Los Extraños Caminos de la Historia
Minuto a Minuto

 

 

14 de octubre de 2014

- La Historia Jamás Contada -

El pasado 12 de octubre se conmemoró nuevamente el “descubrimiento de América” por Europa –más precisamente España- en 1492, fecha y acontecimiento cuestionados hace mucho en el terreno histórico por investigadores independientes y político por activistas anticolonialistas, cuyo número crece a medida que más gente toma conciencia que el mito colombino justifica la dominación española de esta región del Mundo no sólo en el pasado, sino ahora mismo, como todavía sueñan algunos nostálgicos –de allá y aquí- de sus glorias imperiales… o casi. (Aquí mismo en la Ciudad se dio, me parece que por las fechas del quinto centenario, el derribamiento de un busto o algo así, por inconformes con la celebración.)

colonPero aparte de esto, las expediciones mismas no dejan de tener su aspecto intrigante, que bien podría dar motivo a una investigación criptohistórica –esto es, de su historia oculta-, cuya manera más gráfica de plantear sería como trama de una novela al estilo de EL NOMBRE DE LA ROSA de Eco o LA CLAVE DA VINCI de Brown:

Supongamos que el buen Cristóbal Colón –cualesquiera fueran su nombre y nacionalidad verdaderos, que siguen discutiéndose- no fuera un ingenuo soñador como enseña la Historia oficial, sino un prospector PROFESIONAL dedicado a localizar y evaluar territorios ricos en especies minerales, vegetales y animales codiciadas por poderosos, como reyes y similares, dispuestos a pagar por esta información privilegiada. Aun cuando al principio de su carrera pudo haber sido un solitario buscador de tesoros actuando por su cuenta y riesgo, conforme fue profesionalizándose requirió un sistema de soporte y administración que garantizara aceptablemente para sí, sus clientes y posibles socios, tanto prácticas eficientes de búsqueda como, por supuesto, HALLAZGOS.

Es decir, tuvo que convertirse en EMPRESARIO y lo que esto implica: empleados, inmuebles, transportes, contactos y, sobra decirlo, cobertura financiera para ello. De esta red no se ha hecho publicidad, aunque seguramente hay registros, incluso si en su época fueron top secret. Pero la parte crítica y a la vez más interesante para la investigación recreativa –en los dos sentidos-, es la concerniente a la recuperación de información de naturaleza extraña y a veces muy técnica, pues se trataba de acceder a mapas antiguos, relatos de viajes, bitácoras de navegación e incluso OBJETOS exóticos naturales de –o manufacturados en- tierras desconocidas, pero ya no legendarias, pues había al menos indicios de su realidad.

Esto explicaría su serie de viajes ANTERIORES a la preparación de la primera expedición, a lugares aparentemente tan ajenos a su propósito como algunos monasterios, que cobra sentido al considerar que éstos eran los depósitos naturales para este tipo de información, lo mismo que las bibliotecas de algunos nobles…

Esta parte, la historia jamás contada de los viajes de Colón, podría aportar pistas sobre los descubridores originales de América, antes incluso de la fusión de los reinos de Castilla y Aragón y el nacimiento de lo que llegaría a ser el Imperio Español.

Fernando Acosta ReyesFernando Acosta Reyes (@ferstarey - Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.) es fundador de la Sociedad Investigadora de lo Extraño (SIDLE), músico profesional y estudioso de los comportamientos sociales.

next
prev

Hay 517 invitados y ningún miembro en línea