EN RECUERDO A SUSAN SONTAG
Minuto a Minuto

RADIO Sabersinfin.com

 

 

 

rocio_garcia_olmedo.jpgEN RECUERDO A SUSAN SONTAG
Rocío García Olmedo*

Seguramente Susan Sontag, nacida en un mes de enero y fallecida un diciembre de 2004, cuentista, ensayista, crítica literaria, novelista, filósofa, fotógrafa, directora cinematográfica y teatral, defensora de los derechos humanos, pacifista; estaría hoy en Haití.
Lo afirmo por su enorme sensibilidad mostrada en sus libros “Sobre la fotografía”  y “Ante el dolor de los demás” donde demostró que la fotografía no sólo servía para capturar la belleza; sino que también debía servir para capturar la injusticia, los estragos de una guerra; con imágenes que sin duda a muchos incomodan.

Lo señalo porque ella en toda su vida literaria se ocupaba de los desprotegidos y luchaba contra las simplificaciones, exponiendo la complejidad de la realidad del ser humano; “con una actitud comprensiva frente al dolor ajeno y con la urgencia de explicar los hechos mas allá del enfoque catastrofista como lamentablemente se da al uso de los desastres naturales” señalaba Sergio González Rodríguez en un ensayo publicado justamente con motivo de la muerte de Sontag.

Lo afirmo porque ella estaría ahora reflexionando las consecuencias de la historia dictatorial que ha padecido Haití, al tiempo de publicar sus fotografías; tal como lo hizo en otra de sus obras “Yo, etcétera” colección de cuentos con historias que transcurren en Nueva York y donde nos muestra el contraste de esa ciudad cosmopolita: por un lado la opulencia y el poderío económico; por otro, la miseria más recalcitrante. Los negros versus los blancos.

Lo reitero por la profundidad en el contenido de sus publicaciones en la Jornada con motivo de su visita a Acteal, Chiapas y su entrevista con Samuel Ruiz en un momento fundamental después de la masacre de indígenas.

En la obra de Sontag un elemento permea: la crítica social, la denuncia de la desigualdad, el deber moral del escritor de “prestar su voz a los que se han quedado sin voz”.

Y muchos intelectuales la han definido, ya como un icono intelectual que escribía y vivía obsesionada por el significado de los problemas morales. Como controversial escritora. Leyenda de la contracultura contemporánea.  Como pensante y crítica. Como una mujer que pregunta afirmando. Como aquella que su obra se origina en la puesta en duda y se constituye a partir de las indagaciones y descubrimientos. Porque con ella no puede haber concesiones: no quiere darlas…buscando dárselas. Como una intelectual que murió como vivía, con un compromiso: ser ciudadana obligada a usar la voz pública.

 Por eso creo que si Susan Sontag viviera estaría en Haití tomando fotografías de lo atroz, que ilustran y también corroboran.
 
  1. Facebook
  2. Twitter
next
prev
next
prev

Hay 1975 invitados y ningún miembro en línea