México: el tiempo detenido
Minuto a Minuto

RADIO Sabersinfin.com

 

 

19 de noviembre de 2014

Obra pública y actividades sembradas en el terreno de lo inútil. El agrio sabor de los típicos procesos antidemocráticos mostrados en el escenario de espectadores indiferentes. El tiempo transcurre y se cumple los que señaló Kautsky: Las sociedades conformistas tienden a ser inestables. Nos encontramos con una encrucijada en el tiempo, si acaso el tiempo mismo no es una vana fantasía. Somos un país aldeano detenido en el tiempo, con la fantasmal ilusión de un mejor futuro que se desvanece como un camino bifurcado de lo posible y lo imposible. La democracia mexicana se produce en un sólo momento: las elecciones. Después el vacío y otra vez construir la misma ilusión, lo demás es vacío, gobiernos ignorantes, corruptos, anodinos. El tiempo que se va, o vamos nosotros en un fluir incesante a través de él.

El tiempo que nos deja en completa perplejidad con todo cambiado para continuar igual. Es el futuro una simple ilusión? Llegaremos a construir un mejor tiempo social?. Veamos que nos dice la reflexión científica:

Michele Besso y Albert Einstein no dejaban de charlar en la obscura oficina de patentes en Berna. Grandes amigos, compartían intereses y aficiones. Besso durante sus últimos años, solía pensar casi obsesivamente en la naturaleza del tiempo. Preguntaba a Einstein sobre el sentido, naturaleza e irreversibilidad del tiempo. Einstein, entre sorbos de cerveza y humo de un cigarrillo no perdía de vista las reflexiones de su amigo, solía responderle que el tiempo y la irreversibilidad eran quizá una ilusión, una impresión subjetiva, producto de condiciones iniciales excepcionales. Al morir Michele Besso, apenas meses antes que el propio Einstein, en 1955, se interrumpió la entrañable y sólida amistad entre los dos amigos. En una carta luctuosa, enviada a la hermana e hijo de Besso, Einstein expresaba: "Michele se me ha adelantado en dejar este extraño mundo. Es algo sin importancia. Para nosotros, físicos convencidos, la distinción entre pasado, presente y futuro es sola una ilusión, por persistente que ésta sea".

¿Sólo una ilusión? ¿Es el tiempo a final de cuentas una ilusión? Extraña y fascinante reflexión que expresa, de un modo excepcionalmente notable, el poder simbólico de la mente.

En realidad, Einstein, en la carta, no hacía más que reiterar lo que Giordano Bruno escribiera en el siglo XVI y lo llevara a la hoguera en 1600, el Campo de Fiore en Roma. Las reflexiones de Bruno durante siglos, han sido una especie de credo de la ciencia. Bruno escribió con gran agudeza:"El universo es, por lo tanto, uno, infinito e inmóvil. Una, digo; es la posibilidad absoluta, uno el acto, una la forma del alma, una la materia o el cuerpo, una la cosa, uno el ser, uno lo máximo y lo óptimo, lo que no admite comprensión y, aun, eterno e interminable, y por eso mismo infinito e inacabable y, consecuentemente, inmóvil. No tiene movimiento local, porque nada hay fuera de él que pueda ser trasladado, entendiéndose que es el todo. No tiene generación propia, ya que no hay otra cosa en la que pueda desear o buscar, entendiéndose que posee todos los seres". En México, se cumple un ritual y como tal, parte de un mito. El mito de la democracia. la ritualidad es el retorno de otras caras e igual resultado. En la naturaleza la irreversibilidad de los procesos es un problema científico en plena efervescencia. Los sistemas dinámicos, los sistemas caóticos con los cuales se pretende estudiar ciertos comportamientos humanos, económicos o incluso religiosos. El proceso mexicano, según se observa, es una repetición, es decir parece un problema reversible sexenal, no hay cambios substanciales mientras los ciudadanos permitamos que el paso del tiempo nos deje detenidos. No siquiera un juego de azar entre los elementos del sistema fluctúa suficientemente, incluso el quiebre de todo elemento racional y probable choca con una realidad que parece inexorable. Se vio en 1988 con el fraude a Cuauhtemoc Cárdenas o en 2006 con elecciones muy dudosas en favor de Felipe Calderón y ahora tenemos otro proceso reversible con la elección de otro rostro diferente pero siempre igual.

Los procesos como los políticos que implican azar o irreversibilidad eran considerados excepciones, meros artefactos. Hoy, vemos por doquier el papel de los procesos irreversibles en economía o procesos sociales en los cuales el azar juega un papel preponderante y son elementos fundamentales de cualquier sistema especialmente social. No es el caso mexicano. La dinámica mexicana es determinista, predecible fácilmente, una y otra vez jugaremos a la democracia a construir un modelo de país, para repetirlo interminablemente. No hemos comprendido la herencia de Bruno o Einstein o Prigogine. Seguimos anclados en un tiempo sin tiempo. Nos despedimos con A. Pizarnik: "Tal vez esta noche no es noche, debe ser un sol horrendo, o lo otro, o cualquier cosa..."

alejandro rivera perezAlejandro Rivera Domínguez (Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.) es director de la Estación de Satélites Kosmos Puebla.

 

  1. Facebook
  2. Twitter
next
prev
next
prev

Hay 2022 invitados y ningún miembro en línea