Amar sin miedo (Artículo)
Minuto a Minuto

 

 

 

30 de junio de 2022

Compartiendo tu opinión

 

¿Te has preguntado por qué cada vez más personas se cierran al amor? ¿Será porque el amor es el sentimiento más grande que podemos llegar a sentir, y esto nos asusta?

Muchas personas aseguran que el amor duele y que, por lo tanto, el amor y el sufrimiento van siempre de la mano.

Esta afirmación se ha hecho popular a través del tiempo, debido a las constantes experiencias dolorosas que viven los individuos dentro de una relación amorosa.

La idea ha quedado tan arraigada en la consciencia de la gente que se ha heredado a través de las generaciones. Niñas y niños crecen viendo historias de desamor, en las series de televisión o escuchando en voz de sus padres lo cruel y dañino que es el amor, por lo tanto, asumen que amar es sufrir.

Tal vez sea por esto que muchas personas no se permiten entregarse al amor en su totalidad.

Todos tendríamos que ser capaces de amar, sin condiciones ni limitaciones. Los seres humanos y la vida en la tierra son el más grande acto de amor. Negarse al amor es negarse a la existencia misma.

Lo que ocurre es que no comprendemos la naturaleza de dicho sentimiento y con frecuencia lo confundimos con otras emociones. Por ejemplo, creemos que amar es enamorarse de alguien o apasionarse con un deporte. Creemos que amar nuestro cuerpo es someterlo a tratamientos para adelgazar o que amar a nuestros hijos es obligarlos a reprimir sus preferencias sexuales.

Pero amar es, en un principio, aceptar. El verdadero amor no pretende cambiar nada. Quien ama sinceramente a su hijo, lo guía con sabiduría, pero no juzga ni pretende cambiarlo a su gusto. Por esto resulta tan difícil educar con amor, y a veces caemos en la complacencia y la falta de corrección. Definitivamente el amor es complejo.

En primera instancia, uno tendría que aprender a amarse a sí mismo, para dejar de reflejar nuestras necesidades en otras personas. En las relaciones de pareja, por ejemplo, quedan descubiertas nuestras más profundas heridas y es en ese momento cuando le exigimos al otro que cambie actitudes o adopte conductas que nosotros necesitamos para sanar.

En otros artículos ya habíamos mencionado que nadie puede sanarnos ni hacernos felices, pues esto solo depende de nosotros. Así que cualquier modificación que haga mi pareja para complacerme, solo estará disimulando mis heridas y por lo tanto, el día que ella llegue a flaquear o abandonar, me hará sentir, nuevamente, el dolor, la necesidad y la tristeza que antes tenía.
Cuando amas a alguien no le exiges que cambie, porque no necesitas que cambie. Pero, para llegar a esto, se requiere estar emocional y mentalmente equilibrado, de modo que nuestra propia felicidad no dependa de nadie.

Decir que amas a alguien porque te hace feliz, en realidad, no es amarlo. Pues en el momento que aquella persona tenga que partir, aparecerá el dolor, la tristeza y la infelicidad, además, es en ese momento cuando experimentamos el odio hacia la persona que nos abandonó.

Así que, cuando el amor implica sufrimiento, es porque hay un gran vacío interior.

Cuando una persona que amas tiene que partir de este mundo, el dolor es inevitable, sin embargo, eres capaz de seguir adelante con tu vida y continuar sonriendo y disfrutando, recordándola con cariño. Pero cuando se va una persona de la cual dependía tu felicidad, entonces aparece el sufrimiento inagotable.

Los sentimientos en los seres humanos son parte de nuestra naturaleza, por lo tanto, no debemos pensar que sentirnos tristes o extrañar a alguien, es malo. Conocer y gestionar nuestras emociones es necesario para participar del amor sin caer en el sufrimiento.

Pensemos, a propósito del amor de los seres humanos a la naturaleza, a la gran vida que todo lo envuelve, por ejemplo cuando un niño que ha tenido una mascota, desde muy pequeño. Cuando el animal cumpla su ciclo de vida, el pequeño sentirá tristeza y dolor, naturalmente, pero esto no significa que no volverá a ser feliz o que no podrá amar a otra mascota después. Pero será muy importante el cómo experimente esta pérdida y como puedan guiar sus cuidadores las emociones que vive en ese momento.

Si el niño ha hecho una dependencia con el animal, entonces su separación será mucho más dolorosa y sufrirá por más tiempo. Inclusive, después de esta experiencia, es posible que no quiera volver a amar a una mascota para no tener que vivir nuevamente una separación de tal magnitud.

Y esta es otra de las razones por las que muchas personas huyen del amor y prefieren no entregarse: el miedo a sentir.

El mundo actual nos está llevando a una desconexión emocional, el ritmo de vida es tan rápido que no hay tiempo para sentir. Esta tendencia a involucrarnos más con las máquinas y los medios digitales antes que con personas reales, nos está obligando a reprimir nuestras emociones.

En un principio existe el miedo a sentir, luego, para evitar reconocer nuestras emociones, nos distraemos con todas las herramientas que tenemos a la mano, y después, cuando nos damos cuenta, ya no logramos sentir afecto, alegría, tristeza o ira. La desconexión emocional no nos permite amar.

Hablar del amor, es una tarea difícil, pero puedo asegurar que hay algunas cosas que resultan importantes si queremos experimentarlo sincera y profundamente: La aceptación hacia los demás y hacía ti mismo, es una de ellas; así como perder el miedo a sentir. Por supuesto, ejercer el amor propio y por último, no confundir amor la dependencia.

 

Bibliografía:
Bariso Justin. Inteligencia emocional para la vida cotidiana: Una guía para el mundo real. Editorial Nirvana libros. Septiembre 2020.
Psicoactiva: El Síndrome de desconexión emocional. Junio 2019 https://www.youtube.com/watch?v=YqCcL_Qj7Vs
Rodríguez Alejandro. El miedo al amor. La mente es maravillosa. Enero 2022 https://lamenteesmaravillosa.com/el-miedo-al-amor/
 
Salvador Calva Morales es rector del Sistema Universidad Mesoamericana.
next
prev

Hay 339 invitados y ningún miembro en línea