Desarrollan traje de bioseguridad para reducir los posibles contagios del personal sanitario
Minuto a Minuto

 

 

 

Traje de bioseguridad brindaría más comodidad y protección

 

PALMIRA, 11 de agosto de 2020 — Agencia de Noticias UN-

 

Lina Marcela Pineda Cárdenas y Kenia Ortiz Osorio, estudiantes de Diseño Industrial de la UNAL Sede Palmira, son las creadoras de esta idea con la cual buscan aliviar las incomodidades y preocupaciones que siguen surgiendo con los overoles que utiliza gran parte del personal médico.

Esta idea de diseño fue liderada y supervisada por el profesor Boris Alejandro Villamil, también de la Institución, y surge como respuesta a la búsqueda de proyectos innovadores que aporten a la mitigación del riesgo de contagio por COVID-19.

Los overoles de bioseguridad que usan comúnmente los trabajadores del sector salud son una pieza fundamental para su protección. Sin embargo, estos siguen teniendo algunos puntos débiles que generan intranquilidad en quienes los usan.

Uno de ellos es la exposición de tobillos y muñecas, que se produce al realizar actividades laborales cotidianas como sentarse, extender los brazos o inclinarse, entre otras. Esto hace que médicos y enfermeras –preocupados porque esta exposición represente un posible foco de contagio– recurran –por ejemplo– al uso de otras prendas para vestir debajo de los overoles.

Por otro lado también se evidenció que muchas veces no hay suficiente oferta en las tallas, lo que hace más complicado el panorama para quienes no logran que los trajes les cubran sus extremidades, aunque no estén en movimiento.

Este diagnóstico fue realizado por las estudiantes Pineda y Ortiz por medio de un proceso de consultoría, en este caso con el médico encargado de darles la primera atención a personas que llegan a su lugar de trabajo con posible contagio de COVID-19, quien les detalló, a través de un listado, las diferentes incomodidades y preocupaciones que presentaba en su trato diario con los pacientes.

A partir de ahí se identificó cuál era la idea de diseño que podía solucionar la problemática identificada y después se pasó a fase de bocetación para finalmente llegar a la propuesta de un traje que se adapta a varias de las necesidades expresadas por el equipo médico.

Extensores con ajustes

El traje de protección diseñado cuenta entonces con dos tipos de tela antifluidos: la tradicional (tela forza) y la elástica (tela interlock). En esta última está la modificación más importante del overol: los extensores con mecanismo de ajuste en pulgares y talones, los cuales permiten la acomodación del tallaje y la movilidad de las extremidades cuando se realizan los diferentes movimientos. Cabe resaltar que las adiciones descritas van unidas a la tela principal, por lo que se trata de una sola pieza y no requiere un vestuario por capas.

El diseño también cuenta con unas estrías de resorte en codos y rodillas que posibilitan la adaptación y el ajuste del largo del traje. Por último, se encuentra la cabina transparente de protección en la parte superior, la cual le permite al usuario tener una visión de 360 grados. Esta tiene un mecanismo de ajuste tipo velcro en la parte frontal y de cierre hermético en la parte posterior.

Las estudiantes Pineda y Ortiz aclaran que aunque el traje cubre todo el cuerpo “sigue siendo necesario que la persona que lo emplee también use los otros elementos de bioseguridad que indica el Ministerio de Salud, como el tapabocas N-95, los tres pares de guantes y las polainas”, entre otros.

Actualmente, el diseño se encuentra en fase de factibilidad, pues las estudiantes realizaron pruebas de comprobación del mecanismo de extensión, pero hacen falta las pruebas de validación, las cuales requieren de otros recursos para ensayar completamente el modelo con los materiales y los escenarios reales.

Sin embargo, la fabricación de este diseño fue cotizada con tres empresas diferentes del Valle del Cauca, con lo se pudo comprobar que el precio de fabricación es igual o incluso más bajo que el de los overoles tradicionales del mercado.

Por esto, y por ser una opción más segura y cómoda para los trabajadores de la salud, el traje tiene un gran potencial y viabilidad para ser producido.

Fuente: http://agenciadenoticias.unal.edu.co/
next
prev

Hay 848 invitados y ningún miembro en línea