Reconocer el compromiso social de los individuos antes de señalar sus defectos personales (Artículo)
Minuto a Minuto

 

 

 

22 de mayo de 2022

Compartiendo tu opinión

 

Estoy seguro de que nadie es completamente bueno ni completamente malo. Hay quienes aseguran que el ser humano llega al mundo siendo bueno y es la sociedad quien le convierte en una mala persona.

En mi opinión el hombre es perfectamente imperfecto. Todos tenemos virtudes y defectos y son estos dos grupos de características los que nos hacen errar o acertar en la vida.

El problema viene cuando la gente pone expectativas casi irreales sobre alguien. Es decir que, cuando una persona tiene influencia dentro de una sociedad, especialmente si se populariza por algunas buenas acciones para determinados sectores, entonces se espera de este personaje que no cometa ningún fallo, ninguna equivocación. Se espera que sea perfectamente bueno, siempre.

Un ejemplo claro es el caso de Mahatma Gandhi, un símbolo de paz en la actualidad y para gran parte de la población de la India el Padre de la Nación. Gandhi lideró campañas para mitigar la pobreza, fue defensor de los derechos humanos y luchó por la libertad de la India ante el dominio extranjero, siempre bajo el lema de la no violencia. Gandhi fue nominado en diferentes ocasiones para recibir el premio Nobel de la paz, aunque nunca se lo concedieron.

Lo que hizo en vida le llevó a ganar simpatizantes, inclusive aún después de su muerte, a través de su legado, y esto ha permitido que su nombre sea mundialmente conocido y parte de la cultura universal.

Para muchos, este personaje es algo parecido a un Santo. Bibliotecas, organizaciones e instituciones llevan su nombre, se han levantado esculturas y se ha colocado su rostro en diferentes partes del mundo. Y es aquí donde empieza a ponerse en juego la imagen, pues idealizar a un hombre, cualquiera que sea, es lo que viene a generar una serie de situaciones negativas.

Hace poco, se hizo pública la noticia de que Gandhi escribió cartas a Hitler, llamándolo “mi más sincero amigo”, lo cual es imperdonable para alguien que ante la vista de todos es “perfectamente bueno”.

Además de otra serie de acusaciones geradoras de múltiples debates.

Esto ha provocado que se retiren monumentos, esculturas y murales que habían sido colocados en su honor. ¿Y todas las organizaciones que llevan su nombre desde hace años?, ¿y las instituciones que han promovido su historia y lo han colocado por años como un ejemplo a seguir?

Me parece acertado que se cuestione la historia, que se investigue y se llegue a la verdad, siempre que esté bien fundamentada. Pero creo que sería mucho más sano para la sociedad dejar de idealizar a los líderes y por consecuencia, dejar de poner expectativas en ellos.

Como dije al principio, nadie es completamente bueno. Hasta los más grandes héroes de la historia debieron cometer errores y seguro que tomaron decisiones equivocadas.

Replantearnos cuáles son nuestros héroes nacionales, o las figuras mundiales de gran peso, es algo que a la generación de jóvenes de hoy se les da muy bien, y es de aplaudirse, pues significa que no tomarán ideales ajenos sin cuestionar antes su verdadera naturaleza.

Sin embargo esto también ha generado una tendencia generalizada que puede llegar a afectar el desarrollo social, y es la necesidad de señalar siempre los defectos o errores antes que las virtudes y los aciertos.

Si un hombre hace diez buenas acciones y comete un solo error, el acto equivocado pesará mucho más que aquellas buenas decisiones.

Aquellas personas que tienen un impacto social importante con acciones a beneficio de determinados sectores, ya sea en pro de los derechos humanos, por el bienestar de las infancias, a beneficio del medio ambiente o en pro de los animales, son quienes están más expuestos. Parece que todo el mundo tiene los ojos puestos en ellos esperando a que se equivoquen en una sola cosa para echarles abajo todo lo construido.

Reitero que me parece de suma importancia cuestionar a las figuras públicas o líderes mundiales, sobre todo porque en muchos casos no hay congruencia entre lo que se predica y lo que se hace, pero mi invitación es a no perder de vista que todos tenemos defectos, y aun aquellos que consiguen concretar muy buenas acciones, tienen derecho a equivocarse.

Al final se trata de aprender, de tomar nuestras virtudes, aceptar nuestros defectos, entender las condiciones sociales de nuestro entorno y, con todo esto, buscar nuestro crecimiento personal y encontrar de qué manera nuestro trabajo y nuestras virtudes pueden aportar, mucho o poco, al favorable desarrollo de nuestra sociedad.

No podemos poner en nadie la expectativa de la perfección. De lo contrario, nadie sería un buen ciudadano, un buen maestro, un buen padre o un buen líder. Hay que valorar, por encima de los defectos, el compromiso social que tienen. México está lleno de héroes, pero no se habla de ellos porque siempre compartimos las malas noticias.

Podríamos decir mucho sobre las cosas favorables que sucedieron en México durante la crisis sanitaria, es una larga lista, pero mencionaré sólo algunos eventos con la intención de contagiar ese entusiasmo que me invade cuando leo noticias como estas:

 

Un hospital móvil hecho en Oaxaca operó en Estados Unidos durante la crisis del coronavirus. Un maestro de zona rural usó su “combiteca” para llevar internet a niños de bajos recursos para que pudieran seguir estudiando. En México se crearon ventiladores para los casos graves de COVID-19, que reducían el costo en un 70%. Estudiantes de la UNAM ganaron las medallas de oro y bronce en un concurso internacional de matemáticas.

Detrás de estos acontecimientos hay uno o varios protagonistas, con grandes habilidades pero también con grandes defectos. Pero hay algo que todos ellos comparten y es el sentido de crecimiento personal y un gran compromiso social. Al final, creo que esto es lo que vale la pena rescatar.

Sin expectativas ni idealizaciones, reconocer las buenas acciones, seguir los buenos ejemplos y dedicarnos, cada quien, a alcanzar nuestro máximo desarrollo personal.

 

Bibliografía:
¿Quién ha sido el mejor líder en la historia del mundo? BBC News Mundo. Agosto 2020 https://www.bbc.com/mundo/noticias-53684066
La polémica detrás de Mahatma Gandhi. La vanguardia 2021. https://www.lavanguardia.com/vida/junior-report/20190930/47709783528/gandhi-polemicas-racismo-fascista-pedofilia.html
Gonzáles Manso Ana Isabel. Héroes nacionales como vehículos emocionales de coceptos políticos. Universidad del País Vasco. España. Diciembre 2015. Rescatable en: https://dialnet.unirioja.es/descarga/articulo/5322892.pdf

 

Salvador Calva Morales es rector del Sistema Universidad Mesoamericana.

next
prev

Hay 925 invitados y ningún miembro en línea