El fracaso de la megalomanía
Minuto a Minuto

RADIO Sabersinfin.com

 

 

raymundo garcia 2El antropológico ritual de los hombres poderosos, radica en su comprensión del Ser, de su ser y luego en su tarea cotidiana para la trascendencia, a su momento histórico de vida. En las monarquías, reinados y principados, los gobernantes tenían a su favor el tiempo como el mejor aliado para realizar el sueño de pervivir  para la posterioridad a través de la construcción de grandes obras públicas. Empero, en los Estados modernos con gobernantes sujetos a la vorágine del breve tiempo, los aires megalomaniacos, sino no forman parte de una visión de largo alcance, están destinados al fracaso.

Puebla como Estado es un ejemplo del éxito de poder y de visión, amplios o reducidos y que de ello dan testimonio la obras públicas que a diario nos recuerdan el paso de algunos hombres por el poder público total en un lapo de tiempo breve, trínela o sexenal según sea el caso de alcaldes o de gobernadores La presa Manuel Ávila Camacho; la autopista México. Puebla-Orizaba; el entubamiento del río San Francisco y el boulevard héroes del 5 de mayo; la ampliaicón del Estadio Cuauhtémoc, el Plan carretero Gran Visión impulsado en 1987; y el Plan regional Angelópolis, dan cuenta de los anhelos de la trascendencia del ejercicio de gobierno con miras de futuro y de reconocimiento en la posteridad. Proyecto de obras que dejan de lado la miseria humana y se ejerce el mando con responsabilidad anteponiendo ante todo el interés de la sociedad.

Sin embargo, cuando se antepone el interés personal, cuando se busca fabricar una trascendencia soportada por la fuerza, por la violencia, por la cerrazón, por la ignominia, en pocas palabras por el poder por el poder mismo; se tiene como resultado el fracaso y con él, además del daño al conjunto de la sociedad, la pérdida de importantes cantidades de dinero. Este tipo de acciones nuestra entidad federativa las empezó a vivir cuando fracasó el gran proyecto denominado Milenio, que cobró la vida de una mente brillante y un político entregado como lo fue el diputado

Peor qué decir en el presente sexenio que termina en mes y medio y que no obstante un ambicioso Plan Estatal de Desarrollo y un conjunto de metas perfectamente bien definidas, en materia de desarrollo urbano y regional, destacaron por lo menos tres grandes obras en busca de la trascendencia y alimento a la megalomanía: El desarrollo del lago de Valsequillo, que sólo se consumió grandes cantidades de dinero en la hechura de estudios de factibilidad y borradores de proyectos de más proyectos. Otra magna obra para plasmar el sello del marinismo, fue la malograda hasta hoy obra del Puerto Seco, conocido como la Célula, que ante la desesperación de justificar las millonarias inversiones públicas, y el caso fracaso de su `preventa en Inglaterra, ahora el gobierno prevé la posibilidad de donar la obra a cambio del asentamiento de inversiones. De hacerse esto, lo único que se estará dando a conocer es que la mentalidad neoliberal y los proyectos de transformación del estado tantas veces cacareados por el marinismo y sus voceros, es que fueron falso y escondieron su verdadera mentalidad gubernamental, que no es otra que la de pensar, actuar y gobernar dentro de los formatos más atrasados del régimen político poblano.

Que el marinismo quiso emular a los grandes gobernadores, pero su formación profesional de la política, no le permitió la altura para impulsar proyectos con visión de futuro y de largo alcance, la inmediatez al final de cuentas está conduciendo al cierre de un sexenio más es cierto con importantes obras en todo el territorio estatal, pero con las mega-obras marinistas, reducidas a escenario de caricatura. Aunque hoy día se anuncia el cierre triunfal del actual gobierno con la inauguración de Cetro Expositor, un espacio cerrado a vías de comunicación, sin infraestructura hotelera y de turismo, será al final de cuentas una obra obscura más, un elefante blanco para abrirlo cada temporada ferial. Y todo por ser magalomaniaco.

*Raymundo García García es mexicano, catedrático, investigador y doctor en Ciencia Política.

Más de la obra de Raymundo García García:

  1. Facebook
  2. Twitter
next
prev
next
prev

Hay 631 invitados y ningún miembro en línea