El quesillo de Oaxaca
Minuto a Minuto

RADIO Sabersinfin.com

 

 

- ANGAS O MANGAS -*

-    Tuve que caminar otra vez con estas pinches chanclas que me quedan grandes y se me hizo tardísimo para el desayuno con las muchachas
-    ¿Cuáles muchachas? Si todas tus amigas ya están rucas y ahora qué te dio por irte de chanclas al restaurante cuando todas ustedes se pintan hasta las uñas de los pies.

-    Pues ahora decidimos desayunar en casa de Rita, porque acaba de comprar unas ollas que dicen que son la maravilla porque te ahorran gas y que son de un material único, y no sabes, carísimas esas madres, así que  probé todas.

-    Pues que no vean tus trastes cochambrosos entonces.

-    Cochambrosa tienes la cabeza con tus babosadas, y deberías cambiarme mis trastes viejos, así dan ganar de cocinar, te imaginas las quesadillas que tan ricas me quedan calentadas en un aparato especial para eso y no en el pinche comal viejo que tiene la edad del último de tus hijos (y mi señalaba con su dedo acusador mi sufrida mujer).

-    ¿Y te tocaba llevar el quesillo?  (tratando de bajar su creciente reclamo).

-    Si, viejoraboverde, compré el quesillo y las tortillas, pero no te hagas el que no sabes en que porquerías tengo que cocinar. Vas a ver que ricas me  quedaron, te traje una, así no me vas a decir que no cuando  compre los trastes. Oye pero que caro y feo ya está el quesillo, ¿te acuerdas el que hacía la comadre? Pero ahora algunos hasta parecen de plástico.

-    Oye hablando de quesillos, que desmadre traemos en el estado con el cierre de calles y lo que salió en televisión pues no nos ayuda  para dar otra imagen de Oaxaca o cómo ves.

-    Pues así somos, como el pinche quesillo, todo lo enredamos. Y por esas cosas me tuve que ir caminando a la casa de Rita, todo se atrasó, unas llegaron tarde, como yo, otras ya no pudieron llegar y a la mera no salió como queríamos.

-    Pues hora pa’la otra.

-    Pues ya qué, pero pa´la otra quien sabe si se haga, igualito que como nos ha pasado en Oaxaca, por eso estamos como estamos. Pero anda, comete la quesadilla que te traje, pero no me pidas que la caliente en la porquería de comal que tengo, así que te la tragas fría y si quieres eh, sino, que se la coma el perro.

Creo que voy a comprar esos trastes si es que no quiero morir de hambre, porque de que mi vieja se aferra a una idea no hay quien la saque de eso. Me la comeré fría porque la verdad es que si le quedan bien ricas. Por angas o mangas también es cierto que en Oaxaca todo lo hacemos quesillo, ¿o no?

* Columna sobre la cotidianidad en Tuxtepec, Oaxaca.

Más de la obra de El Sastre:

  1. Facebook
  2. Twitter
next
prev
next
prev

Hay 1242 invitados y ningún miembro en línea