Prevención del VIH enfrenta barreras pedagógicas en colegios
Minuto a Minuto

 

 

BOGOTÁ D. C., 18 de enero de 2021 — Agencia de Noticias UN-

Así lo expone Ruth Beatriz Mora Rojas, enfermera y doctora en Salud Pública de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL), quien revela en su investigación los diferentes significados de la prevención de la infección por VIH que tienen los educadores de adolescentes escolarizados en colegios públicos y privados de Bogotá.

Según el estudio, cuando los educadores adelantan acciones de prevención lo hacen a partir de sus experiencias sobre la orientación y la diversidad sexual, además de sus vivencias, creencias, sentimientos, motivaciones, valores, mitos, tabúes, miedos, inseguridades e imaginarios alrededor del VIH, y aunque reconocen que toda la población es vulnerable, prevalece el supuesto de que la infección por este virus es un problema de homosexuales y de poblaciones marginadas y de escasos recursos.

Por eso, para preservar la salud de los adolescentes y prevenir efectivamente el VIH en el ámbito escolar es necesario adelantar acciones que garanticen políticas y normas articuladas por diferentes sectores mediante programas y planes de acción, además de formar a los educadores, establecer contenidos curriculares concretos y explícitos y dinamizar recursos económicos, entre otras acciones.

Después de revisar la literatura relacionada se obtuvo información a través de entrevistas a profundidad y de larga duración aplicadas a 13 educadores de colegios públicos, privados, militares y religiosos, y de estratos socioeconómicos variados.

Los educadores manifestaron que en sus escuelas no hay prevención de la infección por VIH, sino que esta se aborda vinculada con otras infecciones de transmisión sexual (ITS) y con la prevención del embarazo adolescente, temas de mayor interés para educadores, familias, adolescentes, e incluso en las políticas públicas.

Para los educadores participantes, la prevención de la infección por VIH está asociada con la formación en valores, porque les permite a los adolescentes responsabilizarse de sus prácticas sexuales. Se centran en la necesidad de la apropiación de comportamientos sexuales seguros, reflejados en “cuidar de su cuerpo”, lo que significa control, disciplina y prohibición de las emociones y los sentimientos.

La investigadora advierte que los educadores ratifican que la prevención de la infección por VIH es un tema que “se puede evitar u omitir”, ya que se percibe como una “sentencia de muerte”. Esto evidencia falsas creencias y concepciones erradas en torno a la infección, y desconoce, por un lado, que esta pasó de ser una epidemia mortal a convertirse en infección crónica, controlable y sobre todo prevenible, y por otro lado que puede afectar a cualquier persona.

Prevalencia de mitos y tabúes

Los educadores que han trabajado en la prevención del VIH en sus instituciones señalaron que acuden a estrategias pedagógicas tradicionales y privilegian la pedagogía del temor, por la idea de que ante el miedo a las consecuencias de la infección, los adolescentes adoptarán comportamientos sexuales saludables como la abstinencia y el uso sistemático del preservativo.

En relación con las vivencias de los participantes frente a la prevención de la infección por VIH, se evidenciaron algunas diferencias entre los educadores de los colegios públicos y privados.

Mientras los primeros ratifican mayor interés y apertura frente al tema, pues reconocen los riesgos y la vulnerabilidad de los adolescentes, los segundos muestran limitaciones para abordarlo y poca importancia en su implementación, pues consideran que su población no es vulnerable a la infección, dadas sus favorables condiciones socioeconómicas y la orientación conservadora de las instituciones educativas.

Replanteamiento de políticas públicas

Las distintas vivencias y significados que otorgan los educadores a la prevención de la infección por VIH evidencian la necesidad de garantizar políticas y estrategias de formación y condiciones laborales del educador que incentiven la prevención de la infección en el aula, y que además promuevan contextos escolares saludables para los adolescentes.

Según la investigadora, pese a que en Colombia existen políticas y normas expedidas para fortalecer las acciones de promoción de la salud y la prevención en las instituciones educativas –entre ellas la Política Nacional de Sexualidad, Derechos Sexuales y Derechos Reproductivos (2014)– estas no se han implemento, por lo que en las escuelas no hay prevención de la infección por VIH.

Por esta razón, es necesario contar con un lineamiento claro sobre el VIH, que se refleje en el currículo y brinde conocimiento científico a todos los actores implicados sin olvidar las dimensiones socioafectivas propias del ser humano, para que el adolescente disfrute de una sexualidad sana en el marco de los derechos humanos.

Fuente: agenciadenoticias.unal.edu.co
next
prev

Hay 798 invitados y ningún miembro en línea