BARTLETT VS BARTLETT
Minuto a Minuto

RADIO Sabersinfin.com

 

 

 

raymundo garcia.jpgBARTLETT VS. BARTLETT
Raymundo García García*


Dentro del camino de la carrera sucesoria por la gubernatura de Puebla, en opiniones anteriores se ha señalado que el PRI poblano desde la llegada como gobernador del ex secretario de gobernación federal Manuel Bartlett,  se produjo una profunda división en dos bloques: el tradicional representado por el toxquismo que fue heredado por el melquiadismo; y la otra corriente que se impulsó por el bartlismo, buscando implantar  una nueva generación de gobernantes, que por las condiciones de formación atrasada y tradicional de la clase política joven poblana  impulsó una mixtura que conjugó ideología y formación política modernizante y tecnocrática  en personajes como Jorge Estefan, José Luis Flores, Carlos Meza, Blanca Alcalá, Antonio Badillo entre otros, y el grupo formado en la vertiente más atrasada del priísmo poblano, formada en el pragmatismo de la cotidianidad, representada en Mario Marín y núcleo de compañeros: Carlos Hernández, Mario Montero, Valentín Meneses, Marco Antonio Gómez entre otros.



En el intento de empoderamiento del priísmo bartlista  modernizador y tecnocrático en el proceso sucesorio de 1998, abrió dos líneas: una tecnocrática hacia la gubernatura en la que fue derrocado y otra tradicional con Mario Marín en la presidencia municipal poblana, que se impuso con la esperanza de recuperar el mando estatal en el 2005. Empero, los resultados tricolores de 2004 para gobernador, obligaron a que la guía de gobierno representara la mixtura del proyecto bartlista en manos de Mario Marín: modernidad y tradición.  Modernidad en la recuperación de los proyectos abandonados por el melquiadismo: conclusión del periférico en sus dos carriles – la gran obra del presente sexenio- y la consolidación de la región Angelópolis como el gran proyecto metropolitano del futuro. Por su parte la tradición en el terreno político, el ejercicio más atrasado del poder, para el mantenimiento del poder por el poder mismo, puesto en movimiento de forma especial, después de la investigación política de la SCJN por el asunto Lydia Cacho.

Pero el priísmo bartlista modernizante no pudo ser aniquilado. Meza Viveros, Jorge Estefan, pero sobre todo Blanca Alcalá,  con la presidencia municipal capitalina, adquieren el instrumento para demostrar el ejercicio de una política moderna sustentada en el reconocimiento del adversario, en el impulso de políticas públicas con visión de futuro y de calidad mundial, con un mando confrontado pero buscando siempre el ejercicio de una legitimidad democrática. Así, con la llegada de Blanca Alcalá a la alcaldía angelopolitana, se incuba de nueva cuenta la línea modernizante del bartlismo, produciendo todas las consecuencias políticas que ello conlleva para el marinismo como bartlismo atrasado. De tal suerte que los acuerdos y desacuerdos entre Mario Marín  y Javier López Zavala versus Blanca Alcalá, no son otra cosa que las consecuencias de la confrontación de Blartlett contra Bartlett en sus dos versiones poblanas, que se están golpeando por el camino sucesorio.

Las encuestas que miden a los aspirantes priístas en su camino a la candidatura a gobernador (a) que pusieron en primer lugar a la mujer que es una política egresada de la UDLAP, con estudios de posgrado, con experiencia política y administrativa, como la puntera en la carrera, simple y sencillamente enloqueció a la fracción de la élite gobernante estatal de tipo tradicional, buscando las formas más sutiles y civilizadas de descarrilarla. La antidemocracia tradicional en el PRI hecha pública en distintos espectaculares que se oponen a una imposición, más la pulverización y por lo mismo el descontrol de aspirantes a las alcaldías apadrinados por diferentes actores tricolores, por hoy se convierte en el mejor panorama que abre las puertas a una alternancia en el poder estatal, alternancia que tanto anhelan los poblanos como requisito para arrancar a Puebla del estancamiento en el cual ha sido sumida por el autoritarismo.

 

*Raymundo García García es mexicano, catedrático, investigador y doctor en Ciencia Política.

 

Más de la obra de Raymundo García García:

  1. Facebook
  2. Twitter
next
prev
next
prev

Hay 767 invitados y ningún miembro en línea