Segunda ola de COVID-19 sería mucho más fuerte que la primera
Minuto a Minuto

 

 

BOGOTÁ D. C., 07 de enero de 2021 — Agencia de Noticias UN-

Según el doctor Óscar Dueñas, director del Hospital Universitario Nacional (HUN) de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL), el impacto que tiene el incremento de casos positivos por esta enfermedad ha generado en el Hospital una mayor demanda de servicios de cuidado intensivo y de hospitalización, que reporta el 95 % de su ocupación total.

Como medida de contingencia ante la segunda ola de contagios, el Hospital volvió a ampliar su capacidad de oferta de camas UCI. De las 60 camas disponibles, 47 se han habilitado para tratar únicamente a pacientes COVID-19, sumadas a otras 44 camas de hospitalización también exclusivas para estos pacientes.

“En este momento las dos o tres camas libres ya están asignadas a la espera de que lleguen los pacientes remitidos por el centro regulador de urgencias. Pese a que hay movimiento de los pacientes que se recuperan y salen de cuidado intensivo a hospitalización, el nivel de ocupación no disminuye debido a la alta demanda de camas que en este momento tiene el Distrito”, asegura el doctor Dueñas.

Para el profesor Carlos Arturo Álvarez, médico infectólogo, doctor en Ciencias Biológicas y coordinador Nacional de Estudios COVID-19 desde la Organización Mundial de la Salud (OMS), “el segundo pico epidémico por el que atraviesa el país se esperaba, dada la mayor movilidad de los ciudadanos por las fiestas de fin de año”.

Agrega que “este pico llegará incluso a ser superior en junio, ya que, a diferencia de algunos países de Europa, nosotros no llegamos a nivel cero de contagios, sino que este se mantuvo estable hasta las fechas festivas, cuando volvió a subir con más fuerza”.

Las medidas no deben ser generalizadas

Según el profesor Álvarez, muchas ciudades acaban de salir del primer pico de contagio y otras están experimentando el segundo, por lo que hablar de medidas drásticas, como aislamiento obligatorio para todo el territorio, no es una decisión que se pueda tomar de forma generalizada, sino que se tiene que tener en cuenta el contexto de cada región y cada municipio.

“Cuanto más movilizada esté la población mayor será la circulación del virus, y para el caso de Bogotá las medidas de confinamiento por localidades tendrán un impacto que aunque no se verá de forma inmediata sí se reflejarán en la reducción de la tasa de transmisión, en el número total de infectados y en la demanda de camas UCI, al menos en una semana o dos”, señala.

Aclara además que en cada municipio se debe analizar la seroprevalencia (número total de personas infectadas) para así evaluar qué medidas se pueden implementar. “Por ejemplo Barranquilla presenta una seroprevalencia del 55 %, Medellín de 25 % y Bogotá de cerca del 30 %, lo que quiere decir que aunque muchas personas se han infectado, aún falta para alcanzar la ‘inmunidad de rebaño’, por lo que las medidas se deben aplicar a cada caso y ciudad particular”.

El especialista insiste en que la invitación es a no descuidarse ni bajar la guardia, pues aunque el segundo pico se esperaba, su gravedad dependerá de cada persona y de las medidas de autocuidado que mantenga.

Fuente: agenciadenoticias.unal.edu.co
next
prev

Hay 1318 invitados y ningún miembro en línea