Fortalecer educación nutricional en casa, clave para la alimentación escolar en 2021
Minuto a Minuto

 

 

BOGOTÁ D. C., 12 de enero de 2021 — Agencia de Noticias UN-

El próximo 25 de enero empieza el calendario escolar, y con él reiniciará la estrategia de la Alcaldía de Bogotá de entregar en almacenes de cadena bonos canjeables por alimentos, a estudiantes de zonas urbanas, y canastas de alimentos para preparar en casa, a estudiantes de zonas rurales.

Dicha estrategia sigue la directriz del Gobierno nacional de garantizar la operación del Programa de Alimentación Escolar (PAE), para consumo en el hogar, durante todo el periodo que la emergencia sanitaria provocada por el COVID-19.

“El destino de estos recursos no se puede alterar”, afirma el profesor Jhon Jairo Bejarano, del Departamento de Nutrición Humana de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL), y agrega que “para 2021 uno de los desafíos es fortalecer en las familias lo que ya saben sobre el tema alimentario de sus hijos, sobre tener buenos hábitos y cuáles serían los grupos de alimentos esenciales en la canasta familiar básicos para tener unos mínimos de buena alimentación y cómo debe ser la distribución en el hogar”.

Otro reto de la alimentación escolar este año son las prácticas higiénico-sanitarias. “La pandemia por COVID-19 nos recordó la importancia de un hábito tan necesario como lavarse las manos frecuentemente, el cual, además, es el inicio de una buena práctica de higiene en la preparación de los alimentos”, destaca el docente Bejarano.

Al respecto, se debe recordar que los hogares son el lugar donde más se presentan brotes de enfermedades transmitidas por alimentos (ETA). Según datos del Instituto Nacional de Salud (INS), al 1 de agosto de 2020 se reportaron 3.079 casos, 139 de ellos en hogares y 34 en restaurantes.

El reto en Colombia, garantizar la transparencia

Datos del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) en América Latina y el Caribe muestran que alrededor de 85 millones de niños reciben alimentos de los PAE, y para unos 10 millones de ellos este es uno de los principales elementos de su seguridad alimentaria y nutricional diaria.

En julio de 2020 el BID señaló que, “debido a la pandemia, el cierre de los colegios también ha afectado la continuidad de la política social que permite ejercer el derecho a la alimentación adecuada de la cual se benefician las familias más vulnerables”.

Al respecto, el profesor Bejarano menciona que los PAE son componentes fundamentales de los sistemas de protección social y se destacan por sus amplias coberturas, por su orientación universal, y por los impactos directos que tienen sobre el bienestar infantil, aunque en países como Colombia este programa afronta dificultades debido a los frecuentes hallazgos de irregularidades y prácticas corruptas.

En 2019, la Contraloría Delegada para la Participación Ciudadana contactó tanto a los profesores Bejarano –de la Facultad de Medicina– y John Mauro Perdomo –de la Facultad de Ciencias Económicas– como a la Red Universitaria Anticorrupción (Red UVA), para elaborar el “Diagnóstico perceptivo sobre el Programa de Alimentación Escolar “PAE”.

A partir de los hallazgos fiscales de este ente de control y de la realización de una serie de encuestas a progenitores, rectores de colegios y niños –entre otras poblaciones beneficiadas por el Programa– en Chocó, Nariño, La Guajira, Bolívar, San Andrés, Cundinamarca, Norte de Santander, Amazonas, Quindío, Vichada y Bogotá, se evidenciaron algunos de los problemas más sensibles, entre ellos: deficiencias en infraestructura de comedores; irregularidades en la contratación y el pago de ecónomas; menús que no tienen en cuenta las particularidades socioculturales y médicas de los beneficiarios; falta de conocimiento, apropiación y seguimiento del programa; operadores que no cumplen con las condiciones de operación; inconformidad con las raciones; y minutas establecidas en los lineamientos del Ministerio de Educación.

El 28 de diciembre la Contraloría reconoció el Diagnóstico con el segundo puesto en el IV Premio Alfonso Palacio Rudas a la Participación Ciudadana, una iniciativa que reconoce los esfuerzos de las veedurías y organizaciones ciudadanas que se enfocan en el control social a lo público.

El profesor Bejarano menciona que los resultados del trabajo hicieron posible el empoderamiento a los distintos actores afectados por la ejecución del PAE y la articulación con el Ministerio de Educación para mejorar la política pública, que ha permitido formar parte de la construcción de la nueva política de alimentación escolar y generar compromisos puntuales en la materia.

Fuente: agenciadenoticias.unal.edu.co
next
prev

Hay 2114 invitados y ningún miembro en línea