La amistad en las escuelas fortalece el desarrollo de los jóvenes
Minuto a Minuto

 

 

BOGOTÁ D. C., 25 de agosto de 2021 — Agencia de Noticias UN-

A diferencia de los adultos, quienes creen que la amistad parte de ciertas interacciones, los más jóvenes consideran que esta se da de forma natural y sin ningún tipo de compromiso.

Para ellos, la amistad es para toda la vida y funciona como una forma de sobrevivir en el mundo y de hacerles frente a las exigencias sociales que como jóvenes tienen en su transición de la escuela a la vida adulta.

Estas son algunas conclusiones de la investigación de la profesora Leidy Yohanna López Pineda, magíster en Estudios Culturales de la Facultad de Ciencias Humanas de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL).

Para la docente, “reconocer estas concepciones relacionales permite interrumpir algunos imaginarios frente a la juventud y entender sus modos de sociabilidad y cómo viven en el mundo”.

Señala además que “tras trabajar por varios años con estudiantes de educación básica y media entre los 14 y 18 años, surgió la necesidad por entender esas formas relacionales o de sociabilidad que se generan en la escuela y que casi no son abordadas desde la ciencia. La mayoría de las categorías que se utilizan para abordar a esta población giran en torno a su adolescencia, pero no se reconocen dentro de la escuela, y cuando ocurre los asocian como personas que están en contra de la institucionalidad o que están de su parte”.

¿Con los mismos planes?

En su investigación, la magíster realizó un trabajo cualitativo con enfoque etnográfico y desarrolló actividades como observaciones de campo y participante, encuestas, entrevistas y test sociométricos a un grupo de estudiantes participantes en el proceso de estudio.

Al respecto, asegura que “para los estudiantes la amistad depende de algunas circunstancias, tales como pertenecer a la misma red social, tener la misma edad, género, tener los mismos planes de vida o una lectura similar del mundo con base en sus experiencias particulares”.

Su estudio encontró que dentro de la escuela la amistad no es solo una forma de agrupamiento o compañía, sino que además, en el caso de estos jóvenes, funciona como una forma de adelantar acciones horizontales capaces de interpelar al sistema social, las instituciones, jerarquías y relaciones autoritarias. La amistad es vista como una manera de reemplazar esas figuras importantes en la adquisición del conocimiento y de mejorar sus condiciones de vida.

“Aparece una relación con el entorno político, pues por la amistad se acuerdan relaciones basadas en la transformación de los poderes que han sido establecidos hegemónicamente, a través de la libertad, la convivencia y la solidaridad”.

Según la experta, aparece igualmente un significado relacionado con una forma de experimentación de compartir y expresar afectos, pero también de aprender y reafirmar sentidos sobre temas como la atracción sexual y la apariencia.

“Desde un sentido pedagógico, estudiar la amistad es significativo porque permite analizar desde otras perspectivas encuentros y desencuentros frente a las instituciones, y a reflexionar sobre algunas dinámicas, como los problemas de disciplina y la violencia en las escuelas, pero no desde una óptica normativa, sino con una perspectiva más sensible y comprensiva atendiendo el discursos de los jóvenes”, observa.

Fuente: agenciadenoticias.unal.edu.co
next
prev

Hay 292 invitados y ningún miembro en línea