La Grandeza del Ex Convento y Parroquia de Santa María de La Asunción, Tlatlauquitepec
Minuto a Minuto

 

 

La   Grandeza   del Ex Convento   y  Parroquia de  Santa   María  de  La Asunción,  Tlatlauquitepec

 joselin guadalupe flores bravo.jpg
Joselin Guadalupe Flores Bravo
Verónica Flores González
Yadira Gutiérrez Hernández
Avidahi Hernández Rodríguez
Alejandrina Torres Almedia*

En la ciudad de Tlatlauquitepec, en el estado de Puebla se encuentra el templo parroquial del cual hablaremos en este ensayo.


Tlatlauquitepec  es cabecera municipal y colinda al norte con Cuetzalan del Progreso, al este con Chignautla, Atempan y Yaonahuac, al sur con Cuyoaco y al oeste con Zautla, Zaragoza y Zacapoaxtla.
 
El significado del nombre de Tlatlauquitepec, proviene del náhuatl; Tlatlahui  que significa: colorear y Tépetl que significa: cerro, así entonces el nombre sería:  “Cerro que colorea”.

A principios del siglo XVI, Tlatlauquitepec fue habitado por  pequeños grupos Olmecas, posteriormente se asentaron grupos Toltecas, y durante la expansión del imperio Azteca, llegaron los Chichimecas, quienes se defendían constantemente para no ser sometidos  a al Imperio de  Tenochtitlan. Tres años después de la caída del Imperio Mexica, hacia 1524 se sometió el señorío de Tlatlauquitepec al régimen de encomiendas, al igual que Teziutlan y Hueytlalpan.

Don Jacinto Portillo fue el primer encomendero de estos Señoríos,  en un principio maltrataba a los indios, pero gracias a un suceso provocado por indígenas, se volvió más compasivo e ingreso a la orden de los Franciscanos, dejando que los señoríos se gobernaran libremente, sin estar sometidos a la Encomienda.

 Hacia  el año de 1531 (S.XVI), se levanta  el convento de Santa  María Tlatlauquitepec,   por la orden de los Franciscanos; convertido hoy día  en la casa del Curato. En el  Convento se instruyeron cientos de frailes y se postularon varios de los ministros de la Iglesia de la Nueva España; llegando a ser el Curato más importante de la región  de la sierra norte de Puebla; albergó entre sus muros al apostólico Fray Andrés de Olmos y al Padre Andrés de Arze y Miranda, considerado como uno de los grandes defensores de la cultura y tradiciones de los Indígenas de la región. Para el año de 1693 concluye la construcción de  la parroquia de Santa María de la Asunción misma que se encuentra a un costado del convento.

La arquitectura románica queda reflejada en la parroquia; tanto en sus columnas y pilares, el acceso  muestra un arco de medio punto y la ventana  coral  es del tipo adintelado; esta última se aloja en el tímpano de un frontón curvo, la que se apoya a su vez  sobre columnas pareadas, dispuestas a ambos lados. La composición se complementa con óculos, nichos cuadrados, jarrones y pilastras.

El interior consta una sola nave; lo más destacado es el artesonado con figuras de flor, se engalana con  sus retablos neoclásicos y sobre todo dos hileras de columnas clásicas, en las cuales descansa una conformación de tribuna con balaustrada.

El Convento conserva su claustro cuadrangular  de dos niveles con arcos rebajados, sostenidos por columnas de soporte liso.

 El 15 de agosto de cada año,  se celebra la fiesta patronal del pueblo en honor a la virgen de la Asunción, durante dicho festejo aparte de la tradicional misa, podemos disfrutar de danzas típicas de la región; Quetzalines, Voladores, Tejedores, y Oyameles; que con música y coloridos vestuarios hacen de la tradición todo un suceso del sincretismo religioso-laico; el cielo se llena con los fuegos artificiales que hacen de la noche un arcoíris de luz. Se puede degustar de la gastronomía típica, saboreando  los pollos y las carnes ahumadas rebosadas en  salsa de cacahuate, y los tradicionales dulces en conserva duraznos y perones, entre otros.

 Durante la fiesta  se realiza la demostración de la flor de Tuberosa  al interior del templo católico; otorgando un reconocimiento a las más hermosas, grandes y coloridas.
Durante la celebración podemos observar en el lugar el color, el ingenio y el trabajo de los artesanos al confeccionar con  magnificencia una de las muestras más representativas de la artesanía  de la región, la esplendida  alfombra de flores que se coloca en el atrio de la parroquia, la cual abarca más de 55 metros de largo y decora con solemnidad y festividad  a la Parroquia  de Santa  María de La Asunción.

Por  toda su historia, su tradición, su arquitectura el  ex convento y la parroquia  de Santa  María de la Asunción, son sin lugar a duda un patrimonio  cultural  del  municipio de Tlatlauquitepec  y del Estado de Puebla.
Ven a conocerlo, aprende del arte colonial y religioso. Camina por sus calles y disfruta de un lugar lleno de historia y sabor.

* Estudiantes del BINE (2010)
next
prev

Hay 582 invitados y ningún miembro en línea