Durante la transpandemia no bajemos la guardia en la salud integral infantil (Artículo)
Minuto a Minuto

 

 

 

19 de mayo de 2022

 

Compartiendo tu opinión

 

No debemos abandonar ahora los esfuerzos por atender las diferentes problemáticas de salud que existían antes del COVID-19, en la población infantil. Es una pena que se haya retrocedido tanto en materia de alimentación, obesidad infantil y esquemas de vacunación.

Cuando se declaró la pandemia mundial en el mes de marzo de 2020, se corrió la voz de que el sector más vulnerable era el de los adultos mayores. Y no cabía duda de ello, el número de ancianos que perdieron la lucha contra el coronavirus fue devastador.

Caso contrario, se dijo, los niños representaban un porcentaje muy bajo, casi nulo, de los casos graves de este padecimiento, y aunque nunca se dijo literalmente que los niños eran “inmunes”, esta idea se fue popularizando hasta asumir entre diferentes individuos, que no había riesgo alguno para los menores contagiados, a excepción de aquellos que presentaran enfermedades previas como asma, cardiopatías o diabetes infantil, entre otros padecimientos crónicos.

Según expertos, dicha creencia provocó que los más pequeños fueran mayormente expuestos y severamente desprotegidos. Para noviembre de 2020 la ONU emitió un informe alertando sobre este mito, y dio a conocer que había una gran cantidad de casos en los que, menores de 16 años, habían sido hospitalizados e inclusive señaló fallecimientos de niños y lactantes, por coronavirus.

No podemos perder de vista que nos encontrábamos ante un virus desconocido, y por esto, con el paso del tiempo se dijeron cosas que después fueron refutadas, surgiendo así diversas contradicciones al respecto.

Pero lo que no se podía negar era todo lo que sucedía alrededor nuestro, y la presencia de coronavirus en los niños fue cada vez mayor. Además, la respuesta ante el contagio era muy diversa, aunque la mayoría solo presentaba una gripe leve, hubo casos en los que se registraron complicaciones respiratorias, presencia de salpullido intenso o el síndrome inflamatorio multisistémico por COVID-19.

Fue hasta que se registraron más casos graves en menores, que se les protegió con más responsabilidad. Con todo esto para 2021 ya había 758 muertes por covid en la población infantil.

No se puede negar, que a pesar de todo, este sector es el que mantiene el porcentaje más bajo de casos graves hasta la fecha, y quizás por esto se ha dejado para el último la vacuna contra COVID-19 para menores de 12 años.

Muchos padres de familia esperan ansiosos por la vacuna para proteger a sus hijos contra este virus que por dos años nos ha amenazado, sin embargo creo que hay cosas que han estado acechando a los niños con más fuerza, y que son estos riesgos los que han permanecido a la sombra de la pandemia.

Sabemos de los daños pandémicos colaterales de los cuales se ha hablado como la violencia infantil en el hogar, el retraso académico, la afectación psicológica por confinamiento y la pérdida de habilidades sociales o de psicomotricidad.

Estos puntos mencionados tantas veces merecen total atención para su pronta solución, pero en este artículo quiero mencionar una serie de situaciones que también se han agravado y hoy, en transpandemia, amenazan la vida de los pequeños.

Estos son algunos datos que creo conveniente tener muy presentes para continuar con el cuidado de la salud de niñas y niños, y que no tienen que ver con el COVID-19.
Muchos niños que padecen enfermedades crónicas, a raíz del miedo a salir de casa o a visitar hospitales, han interrumpido tratamientos, estudios y terapias que son indispensables para su mejoría.

El incremento de diagnósticos de diabetes infantil o incluso infección por VIH en niños no puede pasar desapercibido. Me ha sorprendido leer en un informe de la UNICEF que durante el 2020, 300 mil niños se contagiaron con el VIH. En definitiva, esto es algo que no podemos dejar de atender.

Por otro lado, hablando de vacunación, instituciones de salud de diferentes países reportaron una alarmante disminución en la aplicación de vacunas del esquema regular en lactantes y niños. Esto, explican expertos, podría marcar un retroceso importante en la salud global, y no hablamos solo de coronavirus, sino de aquellas enfermedades que se mantenían bajo control desde hace décadas.

Otro aspecto que está directamente relacionado con la salud y el bienestar de chicos y grandes, es la calidad de los alimentos. Aunque existen grandes organismos que regulan la calidad de los productos industrializados, no ha sido suficiente para quitar del mercado, aquellos que son ricos en calorías, grasas saturadas y sodio, pero pobres en nutrientes.

En un sondeo rápido, la UNICEF dio a conocer que 1 de cada 2 jóvenes de América Latina ha tenido dificultades para acceder a alimentos saludables y ha disminuido su actividad física.

Lo mismo ha pasado con adultos y, por consecuencia, con niños, repercutiendo así en la nutrición, salud y crecimiento de los individuos.

Con todos estos datos ya no nos parece extraño que enfermedades como la hepatitis infantil, esté ganando terreno en el mundo y haya despertado la preocupación de los médicos.

No podemos decir que todo es culpa del coronavirus. Esto es consecuencia de la desatención general y es parte de lo que nos toca afrontar en transpandemia.

Debemos retomar con mucha más fuerza los cuidados de la salud de nuestras niñas y niños.

Más allá de esperar la vacuna contra COVID-19, como si eso fuera a resolver todos los problemas, podemos empezar a cuidar la alimentación, la nuestra y la de nuestros hijos, generar espacios para la actividad física y completar los esquemas de vacunación. Con esto podemos ayudar a reducir los riesgos que hoy amenazan a la población infantil.

Los pequeños, afortunada o desafortunadamente, dependen cien por ciento de nosotros. No dejemos que la transpandemia les robe la tranquilidad, la alegría y el desarrollo armónico. Tomemos las medidas necesarias y sigamos velando por su bienestar integral.

Bibliografía:
OMS comunicado de prensa. La OMS y UNICEF advierten de un descenso en las vacunaciones durante la COVID-19. Julio 2020. https://www.who.int/es/news/item/15-07-2020-who-and-unicef-warn-of-a-decline-in-vaccinations-during-covid-19
UNICEF. La pandemia de COVID-19 causa un importante retroceso en la vacunación infantil, según nuevos datos de la OMS y UNICEF. Julio 2021 https://www.unicef.org/es/comunicados-prensa/pandemia-covid19-causa-importante-retroceso-en-vacunacion-infantil
ONU. El COVID-19 sí afecta a los niños y la pandemia puede dejar una “generación perdida” Informe 2020 https://news.un.org/es/story/2020/11/1484262
León Karimen, Arguello Juan Pablo. Efectos de la pandemia por la COVID-19 en la nutrición y actividad física de adolescentes y jóvenes. UNICEF Informe https://www.unicef.org/lac/efectos-de-la-pandemia-por-la-covid-19-en-la-nutricion-y-actividad-fisica-de-adolescentes-y-jovenes
UNICEF. En 2020, un niño se infectó con el VIH cada dos minutos. Informe noviembre 2021 https://www.unicef.org/es/comunicados-prensa/en-2020-un-nino-se-infecto-con-vih-cada-dos-minutos
 
Salvador Calva Morales es rector del Sistema Universidad Mesoamericana.

next
prev

Hay 752 invitados y ningún miembro en línea