La exaltación del amor: trovadores y poetas (Artículo)
Minuto a Minuto

RADIO Sabersinfin.com

 

 

 

 

19 de febrero de 2019

 

El soplo de Euterpe

Nosotros también cantos nuevos elevamos
Aquí también las nuevas flores están en nuestras manos
Canto Náhuatl

El año mil fue el escenario temporal de cambios profundos en la sociedad europea.  El clima benigno favoreció el desarrollo de métodos agrícolas más eficientes y productivos. La población tendió a un crecimiento constante y, en consecuencia, novedosas maneras de leer la realidad. Al comenzar el siglo XII, Europa había igualado en muchos aspectos la refinada cultura del Islam. Aquel siglo vio florecer tres grandes doctrinas acerca del amor, ideal que abría senderos nuevos al conocimiento del hombre como criatura capaz de definirse a sí mismo.

Guillermo de Saint Thierry en sus obra De contemplando Deo y sobre todo De natura et dignitate amori,  que data de 1118, proponía que el amor nos iguala a Dios y nos lleva a conocernos a la luz de nuestra propia grandeza. El siempre luminoso Abelardo, afirmaba en su magna Introductio ad Theologium escrita en 1121, que el amor es una acción de sacrificio que descansa en el desprecio y la humillación de sí mismo, siempre que el ser amado goce con ello y por tanto, se glorifique en el sufrimiento del otro. Así, el dolor emocional da luz a la fuerza indefinible e irracional del amor.

Otro pensador que reflexionó en torno al amor humano, carnal, ideal inalcanzable o bien cotidiano  fue Bernardo de Claraval, uno de los primeros expedicionarios de las Cruzadas a Tierra Santa, escribió la notable obra De Diligendo Deo de 1127, impone el concepto europeo de hombre amoroso, en claro contraste con la búsqueda medieval de la beatitud, anclada en la búsqueda del paraíso para el alma. El amor, libre de las cadenas teológicas, es renuncia al sentido de la pureza abstracta, este sentido se desplaza hacia una idealización del entorno femenino.  El trovador, un nuevo mensajero, no necesariamente aspira poseer a la dama. Se vive en las trovas, la frustración de no alcanzar la realización del acto amoroso. El trovador expresa distancia y melancolía, un ideal femenino que no alcanza, es inasible, casi etéreo, sin embargo, es la representación de un amor humano, carnal. Otro es el amor místico, cuya representación es un mundo divino, que desemboca en un objeto extraordinario y misterioso.

Los trovadores y poetas hablaban la Lengua de Oc simiente del francés. Estos trashumantes cantores vagaron por el sur de Francia, España, norte de Italia e incluso fueron apreciados en Alemania. El aporte de los europeos del siglo XII abrió las ventanas a nuevos conceptos revolucionarios. El objetivo primordial del amor, es el goce, disfrutar los regalos de Dios entre otros el amor carnal.  La música europea abandonaba el claustro, caminaba por las aldeas y los palacios, permeaba las almas que lentamente despertaban a reconocerse como obras de Dios y dignas del disfrute de la vida. 

La música de los trovadores pensada para acompañar poemas y luego entonaciones para decir su pensamiento, recibió influencia de la música árabe que penetraba a través de los Pirineos y venía del luminoso Al Andalus y otro poco de la adusta música cátara cuya rigidez servía de marco para decir poemas.

Siglo XII europeo luminoso que enciende el alma para conducirla al más allá. Pero el amor es, esencialmente, un arte que estremece el sentido y oculta, como misterio, el nombre de la dama. La mujer es un imaginario, un llano y simple abstracto amoroso.

Poco hay, no obstante, la popularidad de los trovadores por al menos, dos siglos. En Francia se conocen al menos 246 composiciones de trovadores bien estudiados.

Sólo de Bernard de Ventadour se conocen diez y ocho  composiciones. La notación musical era primitiva y tosca, expresada mediante notas cuadradas, sin preocuparse por el rimo o la altura de la clave, incluso la duración. Permanece la supremacía de las líneas melódicas, el acompañamiento para la palabra. En esta aparente debilidad, radicaba justamente la riqueza del trovador, él interpretaba libremente la música en tempo rubato, tiempo flexible y rico en expresiones. Con estas herramientas, el trovador expresa el goce, la dicha de vivir y amar, expresar aquel amor oculto pero al tiempo liberador.

He aquí un verso en lengua de Oc de las venerables canciones trovadoras.

Tot jorn melhur et esméri ,

Car la gensor sérv e coli

Del mon, çó us die in apert

Sieus sui del pó tro qu´en cima,

E si tot venta  ilh fried¨ aura

L´ amors qu´inz el cor mi plou

Mi ten chau ton plus ivérna  

Todos los días me mejoro y me refino

Pues sirvo y reverencio a la más gentil del mundo

Os lo digo sin rodeos, soy suyo de pies a cabeza

Y aunque sople el aire frío , el amor que llueve sobre mi corazón

me mantiene caliente en lo más frío del invierno

Recomendaciones:

i.-Trobadours occitanes des siecles XII et XII.

Clemencic Consort

ii.-Richar Coeur d´Lion

Trobadours et trouvers.

Alla Francesca.

iii.-Bernard de Ventadour

Quan l´erba fresca e´l folah par

iv.-Giraut de Bornelh

Non puesc sofrir.

 

Alejandro Rivera Domínguez, miembro de la Asociación de Estudios del Pleistoceno.
Correspondencia: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo..
  1. Facebook
  2. Twitter
next
prev
next
prev

Hay 1386 invitados y ningún miembro en línea