REFLEXIÓN SOBRE EJERCICIO DE SISTEMATIZACIÓN DE EXPERIENCIAS
Minuto a Minuto

RADIO Sabersinfin.com

 

 

 

REFLEXIÓN SOBRE EJERCICIO DE SISTEMATIZACIÓN DE EXPERIENCIAS

 

 Por: Abel Pérez Rojas[1]

 

2005

 

 Es más fácil ser sabios con otros que con nosotros mismos.

 
 Francois de La Rochefoucauld.

 

 La vida encierra en su conjunto un gran misterio[2], a través de enigmas[3] nos deja entrever su rostro, quizá los descubrimientos más impactantes sean los que siempre han estado a nuestra vista y no los hemos escuchado, nos han hablado y no los hemos visto.

 

 

 Acertadamente en la Analogía de los Pilares de la Educación se da una muestra  de los beneficios del lenguaje simbólico y lo útil que representa cuando nos adentramos en terrenos íntimos del pensamiento y sentimiento del hombre.

 

 

 Los trabajos iniciales dentro del Doctorado en Educación Permanente[4] han requerido elegir una experiencia personal cualquiera para profundizar en su análisis. A primera vista pareciera que se trataba de una actividad simple y fácil, pero tiene un trasfondo francamente “comprometedor”. De inmediato surgieron algunas preguntas en el ambiente: ¿Una actividad dentro del salón de clases? ¿La actividad tendrá que ver con innovaciones académicas? ¿Elegiré una experiencia exitosa o me atreveré a compartir alguna que no tuvo el mismo fin? ¿Abordaré alguna que no tenga que ver con mi vida personal y sólo profesional?

 

 

 Desde mi perspectiva la actividad de retomar una experiencia, se sustenta en algo vital: El proyecto de vida y el currículum vitae[5]. Ante la mirada superficial puede significar que hablar de estos asuntos implica hacerlo sólo de aquello a lo cual nos hemos dedicado en los últimos años o pretendemos dedicarnos en el futuro inmediato, ¡Cuán equivocados estamos en ello!, la actividad de sistematización de experiencias, según mis reflexiones, conlleva entrar al vientre de ese “recorrido” que hemos hecho a lo largo de la vida, y que el ubicar una sola experiencia es muy parecido a realizar un corte transversal en nuestro andar para analizar cómo la vivimos, es decir, realizar la metalectura de lo vivido y deducir el espacio y el tiempo en conjunción con los descubrimientos individuales. Cabe muy bien citar el siguiente párrafo[6], porque esclarece parte de lo que estamos reflexionando:

 

 

 “Para los humanos, solamente percibir no conforma un aprendizaje que podamos denominar humano, es necesario ir más allá.   Porque los seres humanos remitimos nuestra percepción a tiempo y espacio que es nuestro principal “contexto” –con lo cual conformamos nuestra historia personal- aún sin pensarlo.”

 

 

 Como se mencionó anteriormente la actividad de sistematización de experiencia es comprometedora, porque hacerlo honestamente implica compromiso, pone al sujeto en riesgo de tomar conciencia de sus aciertos y desaciertos, implica orillarle a que el sujeto se haga responsable de su experiencia, es decir retome la “carga” de su andar y se evidencie que no es nuevo en materia de formación permanente, que esta tiene que ver íntimamente con la vida, específicamente con: VIVIR la vida; así: VIVIR con mayúsculas.

 

 

 El enigma que la Esfinge[7] presenta a Edipo de ninguna manera es sólo un obstáculo, mucho menos es un  planteamiento memorístico, tal vez represente al Ser tomando conciencia de sí, el misterio de la vida develado a los ojos del hombre…  

 

 

 Por lo anterior considero que el ejercicio de analizar, reflexionar y sistematizar  una experiencia, bajo las indicaciones planteadas a los doctorantes, así como los ensayos sobre los Pilares de la Educación y el Manual de Apoyo para el Aprendizaje, conjugados con esfuerzos individuales bajo el manto de la Formación Permanente, encierra no sólo un fin académico… implican un compromiso de vida.

 

 

 

 

 

  

 

 

[1] Abel Pérez Rojas ( Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.  ) es Candidato a Doctor en Educación Permanente por el Centro Internacional de Prospectiva y Altos Estudios (CIPAE) y Director General de Sabersinfin.com.

[2] De su raíz griega: cosa o lugar cerrado, oculto, se interpreta para efectos de este ensayo como lo que invita a ser descubierto.

[3] Del lat. Aenigma: hacer alusión. Por extensión se entiende el dicho o cosa incomprensible, o de difícil interpretación.

[4] CIPAE, octubre 2005 a febrero de 2006, Módulo I

[5] Entendiendo Currículo Vitae  no como el registro de actividades profesionales, sino como la “ruta de vida”, los escenarios que el individuo ha tenido que afrontar para encontrarse en el presente y que delinean su futuro.

[6]  Benavides I, Luis. Manual de Apoyo para el Aprendizaje, Pag. 3

[7] Esfinge mounstruo con la cabeza y el busto de mujer, el cuerpo de león y alas de águila. Hija de Tifeo y Equidna, había sido enviada por Hera a vengar el rapto de Cerisipo por Layo. Detenía a los viajeros que querían entrar en Tebas, les proponía un enigma y devoraba a los que no le podían resolver. Al preguntar a Edipo cuál era el ser que por la mañana andaba en cuatro pies, por la tarde en dos, y por la noche en tres, y responder éste que era el hombre, pues primero andaba a gatas, después erguido, y en la vejez se ayudaba con un bastón, la Esfinge se arrojó a un precipicio.

 

 

 

 

 

 


next
prev

Hay 1247 invitados y ningún miembro en línea