¿Y qué pasará este año?
Minuto a Minuto

RADIO Sabersinfin.com

 

 

 

- INTELIBELLEZA -
 
¿Y qué pasará este año?

Isabel Specia Cabrera*

Estamos a unos días de conmemorar dos grandes acontecimientos que marcaron la historia del país, la independencia de México y la Revolución Mexicana, 100 años de diferencia uno del otro, me pregunto ¿pasará algo este año?. Yo espero que sí, algo que vuelva a cambiar el rumbo y permita el surgimiento de un nuevo orden en todos los rubros del país.

México requiere una nueva independencia y una nueva revolución. No necesitamos tomar las armas y batirnos unos contra otros para lograr un cambio. Por desgracia, en nuestro país el número de muertes por violencia crece desmesuradamente, no queremos más, de eso estoy plenamente convencida.

Liberarnos del miedo, del estrés, de las mentiras políticas, de la agonía económica,  de la marginación, de la pobreza, de los ninis (jóvenes que ni estudian ni trabajan), de la violencia, de la desinformación, de las promesas incumplidas, de las frases llenas de falsedad de quienes nos gobiernan, de la corrupción y hasta de las pésimas jugadas de la selección nacional, entre tantas cosas y actitudes que desde años los habitantes de este país enfrentamos, sería lograr realmente una nueva independencia.

Caminar sin miedo, saber que puedo estudiar con un elevado nivel académico, y después, estar convencida que encontraré un trabajo que me dé prestigio y me permita vivir cómodamente, vestir lo que me guste y no lo que se me impongan, saber que los medios de comunicación me mantendrán informado sin manipular la nota, y sobre todo no dudar de que aquello que me promete quienes me gobiernan, representaría un cambio importante en el rumbo del país.

Sin embargo, pareciera que cada día nos enfrentamos a una mayor esclavitud. Es inaudito darnos cuenta que los habitantes comunes tenemos que colocar rejas a nuestras puertas y ventanas,  tratar de llegar lo más temprano a casa para evitar ser asaltado, salir lo menos posible, dejar en casa los aretes, relojes, pulseras y todo aquello de valor, no poder llevar al parque a nuestros hijos por el temor a que los secuestren o una bala perdida les quite la vida, mientras  los delincuentes, son libres y pueden transitar sin temor nuestras calles.

Este mes se ha colmado de festividades para conmemorar nuestra independencia y revolución, me gustaría saber si dentro de los planes para estos eventos está el cuidado de quienes pudieran participar de ellos, o tendremos que verlo por televisión para evitar una tragedia.
La libertad es una palabra que pesa mucho, pues no se es libre si se tiene miedo, y en este país los malos políticos, la corrupción, los pésimos salarios, la falta de oportunidades tanto educativas como laborales, la mala administración, los juegos de ajedrez en la política, la incapacidad de funcionarios para poner un alto y muchas otras cosas más, sembraron en nosotros el temor, el miedo incluso a vivir. Me pregunto ¿habrá una nueva independencia?

La revolución implica un cambio y ello es urgente, no requerimos cambiar de gobierno y ahora ir con la izquierda-derecha, o la derecha, o el centro, o el centro-izquierda, o centro-derecha o quién sabe cuantas y cuantas posturas ideológicas o alianzas se les ocurren a nuestros políticos, lo que requerimos es un estadista, persona capaz de manejar al país en todos los ámbitos.

Revolucionar desde nuestros actos, no podemos pedir respeto si nosotros no somos capaces de darlo, tampoco poder pedir una mejor educación a nuestros hijos si en casa no sabemos educar, menos exigir a nuestros gobernantes que se manejen correctamente si nosotros sabemos perfectamente a quien elegimos.

Debemos darnos cuenta que las mejores revoluciones son aquellas silenciosas, sin armas, pero llenas de intelectualidad, de conocimiento, de preparación, con un amor enorme a nuestra patria, rindiendo homenaje a quienes realmente lo merecen: los ciudadanos que día a día salen de casa muy de madrugada en busca del alimento para su familia y que llegada la noche regresan cansados pero satisfechos de haber cumplido honestamente con su trabajo; a las mujeres que se quedan en casa, siendo pilar de la familia; a los jóvenes que asisten con entusiasmo a sus escuelas en busca del aprendizaje; a los ancianos que han dejado una vida de trabajo en este país y que ahora son “cerillitos” de un centro comercial.

A todos aquellos que no tienen nada que ver con el narcotráfico, la política o la violencia, los más de cien millones de habitantes que lo único que deseamos es un país libre, independiente y revolucionario.
 
* Isabel Specia Cabrera es periodista, académica y escritora mexicana radicada en el Distrito Federal. 

Más de la obra de Isabel Specia Cabrera:

  1. Facebook
  2. Twitter
next
prev
next
prev

Hay 389 invitados y ningún miembro en línea