La coronguina huancayana, expresiones de sus letras musicales
Minuto a Minuto

RADIO Sabersinfin.com

 

 

jhonatan salazar.jpgLa coronguina huancayana,
expresiones de sus letras musicales

Jhonatan L. Salazar Fernández (1)


Este ensayo tiene como finalidad, dar a conocer el carácter significativo que tiene la coronguina de Huancaya(2), así mismo analizar el sentido de las expresiones de las letras en su cántico, y los mensajes que conlleva. 



INICIOS Y MANIFESTACIONES


La coronguina es una expresión poco conocida y difundida en toda su máxima expresión. La coronguina según manifiesta Josué Salazar Cotera “Por acepción lingüística (…) proviene de una fusión de palabras: coro y guitarra. Tal aseveración se refiere a que cuando jóvenes, los tátara y bisabuelos huancayanos, solían interpretar en coro la melodiosa coronguina, y bailar, al compás de los acordes de sonoras guitarras. En consecuencias, coronguina significa: canto en coro, bajo los acordes de la guitarra”(3)  sus inicios se retrata en la época colonial, puesto que la guitarra fue traída por los españoles al Perú y extendida a otras partes del mundo para asentarse como instrumento indispensable para componer y/o hacer música. “La interpretaciones musical de la coronguina, se refiere al enamoramiento o cortejo de las parejas, cuyo evento romántico es ejecutado en baile y canto vernacular”(4) . su manifestación se daba  con la venida o llegada de los SHALLCAS(5)  , “(…) en la que el día 23 de junio víspera, los jóvenes de entre 25 a 30 años salían a la media noche a CHIPIRIQUE(6)  a realizar el HUMAPACAY(7)  (…), en donde el varón lavaba, peinaba y trenzaba el cabello de las chicas como manifestación de un pre matrimonio, acompañados de otros jóvenes que tocaban la guitarra alegrando la noche (además) se sacaba la nota de la música o la letra de acuerdo a la caída de las aguas, según el tiempo (hora) en la que se encontraban. La coronguina tenía su distinción, cada familia tenia una forma muy diferente de tocar la coronguina y eso los identificaba”(8)  es decir que la coronguina en Huancaya no era única ni exclusiva para poder tocarla y bailarla, sino que esta era interpretada de diferentes maneras por las familias existentes y que existen, según expresan las personas mayores del lugar.


En la actualidad se sigue manteniendo esta diferenciación, pero en una proporción mínima, ya que la juventud quienes debieran de continuarla no la han aprendido completamente, la han olvidado o modificado, en consecuencia ciertas partes de las coronguinas originales se han perdido con el paso de los años, no se ha conservado de generación en generación; puesto que sus inicios se dio juntamente con la aparición se la fiesta Patronal en promedio de los años 1870 – 1880, incluso antes; manteniendo graves y leves modificaciones hasta nuestros días.    


COMPOSICIONES Y VESTIMENTA ORIGINAL


Las composiciones anidaban en sus experiencias personales, en sus aventuras, sus fracasos, etc. siempre manteniendo sus inspiraciones por sus territorios más representativos del lugar, al mismo tiempo que también se componía en alusión a la pareja, amigos, padres es decir enfocado hacia el otro(9) .


Con relación a los parajes que inspiraban las canciones pueden ser: Chuquipita(10), Carhuacocha, Tirapalo, Tambillo, Pucarume, Potente, Bañadero, Pucru pata, entre otros. Dentro de la coronguina antigua se refleja inevitablemente “lecleshpata” o “liulipampa”, de donde proviene el baile del LECLESH, origen que se refiere a un ave de las alturas llamado “liule” o “leclesh” de donde coge el varón similitud de algarabía para seducir a la mujer. La otra coronguina es el “Toro mocho” que hace referencia al animal “orcco” salido de los cerros y manantiales, animal que debe venderse a los negociantes para comparar la ropa de su amada, como (justan, sombrero de paja y otros) y viceversa.


La vestimenta original en varones es. “Shucuy” (cuero extraído del cuello de la llama o vacuno sin procesar) que se le da forma de zapato, con pasadores de colores naturales, blanco o negro de la lana de oveja o alpaca. El Pantalón es de tela “cordorocillo”, tejido en telar de lana de oveja de color negro con blanco y/o plomo, tejido en punto llano tipo bayeta, con labores “trencillado”. Poncho de lana de oveja o vicuña tejido en Callhua de color blanco o nogal (teñido con la corteza de árbol nogal) con franjas de verde o azul. Sombrero de lana de oveja, color negro o blanco de tamaño grande tipo cowboy y chalina blanca.


En las mujeres igualmente se utiliza el “Shucuy” a diferencia de los varones este debe ser labrado (matizado) con hilos trenzado de siete colores: rojo, negro, azul, amarillo, rosado, blanco y verde. Fustán o Justan de bayeta (tela tejida en telar, de lana teñida de oveja), colores: rojo, rosado o guindo. Blusa de color blanco en tela de algodón, con aplicaciones de diversos diseños. Manta “tupe” de lana de alpaca, color negro de fondo con aplicaciones de colores y labores sencillas, con dibujos en diferentes variedades. Sombrero “Uesh Chuco” redondo de lana de oveja, de color negro blanco.


En la actualidad, si bien cierta parte de esta vestimenta se puede mantenerse, con el pasar de los años encontramos algunos cambios importantes y significativos, como en los varones: el pantalón de cordoroy ha cambiado a la tela polystel o marcas similares; el sombrero de lana de oveja ha cambiado o variado a sombrero de “Paño”, el que comúnmente utilizan los pobladores huancayanos; la chalina muy poco es tejida de lana de oveja, en su mayoría son hechos con hilo merino, manteniendo su color blanco; y lo importante el cambio por el zapato de cuero color negro en los varones, mientras que en las mujeres se mantiene el Shucuy.

 
  1. Facebook
  2. Twitter
next
prev
next
prev

Hay 1073 invitados y ningún miembro en línea