habitan en localidades con menos de veinte mil habitantes. Y ante la escasez de recursos, simple y sencillamente, no se pueden atender una galopante política populista o asistencialista desmedida, que ha carcomido los cimientos del Estado neoliberal y lo ha convertido en ineficiente.

Antes que revisar la política asistencialista del Estado mexicano, de principio se ha volteado la mirada hacia la obesidad del aparato gubernativo, y que bueno, seguramente el debate de la política impositiva, dará un fuerte golpe a un añejo anhelo del PAN, hacer del aparato administrativo gubernamental una estructura burocrática mínima, ligera, ágil, tal y como la anhelaba en sus sueños Carlos Salinas de Gortari y no lo pudo conseguir, debido a la multiplicidad de intereses que se opusieron. La reducción del aparato burocrático federal,  que llegará hasta la desaparición de delegaciones federales, como consecuencia del futuro federalismo cooperativo, que viene, no sólo se debe exigir para el ámbito federal, debe ser compromiso de los gobiernos estatales y sobre todo de los gobiernos municipales, que hoy más que nunca, deben mostrar eficacia y eficiencia administrativa, y para ello, los partidos políticos empezarán a pensar en los perfiles de sus candidatos. Mientras existan alcaldes que piensen en estrenar camionetas lujosas, conocer el extranjero, y meter a cuates a nóminas especiales con jugosos ingresos por asesorías fictas, las medidas de política fiscal seguirán siendo oportunidad de sesudas reflexiones y promesas frustradas.    

 

*Raymundo García García es mexicano, catedrático, investigador y doctor en Ciencia Política.

 

Más de la obra de Raymundo García García:

  1. Facebook
  2. Twitter
next
prev
next
prev

Hay 554 invitados y ningún miembro en línea