Pacientes postcovid requieren buena calidad de vida laboral
Minuto a Minuto

 

 

BOGOTÁ D. C., 01 de octubre de 2020 — Agencia de Noticias UN-

Así mismo se debe tener un mayor control en los horarios y en la exposición a diferentes factores de riesgo, especialmente psicosociales y biomecánicos. Por esta razón es prioritario implantar medidas de autocuidado, hidratación, acondicionamiento físico y seguimiento.

Así lo afirma la profesora Olga Beatriz Guzmán Suárez, del Departamento de la Ocupación Humana de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL), terapeuta ocupacional, doctora en Ciencias de la Salud en el Trabajo y coordinadora del Laboratorio de la Ocupación Humana, en el marco de la charla “¿Qué hacer desde terapia ocupacional para que una persona retome su vida cotidiana en la etapa poscovid?”, del programa #SaludUNALContigo.

“Al volver al trabajo en casa o al dependiente se tiene que buscar un equilibrio ocupacional, mediante el cual las personas que tengan que desplazarse a su sitio de trabajo no solo cumplan los protocolos de bioseguridad impartidas por el Gobierno nacional o distrital, sino que se les respeten todas las condiciones de seguridad y salud en el trabajo”.

Cuando una persona sale de la fase crítica por complicaciones a causa de la COVID-19, enfrenta un sentido de libertad, en el que comienza a retomar parte de sus hábitos roles y rutinas. Sin embargo, no se pueden descuidar los protocolos y normas de bioseguridad, los cuales deben ser aún más rigurosos en casa.

Además de las actividades laborales a retomar, también están las actividades en casa, que a su vez estarán determinadas por la evolución de la recuperación de la enfermedad y el tiempo de hospitalización que haya tenido la persona.

Retomando actividades en casa

Para crear una estrategia que les permita a las personas recuperadas volver a las actividades cotidianas, se debe combinar lo que ellas quieren hacer con lo que pueden hacer, y articularlo con lo que su capacidad sensorial, motora, cognitiva, perceptual y socioemocional les permite hacer para tener éxito.

“En una enfermedad como la COVID-19 las capacidades individuales disminuyen, lo que hace que las personas pierdan fuerza, se cansen rápido, presenten dificultades de concentración y haya pérdida de la motivación”, señala la docente Silvia Duarte, terapeuta ocupacional, magíster en Bioética y directora de Bienestar de la Facultad de Medicina de la UNAL.

Según la profesora Duarte, desde la terapia ocupacional se deben planear las actividades que la persona necesita y quiere realizar, para que pueda ejecutarlas a un ritmo y una frecuencia que no la sobrecarguen, pero que también puedan realizarla de forma independiente o con algún tipo de supervisión o de ayuda humana según sus necesidades.

Además hace énfasis en la importancia de organizar las tareas diarias con orientación profesional en cuanto a conservación de la energía, la elaboración de horarios y la priorización de actividades teniendo en cuenta que no todas las podrá realizar, además de tener un tiempo de descanso.

Fuente: agenciadenoticias.unal.edu.co
next
prev

Hay 722 invitados y ningún miembro en línea