Capítulo 2o
Minuto a Minuto

RADIO Sabersinfin.com

 

 

 

jose enrique chico soria

En secundaria fui elegido para cursar la ESO (Educación Secundaria Obligatoria), que sustituía a parte del sistema de BUP (Bachillerato Unificado Polivalente) y a los grados de 8º y 9º de EGB (Educación General Básica, la cual pasó a llamarse Educación Primaria), “como un privilegiado en probar el nuevo sistema escolar creado por José María Aznar”, mi esperanza era que pudiera encontrarme con gente que compartiera mi excentricidad, para así conseguir salir de la oscuridad en la que me hallaba sumergido desde primaria.

Seguía sentándome al final de la clase, en aquella falsa seguridad que me proporcionaba el hecho de no sentir en mi espalda la posible mirada de mis camaradas; pensaba que podía bajar la guardia, pero iluso de mi ignoraba que una nueva serie de acechadores abusones, andaban tras su presa, y yo era un candidato perfecto para ellos. Ante aquellas incursiones, poco a poco fui convirtiéndome en un maestro del escapismo “por la cuenta que me traía”. También estudié una serie de lugares donde podía estar tranquilo, como la biblioteca, el club de ajedrez, con las chicas de clase o detrás de los barracones donde los mayores iban a fumar; lugares donde los “mongoles” no atacarían nunca, excluyendo en la sala de fumadores donde la amenaza era alta por parte de los sujetos adyacentes, que el tiempo hizo que fuesen grandes aliados. Por otro lado en clase pude concentrarme un poco más en los estudios, de momento tenía en jaque a los buitres. Por desgracia los problemas no sólo se limitaban a la escuela, en casa tenía la incomprensión paternal que se alarga hasta nuestros días.

En segundo curso la cosa se complicó bastante, en el tema estudios mejoró pero cuando menos me lo esperaba, ¡ZAS!, me informan que tendré que faltar a clase para ir a un psicólogo, por el problema anteriormente mencionado con el alto mando familiar. Esto ocurrió a mediados del segundo trimestre escolar. Mis visitas al psicólogo eran los miércoles durante todo el día. Esto no ayudó mucho a mi nivel académico y se alargó hasta el final del curso escolar.

En tercer curso mi asistencia a la escuela era sólo los viernes, ya que me metieron en un centro de día (donde insertaban en el mismo ambiente a distintos chic@s con problemas para observarlos continuamente), porque mi visita semanal al psicólogo no funcionaba y optaron por esto. A priori no me gustó, pero la gente que había, el ambiente, las actividades y los monitores me hicieron cambiar de opinión. Los lunes hacíamos manualidades y fotografía en grupo. Yo elegí fotografía porque me llamó la atención, aunque con el tiempo cambiaría a manualidades porque me enamoraré de la educadora (Sonia, 24 años, hermosa como una rosa bañada por el rocío de la mañana). Después de dichas actividades, comíamos todos juntos en el comedor y por la tarde podíamos hacer lo que quisiéramos. Los martes íbamos a un polideportivo a jugar básquet o tenis. Yo prefería el básquet, deporte en el que, por cierto, soy una maquina, luego comíamos y por la tarde libre albedrío. Los miércoles teníamos excursión y no volvíamos hasta la tarde y los jueves podíamos era un día de libertad para hacer lo que quisiéramos, aunque también nos entrevistaba el supervisor general, era el día que podíamos dedicarlos a hablar, escuchar música, etc.

Para mí fue el mejor año de mi vida, porque fui capaz de aprender a comunicarme con la gente, exteriorizar mis sentimientos y lo más importante: me dijeron que yo era una magnífica persona, con mucho potencial oculto y que el problema  que yo tenía eran mis padres, que no sabían cómo tratar conmigo.

En cuanto me dieron de alta, inmediatamente mis padres me metieron en una panadería a trabajar por las noches.

José Enrique Chico Soria tiene 25 años, es de España, es budista, está cursando secundaria obligatoria en el sistema nocturno para adultos, le gusta la astronomia, la informática y la filosofia.

Más de la obra de José Enrique Chico Soria:

  1. Facebook
  2. Twitter
next
prev
next
prev

Hay 453 invitados y ningún miembro en línea