En un día como hoy, concluyó la independencia de México, en una guerra que dejó entre 400 mil y 600 mil personas muertas (Artículo)
Minuto a Minuto

 

 

 

27 de septiembre de 2020

 

ConoSER Bien

 

Sin democracia, la libertad es una quimera.
Octavio Paz

 

El día de hoy se cumple 199 años de que nuestro gran país, México, se convirtiera en una nación independiente de la Nueva España. Fue el 27 de septiembre de 1821 cuando el Ejército Trigarante, liderado por Agustín de Iturbide entró triunfalmente a la Ciudad de México, representando este hecho el momento culminante de una gran gesta emancipadora, que duró 11 años de lucha provocando un número de muertos estimado entre 400 mil y 600 mil personas.

La lucha por la independencia de México se inicia un 16 de septiembre de 1810 con el llamado del cura Miguel Hidalgo a levantarse en armas, gesto conocido mundialmente como el Grito de Dolores, las palabras exactas que pronunció tal vez nunca se sepan, pero una de las versiones probables y más antiguas es la siguiente: "¡Viva nuestra madre santísima de Guadalupe!, ¡Viva Fernando VII y muera el mal gobierno!". El objetivo principal de este movimiento era liberar a nuestro territorio del yugo español y que en cada rincón de la Colonia se olvidase por completo el concepto de virreinato.

En 1811 entra en escena José María Morelos y Pavón. Desde principios de 1811 hasta la toma del Fuerte de San Diego en Acapulco (en agosto de 1813), los insurgentes lograron varios triunfos, entre ellos los obtenidos en las regiones del centro, en Cuautla (Morelos), y en el sur, en Acapulco y Chilpancingo (en Guerrero), donde Morelos convocó el 13 de septiembre de 1813 el primer Congreso de Anáhuac, también llamado Congreso de Chilpancingo, de la actual República Mexicana.

Aquí Morelos dio lectura a un documento al que llamó Sentimientos de la Nación, en el que destaca la importancia de los derechos humanos y de la libertad. Esta carta se conoce como el primer antecedente de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

Con la muerte del cura José María Morelos y Pavón en 1815, la lucha por la independencia pareció decaer ya que sólo quedaban movimientos aislados, como fueron los dirigidos por los Generales Guadalupe Victoria y Vicente Guerrero.

Inicialmente, Iturbide fue uno de los integrantes destacados del ejército realista, y en noviembre de 1820 fue nombrado comandante general del Sur, por lo que se le encargó combatir a Vicente Guerrero, quien se había convertido en uno de los principales líderes de los insurgentes e independentistas.

A fines de enero, Iturbide comienza una intensa labor epistolar para difundir sus planes de independencia a diversas personalidades. El coronel Agustín de Iturbide trató de derrotar a Vicente Guerrero sin éxito, por lo cual le propuso una alianza para lograr la Independencia, el insurgente Guerrero aceptó para obtener la autonomía absoluta de España.

El 10 de enero de 1821, Iturbide le escribe a Guerrero para invitarlo a rendirse por estar en camino la independencia. Diez días después, el 20 de enero, Guerrero le responde a Iturbide que rechaza el indulto, pero le ofrece su ayuda si en verdad su propósito es lograr la independencia.

El 10 de febrero de 1821, se reunieron en Acatempan, municipio de Teloloapan, Gro., donde acordaron las bases del Plan de Iguala, en el que se estableció la declaración de Independencia, bajo la tutela de la Corona española, así como el respeto de la religión católica. Para el cumplimiento de estos acuerdos se formó el Ejército Trigarante, cuerpo militar existente que estuvo encabezado por Agustín de Iturbide, el cual surge como resultado de la unión en un objetivo común (la independencia de la Nueva España) entre los realistas mexicanos de Agustín de Iturbide y los insurgentes mexicanos de Vicente Guerrero después del llamado Abrazo de Acatempan.

Posteriormente, el 24 de febrero de 1821, Iturbide firma el Plan de Iguala y lo envía al virrey Juan Ruiz de Apodaca, destacando como principios de este documento el establecer la independencia de México, mantener la monarquía encabezada por Fernando VII o alguno de los miembros de la Corona española, establecer la religión católica como única, y la unión de todas las clases sociales.

El 1 de marzo, Iturbide da a conocer el Plan de Iguala a las tropas que lo proclaman como el comandante del Ejército de las Tres Garantías: Religión, Independencia y Unión. El virrey Apodaca declaró a Iturbide fuera de la ley, a la par que éste suma más partidarios a su movimiento.

Finalmente, en agosto de 1821 se firmaron los tratados de Córdoba, en los que se estableció la Independencia de la Nación Mexicana, denominándose Imperio Mexicano, con un gobierno monárquico constitucional. España no aceptó los Tratados de Córdoba ni la capitulación que había firmado Juan O‘Donojú; ante esta nueva negativa y tras una lucha intensa contra las tropas españolas, el ejército español decidió huir y con eso se instaura de manera oficial la independencia de la nación.

El Ejército Trigarante entró triunfante a la Ciudad de México el 27 de septiembre de 1821, dando así por consumada la lucha de independencia, firmando al día siguiente el Acta de Independencia.

Pero el legado del movimiento armado, amable lector, no se limitó a lo político y a lo bélico, pues también dejó música, frases, personajes, comida y un sin fin de tradiciones que prevalecen a casi 200 años de su inicio.

 

Twitter @jarymorgado
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
conoSERbien; www.sabersinfin.com
next
prev

Hay 2522 invitados y ningún miembro en línea