Un relámpago en la tempestad: Beethoven (artículo)
Minuto a Minuto

RADIO Sabersinfin.com

 

 

 

07 de mayo de 2019

El soplo de Euterpe

Über sternen muss er whonen
Ahnest du den Schopfer , Welt?
Such ihn übern Sternenzelt
Über Sternen muss er wohnen
Schiller

“Escuchamos la Novena Sinfonía en re menor Opus 125 de Ludwig van Beethoven con la orquesta Sinfónica de Viena, bajo la dirección de Leonard Bernstein… Esta es X E L A Buena Música en México…” La estática parecía formar parte de la música, chirridos y desvanecimientos de las ondas electromagnéticas eran la gran cortina detrás de la cual se abría un escenario prodigioso: la música de los grandes maestros y su búsqueda interminable de la naturaleza del mundo a través del sonido, a través del indefinible arte de la música. La tarde avanzaba dejando la luz entre las nubes; impresionado, absorto, intensamente conmovido, con los ojos arrasados de lágrimas, apenas escuchaba  la voz precisa con tintes de tenor del locutor que anunciaba así el final de una de las obras más importantes y profundas producidas por la especie humana.  Entonces la luz distante de las estrellas, parecía presagiar un mundo mejor, una naturaleza humana con conciencia cósmica y universal. La noche era el escenario de aquello que se busca sin cesar, el significado de la abstracción de ser felices.

Comparto con mis posibles lectores ésta lejana experiencia cuando la única oportunidad de escuchar a Beethoven, Mozart o Bach era a través de la radio de amplitud modulada.  Muchos, quizá, recuerden aquellos felices días con estática, verdaderos retos para el oído, y sueños para el futuro.

Desde entonces la experiencia indecible de la música ha formado mi esperanza y fe en la obra humana, y Beethoven ha sido el gran maestro que ha conducido muchas experiencias profundas con su arte imponente, único y revolucionario.

Beethoven, su solo nombre estremece, sacude. Tempestad, paz, dulzura profundidad, revolución. Su obra integra los mejor de dos mundos: los grandes maestros clásicos Hayden y Mozart, el otro abrir las puertas a un mundo inexplorado,  nuevo que cambió el rumbo de la música occidental.

Beethoven cumplía diez y nueve años cuando comenzó la Revolución Francesa y cambió para siempre el escenario político de Europa. Las viejas ideas sucumbieron pronto ante el empuje de los ardores de cambio que tendía a relevar la personalidad humana, antes sometida a la voluntad de un hombre monarca,  por  la proclama de espíritus libres.

Las nuevas voces empujaban las mentes más brillantes y apasionadas que renovaron los eternos problemas del destino social humano.  El resultado efectivo fue un mayor espíritu de búsqueda en los dominios del arte y el pensamiento. Los músicos se creyeron en el deber de acciones superiores cobijados por aires nuevos, y se convirtieron en los profetas cuyo grimorio partía de creer que la música puede y debe aspirar a impulsar los humano en toda la diversidad de sus visiones y movidos por sus pasiones.

Bajo el dosel que cobijaba el grito de igualdad, fraternidad y libertad de la revolución francesa, la obra de Beethoven retoma la estafeta y desarrolla una nueva manera de escuchar la música. Esta,  basa en las posibilidades del piano. En él la obra de Beethoven hunde sus raíces y logra el fruto musical perfecto, los tiempos del clavecín tan importante en la obra de Bach quedaba atrás.  El piano es un instrumento notable, era el más novedoso y atractivo para intérpretes y compositores. En tiempos de Beethoven se le añadió la sexta octava y con la ampliación se logró tener una pequeña orquesta completa capaz de inspirar las más complejas composiciones. Beethoven llevó el instrumento a su máxima capacidad interpretativa, sus treinta y dos sonatas para piano son prueba de ello, la música de cámara o las diez sonatas para violín y piano. Especialmente la Sonata a Kreutzer, Opus 47 en la cual flota el espíritu de Tolstoi.

Gran  parte de la obra de Beethoven fue compuesta bajo una trágica circunstancia, desde los veintinueve años comenzó una progresiva sordera.  Es necesario reflexionar un momento e imaginar el esfuerzo sobrecogedor que debió echar mano para no dejarse vencer. Sin duda es el caso más sobresaliente de voluntad y reto de un hombre contra todas las adversidades imaginables. Beethoven salió avante de todas las circunstancias y legó a la humanidad un sentido claro y universal del arte musical.

Al escuchar una de sus obras finales, la Sinfonía Nueve, se produce una experiencia, una especie de carga eléctrica,  que nos conduce al límite humano.

Desde el primer compás algo no definido, indecible se apodera de nuestra mente, en mi experiencia personal el texto de la Creación del Rig Veda viene en mi auxilio y quizá exprese la experiencia sobrecogedora de la Novena Sinfonía.

“Entonces no habí­a existencia o inexistencia.
No existía la región luminosa, ni el espacio que se encuentra más allá.
¿Qué habí­a? ¿Dónde? ¿Bajo qué designio?
¿Qué sustancia estaba allá, —profunda e insondable?
No existía la muerte ni la inmortalidad.
No habí­a distinción entre la noche y el dí­a.

Aquello respiraba sin aire, por sí­ mismo.
No habí­a otra cosa más allá.
En el comienzo habí­a oscuridad oculta en la oscuridad.
Todo era sustancia sin distinción.
Aquello, que estaba cubierto de vaciedad, surgía a través del calor generado por si mismo.
En el principio, el deseo, la primera semilla de la mente, surgía en Aquello.
Los sabios, investigando en su corazón con sabidurí­a, hallaron las ataduras de la existencia en la inexistencia…”

La Novena Sinfonía es una asombrosa obra, declarada por la UNESCO  Memoria de la Humanidad,  es el Himno de la Unión Europea. El coral final de Beethoven llega para sembrar las posibilidades humanas. .

Escuchar con atención y pasión:

Las sonatas para piano. Diez sonatas para violín y piano. Coro de los prisioneros, de Fidelio. Las nueve sinfonías y los  cuartetos Rasumovsky. Estas recomendaciones sólo para comenzar a conocer la imprescindible obra de Beethoven.

 

Alejandro Rivera Domínguez, miembro del Seminario de Cultura Mexicana y la Asociación de Estudios del Pleistoceno.

Correspondencia: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

________________________________

Debe residir por encima de las estrellas
¿Adivinas mundo quién es tu creador?
¡Búscale más allá del dosel del cielo!!
Debe residir por encima de las estrellas…

  1. Facebook
  2. Twitter
next
prev
next
prev

Hay 1021 invitados y ningún miembro en línea