El aquí y el ahora
Minuto a Minuto

RADIO Sabersinfin.com

 

 

 

rene sanchez juarez.jpgEl aquí y el ahora
 
 
René Sánchez Juárez*


A medida que los graves problemas estructurales del país se recrudecen, se trabaja en la actualización de la normatividad en materia de seguridad pública y de las acciones punitivas que implica el orden público, a tal grado llega esta situación que la evaluación del gobierno empieza a tipificarse a partir de las acciones y leyes, tendientes a preservar la guerra contra el narcotráfico y el “estado de miedo” que la sociedad vive.

Esta experiencia recuerda la gestión de G.W. Bush, en su lucha contra las tan temidas armas de destrucción masiva que llevó a una nueva guerra de intervención de Estados Unidos en Irak y nunca aparecieron dichas armas.

La estrategia es “mantener a raya” a la población que vive una de las peores crisis socioeconómicas y que a su vez enfrenta una escalada mediática sobre el terror y las acciones de las fuerzas del orden público en pleno bicentenario de la independencia y centenario de la revolución mexicana.

Justamente en este año de grandes celebraciones, surgen argumentos contundentes que ponen en duda la soberanía nacional y la independencia de México.

Resulta preocupante que las funciones centrales del Estado, no se prioricen de la misma manera con que debería atenderse la pobreza, el desempleo, la actualización legislativa etc.

Todos los mexicanos tenemos el derecho a conocer la manera en que se aplica el “Plan Nacional de Desarrollo”, porque observamos que las variables que conforman la realidad no inciden con la misma intensidad en las políticas públicas que se aplican.

Los ciudadanos estamos tratando de crear una política que obligue a una mayor eficacia del gobierno y evite los subejercicios presupuestales a fines de año.

Los mexicanos pensamos que la mejor manera de celebrar tantos episodios de nuestra historia, es construir una política que permita actuar en el momento, no para crear algo en el futuro, sino para reconstruir el presente. Es decir, queremos una política del “aquí y ahora”, porque de continuar las cosas como van, nuestra incertidumbre será mayor y ya es tiempo de que ese tan anhelado “nuevo mundo”, esa “patria generosa”, sea parte de lo que todos podríamos contribuir a construir juntos.

En sentido muy preciso, es necesario dejar las “políticas del miedo” y pasar a las políticas que infundan “esperanza”, e ir más allá de cortoplacismo que imponen las campañas políticas y tratar de dar una respuesta a la crisis, porque no todo puede ser “una amenaza interna” que pone en riesgo a la sociedad y que a todos nos obliga a pensar como si fuésemos la “solución final”.

En ese contexto, el discurso del miedo también se nos impone y nos obliga a ver presuntos “terroristas por doquier”, estados fallidos o naciones colombianizadas en cuyo seno se desarrollan individuos y grupos que pueden contar con materiales para destruirlo todo; de ésta problemática se desprende la necesidad de analizar con criterio de monitoreo las acciones a realizar para lograr que pronto podamos empezar a vencer nuestros miedos y vernos sin temor.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
 
  1. Facebook
  2. Twitter
next
prev
next
prev

Hay 1330 invitados y un miembro en línea

  • Misael Luna