Cuaderno de Ética (Artículo)
Minuto a Minuto

 

 

 

3 de noviembre de 2011

 

Cuaderno de Ética 1

 

He de comenzar este escrito con un poema de Jorge Luis Borges, el escritor argentino que tanto placer nos ha dado con sus letras tanto en poesía, ensayo o cuento y relato. En su libro de poemas titulado El oro de los tigres hace referencia a nuestra cultura occidental, para Europa y América, donde la tradición y herencia griega nos acerca a materias como la filosofía, la ética y la moral. Dice así su poema titulado “Proteo”: “Antes que los remeros de Odiseo / fatigaran el mar color de vino / las inasibles formas adivino / de aquel dios cuyo nombre fue Proteo. / Pastor de los rebaños de los mares / y poseedor del don de profecía, / prefería ocultar lo que sabía / y entretejer oráculos dispares. / Urgido por las gentes asumía / la forma de un león o de una hoguera / o de árbol que da sombra a la ribera / o de agua que en el agua se perdía. / De Proteo el egipcio no te asombres, / tú, que eres uno y eres muchos nombres”. La profundidad de la cultura griega nos dio las bases de la ética y de la moral, como hilos finos de la cultura mayor que es la filosofía.

Y en la filosofía, es que se encuentra siempre el comportamiento del ser humano —de la mujer y el hombre—, en las luchas que llevan a cabo durante su vida que transcurre con diversos guiones una Odisea que es individual en un mar colectivo; donde cada quien responde por ese comportamiento, que tiene sus derechos y deberes frente a uno mismo y frente a los demás: la comunidad de hombres y mujeres, la familia compuesta de infantes, adolescentes, jóvenes, adultos y viejos. Compuesto también, en la visión macrocósmica de nuestra cultura prehispánica en el patrimonio de la naturaleza, de este planeta que es nuestra casa, el hogar de todos en las distintas razas, lenguas, culturas, vivencias de la que como dentro de un círculo nadie escapa. Proteo, “Pastor de los rebaños de los mares / y poseedor del don de profecía”, los griegos inventaron la imaginación, para dar a través de la misma reglas morales y éticas, por las cuales como en un sendero, podemos los seres humanos transcurrir: el castigo de no cumplir ocasionaba duros castigos. Tal y como lo vivió en carne propia Odiseo, quien tardó diez años en poder regresar a su reino, en la ciudad de Ítaca para encontrarse de nuevo con el amor de su vida, la paciente y perseguida por aquellos que viéndola abandonada no cejaban en hacerla de ellos, Penélope es muestra de la fidelidad —cualidad femenina— s lo largo de la historia.

Jorge Luis Borges sabio e imaginativo escritor nos enseña dos lecciones de su conocimiento, nos habla de la historia y la mitología griega, y a la vez nos hace imaginar con el poder de la literatura que son sus letras y palabras, cómo es que la ética y la moral se pueden enseñar a partir de sus raíces. En otro poema del mismo libro titulado “Otra versión de Proteo” escribe el argentino: “Habitador de arenas recelosas, / mitad dios y mitad bestia marina, / ignoro la memoria, que se inclina / sobre el ayer y las perdidas cosas. / Otro tormento padeció Proteo / no menos cruel, saber lo que ya encierra / el porvenir: la puerta que se cierra / para siempre, el troyano y el aqueo. / Atrapado, asumía la inasible / forma del huracán o de la hoguera / o del tigre de oro o la pantera / o de agua que en el agua es indivisible. / Tú también estás hecho de inconstantes / ayeres y mañanas. Mientras, antes…”. La ética es obra de los humanos, quizá de un dios o de varios dioses masculinos o femeninos, de diversa sexualidad quizá; del destino que está presente en la cultura occidental a la que pertenecemos los americanos, y los mexicanos, por nuestro mestizaje que viene de una orgullosa tradición indígena: Ignacio Manuel Altamirano o Benito Pablo Juárez García, y don Ignacio Ramírez “El Nigromante” por sólo citar personajes de nuestra historia en los que la tradición occidental del mestizaje está presente para representar el Ulises criollo que nos propusiera en su momento el filósofo y educador José Vasconcelos.

En su poema, Jorge Luis nos habla de ese personaje mitológico que nos cuenta el sabio toluqueño don Ángel María Garibay en su libro Mitología griega / Dioses y héroes, al decir que Proteo es: “un dios multiforme. Está en relación con el mar y probablemente, de origen prehelénico. Homero lo hace auxiliar de Poseidón. Tiene el don de mudar de forma a su albedrío. De donde el adjetivo proteico, usado en casi todas las lenguas modernas. / Ciñendo los datos hallamos que es. Un ser que muda de apariencia, como el mar que preside. / Un rey de Faros que sabe de toda adivinación. Un rey de Egipto, que acoge a Helena, forjada por un fantasma en Troya, real en su región. Interviene en mitos que se ven en sus lugares correlativos”.

La ética que es tema y problema de comportamiento de los humanos, tiene reglas que obliga a los ciudadanos en el siglo XXI a cumplirlas. Pues siendo las normas obra de siglos de civilización humana, es el instrumento más claro para lograr que la fuerza bruta, no se imponga sobre la presencia del más débil, como cuenta el filósofo español Fernando Savater en su libro Las preguntas de la vida, cuenta Savater, en este texto dedicado a jóvenes estudiantes del bachillerato en su país: “Por ejemplo, Calicles, que pretende rebatir la opinión de Sócrates de que <<es mejor padecer una injusticia que causarla>>. Según Calicles, lo verdaderamente justo, digan lo que quieran las leyes, es que los más fuertes se impongan a los débiles, los que valen más a los que valen menos y los capaces a los incapaces. La ley dirá que es peor cometer una injusticia que sufrirla, pero lo natural es considerar peor sufrirla que cometerla. Los demás son tiquismiquis filosóficos, para los que guarda el ya adulto Calicles todo su desprecio”. Es en esta referencia el centro de la discusión y la norma de la ética que no permite, precisamente en sociedad a personajes de la maldad que representa Calicles, y que en la política con facilidad se dan, pues olvidan que la ciencia política y su praxis que es la Política con mayúscula obliga a quienes tienen el poder para que velen por los que menos tienen.

La imaginación en Borges, para relatarnos de un dios que es capaz de cambiar de personalidad. Cosa que la ética plantea como poco ético el ser de una manera, y al otro día cambiar de personalidad. Es decir, niega que el mentiroso tenga un lugar bueno en la civilidad del siglo XXI. Los seres humanos debemos, dice Borges, entender que estamos compuestos de constantes cambios. Cada día es diverso del anterior, y el día presente ha de ser diverso del de mañana. Proteo, el personaje que cambia, tiene también obligaciones frente a la ética y, es por ello que sufre con tales cambios.

Savater escribe en su libro: “<<La filosofía es ciertamente, amigo Sócrates, una ocupación grata, si uno se dedica a ella con mesura en los años juveniles, pero cuando se atiende a ella más tiempo del debido es la ruina de los hombres>> cuántos en estos tiempos, en este 2020 tan aciago para la humanidad, en que una pandemia como el Covit-19 ha creado las condiciones para que los más poderosos impongan su mala idea de que los débiles pueden morir sin que nadie llore por ellos. Se van por débiles, es decir hablan a la humanidad de los que tienen más de 75 años de edad. De los infantes que no son presente sino quizá futuro. Y los dictadores están siempre listos a gobernar sobre el presente, con la fuerza de la bayoneta o con el poder del dinero por encima de aquellos que no lo tienen. Jorge Luis Borges al escribir su poesía nos enseña a imaginar lo que un dios puede ser: pero en esa visión nos dice que la ética es tema que hombres y mujeres debemos tener en cuenta cada día del vivir, pues sólo así, bajo la norma es posible ser pueblos civilizados: es decir justos y felices.

 

Francisco Javier Estrada nace en Toluca, México. es Presidente de Casas del Poeta AC. Fue director y fundador de revistas en tierra mexiquense; creador del Encuentro Nacional de Poetas del estado de México, y fundador de la editorial Casas del Poeta. Ha escrito más de 4 mil artículos para revistas y periódicos en la entidad. Tiene más de 120 títulos publicados en Ensayo, Cuento, Poesía y Antologías.
next
prev

Hay 834 invitados y ningún miembro en línea