Transpandemia y psicopatía (Artículo)
Minuto a Minuto

 

 

 

17 de mayo de 2022

 

Compartiendo tu opinión



La psicopatía es un tipo de trastorno de personalidad que se caracteriza por la alteración de la conducta social de una persona, y que no interfiere con su capacidad intelectual. Dicho transtorno no debe pasar desaparcibido en la transpandemia.

Diversas fuentes revelan que al menos el 1% de la población mundial es psicópata, y que, aunque a primera vista la cifra no parece significativa, sí lo es cuando se contrasta con el hecho de que son estos quienes serían los responsables de la comisión de la mitad de delitos violentos en países desarrollados (Janire, Rámila. Muy Interesante. 2017).

De entre las conductas frecuentes de un psicópata se encuentran: nula empatía con el sufrimiento ajeno, baja o nula presencia de emociones, tendencia a la manipulación de las circunstancias y de las personas, y la incapacidad para medir las consecuencias de una acción por la imposibilidad de discernir entre el bien y el mal.

Además de esto, también presenta una tendencia a adoptar comportamientos violentos aunque, a diferencia de los sociópatas, no son detonados por un impulso emocional.

La psicopatía se considera un trastorno de la personalidad antisocial, aunque no por esto las personas que presentan esta condición se aíslan del mundo, al contrario, los psicópatas pueden relacionarse y generalmente suelen ser encantadores.

La mayoría de los estudios concluyen que un psicópata ya nace con esta característica, pero a pesar de que por muchos años se ha investigado sobre esta condición, siguen quedando muchas preguntas sin responder.

Después de tanto tiempo de estudio, hay algunas cosas que se han dado por sentado, por ejemplo que el entorno social, la calidad de vida durante la infancia y el ambiente en general en donde se desarrolla la persona con este rasgo, pueden influir significativamente en su comportamiento.

Además de lo mencionado anteriormente, se sabe también que es necesario diagnosticar a las personas que padecen este trastorno y apoyarlos con tratamiento psicológico o psiquiátrico, si fuera el caso.

Pero, al menos en la sociedad mexicana, no hay una estrategia efectiva para la detección de casos, y sobre todo, para el tratamiento psicológico de estos. Por el contrario, existen señalamientos y etiquetas de las personas que presentan rasgos psicopáticos.

Las psicopatías están relacionadas con la violencia y crímenes graves, es decir, que un individuo con trastorno de personalidad que ha sufrido maltrato en la infancia y que no es oportunamente diagnosticado, que además habita en un entorno hostil, posiblemente terminará por cometer delitos de homicidio.

Es preocupante saber que en México, estos detonantes de la conducta violenta en un psicópata, son cosa de todos los días. Según estudios de la UNAM, existen en México 900 mil psicópatas. Los altos índices de maltrato infantil, la delincuencia en las calles y la poca atención a la salud mental no son factores que favorezcan a esta situación.

Inclusive cabe mencionar que, en México, ni siquiera hay una cultura que fomente el bienestar emocional y mental, por lo que no existe el interés de conocer patologías relacionadas con los trastornos de personalidad y mucho menos para capacitarnos en saber cómo identificar y relacionarnos correctamente con las personas que tienen esta condición.

Tanto en el entorno familiar como en las instituciones educativas se debe contar con herramientas para identificar posibles pacientes psicopáticos así como mantenerse informados sobre cómo participar para lograr una correcta integración del individuo con su entorno.

Se dice que este padecimiento es una pandemia mundial a la cual no se le ha dado la atención necesaria a pesar de que en diferentes países hay organismos que brindan ayuda y tratamiento a pacientes psicopáticos. Sin embargo, hay que colocarnos en el contexto actual, en donde se registra un incremento de padecimientos psicológicos.

Si consideramos que además de los 900 mil casos de psicopatía, el 14% de la población padece trastorno de ansiedad y que el 29% de los mexicanos se encuentran en estado de depresión, entonces podremos entender por qué nuestra sociedad se encuentra sumergida en una ola de violencia sin precedentes.

El COVID-19 ha sido, sin duda, un causante del incremento de casos en los que personas sin ningún trastorno de personalidad previo, desarrollen afectaciones psicológicas. . Sobre todo por el miedo constante, las cifras de pérdidas humanas y el confinamiento.

Si la psicopatía ya representaba un reto previo al confinamiento, ahora, en transpandemia, es una cosa que no se puede pasar por alto.

Tampoco podemos dejar todo en manos de los expertos pues la situación, a mi parecer, les sobrepasa en estos tiempos.

Pero hay cosas que se pueden hacer cada cual desde su sitio. Como ya lo he dicho antes, el bienestar mental y el equilibrio emocional de cada quien es una responsabilidad personal.

Identificar si se tienen rasgos psicopáticos, o nos encontramos en un estado de depresión, con episodios de ansiedad, o cualquier otra situación que esté perturbando nuestra paz mental.

No generar etiquetas ni hacer señalamientos, mucho menos burlas ni agresiones a quienes padecen algún trastorno de personalidad.

También valdría la pena informarnos sobre cómo identificar estas conductas y qué hacer en caso de detectar un posible paciente psicopático.

Por supuesto, no podemos olvidar la importancia de colocarse bajo la supervisión de un especialista en salud mental.

Estas son pequeñas acciones que pueden aportar mucho a una sociedad tan lastimada como la de nuestro país.

Y aunque suene trillado, lo quiero repetir, si nos conducimos desde la bondad, podremos generar mejores ambientes en el hogar, en la escuela o en el trabajo.

Uno de los rasgos más evidentes de la psicopatía es la falta de empatía, pero este es un rasgo que mucha gente, aun sin padecer este trastorno, tiene muy arraigado. Creo que se ha avanzado mucho y cada vez vemos más solidaridad entre mexicanos, pero estoy seguro de que podemos hacer aún más, definitivamente.


Referencias:
Rámila Janire. ¿Hay muchos psicópatas entre nosotros? Revista Muy interesante. 2017. https://www.muyinteresante.es/curiosidades/preguntas-respuestas/hay-muchos-psicopatas-entre-nosotros-381486974797
Bibliografía:
Cómo descubrí que soy un psicópata y que vengo de una familia con 7 acusados de asesinato. BBC News Mundo. 2020. https://www.bbc.com/mundo/noticias-51808958
Psicópata: Características, signos y diferencias con un sociópata. Healthline. https://www.healthline.com/health/es/psicopata
Psiquiatría social y actitudes de la colectividad. Organización mundial de la salud. Informe. http://apps.who.int/iris/bitstream/handle/10665/38027/WHO_TRS_177_spa.pdf;jsessionid=389B3DF27288EB5A776D3F46A861CD01?sequence=1

 

Salvador Calva Morales es rector del Sistema Universidad Mesoamericana.
next
prev

Hay 713 invitados y ningún miembro en línea